15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La policía autonómica catalana aseguró que el sacerdote se golpeó en la nuca tras desplomarse cuando perdió el conocimiento

El párroco de L’Ametlla del Mar, Antonio Bordas Belmonte, murió de causas naturales y no asesinado

El párroco Antonio Bordas Belmonte
El párroco Antonio Bordas Belmonte / La Cala RTV
El sacerdote Antonio Bordas Belmonte, perteneciente a la parroquia de L’Ametlla del Mar (Tarragona) fue hallado muerto el pasado 24 de diciembre. El rumor de que había sido asesinado circuló por el municipio, pero fueron los Mossos d’Esquadra quienes finalmente comprobaron que se golpeó la cabeza tras desplomarse.

En la tarde del día de Nochebuena (24 de diciembre), el párroco de la localidad tarraconense de L’Ametlla del Mar, Antonio Bordas Belmonte, murió de manera repentina a la edad de 69 años. Tras este hecho, el rumor de que había sido asesinado corrió como la pólvora tras su funeral.

Un testimonio de una persona asistente en el tanatorio fue el detonante para que otros medios digitales se hicieran eco de un ‘’misterioso asesinato’’. El rumor se basaba en que el cura tenía un golpe en la nuca cuando falleció.

Al paso tuvo que salir el cuerpo policial autonómico, Mossos d’Esquadra, para asegurar que la muerte del párroco fue por causas naturales y que el golpe en la nuca fue ocasionado tras desplomarse en el suelo después de perder el conocimiento.

Historia del párroco

Antonio Bordas Belmonte era el cura de la parroquia de L’Ametlla del Mar. Originario de Villafranca (Castellón) realizó sus estudios de teología en el Seminario de Tortosa (Tarragona) y estudió en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma.

El_pArroco_de_LAmetlla

El párroco Antonio Bordas Belmonte | La Cala RTV

En 1973, Bordas, estuvo de adjunto en la parroquia y, cuando terminó sus primeros estudios teológicos, fue uno de los profesores de religión católica de la escuela del municipio.

En 2011 volvió a L’Ametlla del Mar y, desde entonces, había sido el sacerdote de la iglesia calera. Además, era escritor, pues llegó a publicar más de cincuenta títulos religiosos bajo su nombre. Entre ellos destaca el libro sobre la historia de la Parroquia de la Purificación de María de L’Ametlla del Mar, el cual sacó a la luz en 2015.

Fue muy querido por sus parroquianos, pues así se lo demostraron con mensajes de cariño en su último post en Facebook, horas antes de morir. El Ayuntamiento de la localidad también mostró sus condolencias en las redes sociales.

COMPARTIR: