08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Fue condenado en febrero de 2018 por tres delitos: malos tratos en el ámbito familiar, quebrantamiento de medidas cautelares y amenazas

Los antecedentes penales del rey del cachopo: quince meses de prisión y cuarenta y cinco días de trabajos comunitarios por violencia de género

Natividad, ex pareja del rey del cachopo, que sufrió los malos tratos.
Natividad, ex pareja del rey del cachopo, que sufrió los malos tratos.
César Román, el rey del cachopo, está condenado por tres delitos, uno de maltrato en el ámbito familiar, otro de amenazas y otro por quebrantamiento de medidas cautelares (alejamiento). El Juzgado de lo Penal número 34 de Madrid dictó sentencia el 15 de febrero de 2018 por diversas denuncias interpuestas por su ex pareja Natividad Rodríguez, Nati.

César Román Viruete, el rey del cachopo, estaba condenado a prisión desde febrero de este mismo año, cuando la jueza Ángeles Duque, titular del juzgado de lo Penal número 34 de Madrid, lo declaró culpable de tres delitos. Estos se trataban de malos tratos sobre su ex pareja, Natividad Rodríguez, por lo que fue condenado a nueve meses y un día; por amenazas, a cuarenta y cinco días de trabajos comunitarios; también a seis meses de prisión por quebrantamiento de medidas cautelares dictadas para proteger a su mujer.

Relación sentimental probada y orden quebrantada

La sentencia considera probado que existió una relación sentimental entre ambos durante trece años, con una hija en común. La jueza argumenta que había una orden de protección dictada por el juzgado de Violencia de Género número 8 que le impedía comunicar con Nati y que "el acusado desatendiendo la resolución judicial, y teniendo conocimiento de las prohibiciones que le imponía el Auto referido, remitió dos mensajes de whatsapps a su ex pareja entre las 00:47 y las 1:30 horas del día 29 de Mayo de 2016".

Las medidas cautelares habían sido dictadas porque meses antes, en el inicio de febrero de 2016, César Román fue a la sidrería de Natividad, en la madrileña calle Ave María, en el brrio de Lavpiés, "provocando un incidente con discusión entre las partes en  presencia de la hija menor común y de varias personas que se encontraban en el establecimiento, entrando alterado el acusado y dirigiendo a su ex pareja palabras como “que era una zorra, que estaba todo el día zorreando", al tiempo que la daba varios empujones con ambas manos en la espalda conduciéndola hasta la cocina del bar, haciéndose cargo de la menor una de las empleadas del mismo Begoña Mesonero, la cual entró tras la niña en un momento, en que la misma escapó de su cuidado, observando como en el interior de la cocina el acusado tenía acorralada a Natividad".

Una semana después, el 12 de febrero de 2016,  el rey del cachopo acudió de nuevo a la sidrería y provocó una nueva discusión con Nati "resultando probado y así se declara que, el acusado Cesar Román, estaba muy alterado y dio al menos un golpe fuerte con la mano en la mesa al tiempo que la reclamaba el pago de 1500 Euros y expresaba que si no se lo daba “volvería por allí y quemaría o reventaría el establecimiento” , por lo que fue acusado de amenazas.

Una nueva vida del restaurador

Sin embargo, el rey del cachopo no entró nunca en prisión al no tener antecedentes penales por entonces y ser la condena impuesta inferior a dos años. Así, continuó con su vida sentimental y profesional, aunque en junio de 2018 sufrió una recaída debido a la vida ajetreada que llevaba. Esto le obligó a retirase a un hospital durante unos días.  Ese mes el rey del cachopo ya no estaba bien, ni anímicamente ni físicamente, y publicaba unas fotos en su perfil de facebook. Se trataba de dos imágenes en las que se le podía ver ingresado en el Hospital Militar Gómez Ulla de Madrid, incluso con unos electrodos para controlar su ritmo cardiaco. Tenía que "descansar, cuidarse, cambiar de hábitos", comentaba entonces.

Imagen de Cësar Román publicada en su muro de Facebook.

Después vendrían todos los trágicos sucesos que ahora se investigan:  el pincipal, el presunto asesinato de Heidi Paz Bulnes, la que fue su última compañera sentimental. En caso de ser condenado por este asesinato, al rey del cachopo sí se le acumularían los quince meses de pena que tiene pendientes de cumplir, esté sano o enfermo. Un nuevo problema más para su ya complicado futuro penal.

 

COMPARTIR: