08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Yaiza Sotorrio fue cargo de confianza del grupo municipal AEPR, el mismo del concejal denunciado pero fue cesada por el alcalde el 13 de julio

Denuncian al concejal de Fuerteventura José Juan Herrera por acoso sexual y al alcalde Juan Jiménez por inacción

A la izquierda, José Juan Herrera y a la derecha el alcalde Juan Domingo Jiménez de Puerto del Rosario.
A la izquierda, José Juan Herrera y a la derecha el alcalde Juan Domingo Jiménez de Puerto del Rosario.
El escándalo ya está en boca de todo el mundo en Fuerteventura. Yaiza Sotorrio Espinel, asesora de un grupo político, ha presentado este 17 de julio una querella por acoso sexual contra dos cargos políticos, el concejal del ayuntamiento de Puerto del Rosario, José Juan Herrera Martel, de la Agrupación de Electores de Puerto del Rosario (AEPR) y Juan Domingo Jiménez González, concejal socialista y alcalde del mismo ayuntamiento.

La denuncia es similar para ambos cargos, pero explica que en el caso de Jose Juan Herrera la querellante lo sitúa como autor directo del acoso sexual sufrido y en caso del alcalde es querellado por su inacción y no cesar al concejal Herrera tras la denuncia de la querellante.

En la exposición de los hechos de la querella explica Yaiza Sotorrio que "se presentó como candidata a las elecciones municipales de mayo de 2019 a concejala del Ayuntamiento de Puerto del Rosario en la lista de una agrupación de electores (Agrupación de Electores Puerto del Rosario –AEPR-), en el puesto nº 3 y en la que figuraban en el nº 1 Don Manuel Travieso Darias y en el nº 2 Don José Juan Herrera Martel".

Tras las elecciones la candidatura obtuvo dos concejales (Manuel Travieso Darias y José Juan Herrera Martel), que tomaron posesión de su cargo en el Pleno de Constitución del 15 de junio de 2019. Por lo que Yaiza Sotorrio no resultó elegida como concejala.

Tras los pactos políticos se constituyó un gobierno formado por el Partido Socialista, Nueva Canarias-Asambleas Municipales de Fuerteventura, Agrupación de Electores Puerto del Rosario (AEPR), Ciudadanos y Unidas Podemos, resultando elegido Alcalde el cabeza de lista del PSOE, Juan Domingo Jiménez González.

José Juan Herrera Martel, concejal de Obras de Puerto del Rosario.

Gracias a estos pactos de gobierno la AEPR pasó a gestionar las áreas de obras, servicios, transportes, cementerios y patrimonio municipal y le correspondía un cargo de confianza, al igual que a cada una de las cinco formaciones políticas integrantes del pacto. Por parte de la AEPR se decidió que fuera Yaiza Sotorrio la que ocupara dicha plaza de cargo de confianza (personal eventual) y así se le trasladó al Alcalde (a quien corresponde nombrarlos y cesarlos), quien con fecha 3 de julio de 2019 y a través del Decreto 1.722/2019 realiza tal nombramiento, "al igual que el de don Ceferino González Torres (por parte del PSOE), el de doña Elizabeth Cabrera Peña (por parte de NCA-AMF) y el de doña Arminda Orellana Hernández (por parte de Ciudadanos), postergando el nombramiento del designado por Unidas Podemos para un momento posterior", según recoge la querella.

Mantener relaciones sexuales

Explica Yaiza Sotorrio en su denuncia que "unos días antes del nombramiento como personal de confianza de la querellante, el concejal José Juan Herrera Martel se comunica con ella por medio de Facebook, en concreto la madrugada del sábado 29 de junio, con una conversación que duró unas tres horas y media, en la que de forma persistente el concejal le insinúa (en algunas ocasiones son algo más que insinuaciones) que quiere mantener relaciones sexuales con ella, especialmente en el despacho del concejal, estableciendo dicha acción como objetivo y dicho lugar como referencia (a partir de ese momento “lo del despacho”)".

Pero no fue el único episodio, ya que "esto sigue produciéndose en días posteriores, como de la noche del Viernes 5 de julio al Sabado 6 de julio (con una conversación de casi una hora y media), la noche del 11 de julio (18 minutos) y la noche del 18 de julio (45 minutos). Después de las vacaciones, el 23 de septiembre, el concejal vuelve a comunicarse en un tono similar", añade Yaiza.

La exasesora del grupo municipal también explica que "no tuvo ningún problema en aguantar dichas insinuaciones y proposiciones (a las que en todo momento dice que no), considerando en no violentar las relaciones de trabajo y que hasta ese momento no habían amenazas ni posición de fuerza como para causarle un mal, pero ya le estaba resultando pesada y agotadora dicha situación, pues iba acompañado de tener que evitar ponerse faldas cortas, tener cuidado cuando se montaban juntos en los vehículos para el trabajo, etc, y tras la última conversación comentó el asunto con Doña María de los Ángeles Marichal Cerdeña (Mayra Marichal), concejala de NCA-AMF, primera teniente de Alcalde del Ayuntamiento y Psicóloga de Profesión, aparte de mujer (lo que le daba más confianza) y con el cabeza de lista de AEPR, Don Manuel Travieso Darias, al comentárselo a éste último por parte de Mayra Marichal. Los dos le indicaron que iban a hablar con el Alcalde para poner este asunto en su conocimiento y exigirle que le pidiera al concejal que cesara en su actitud".

Tanto Mayra Marichal como Manuel Travieso le "comentaron a la querellante que habían hablado con el Alcalde, el cual se había comprometido a que el concejal José Juan Herrera Martel cesara en su actidud y así fue hasta finales de febrero de 2.020, cuando Manuel Travieso Darias deja de pertenecer al Gobierno (pasando a la oposición) y se queda como único representante de AEPR el concejal José Juan Herrera Martel, al que además se le asignan la mayoría de las competencias que tenía Manuel Travieso y se le designa como miembro de la Junta de Gobierno", añade la querella.

Según la denunciante "desde ese momento volvieron las proposiciones, aunque ya no por Facebook y un poco más tarde las insinuaciones de que si no se accedía a las relaciones sexuales se produciría el cese de la querellante. Después de la reincorporación al trabajo tras el confinamiento por la pandemia del Covid-19, en los meses de Mayo y Junio de este año, las amenazas y advertencias verbales al respecto se hicieron más firmes y contundentes, motivo por el cual la querellante comentó en un par de ocasiones este asunto con Mayra Marichal y, fundamentalmente, con Manuel Travieso, quien le manifestó que estuviera tranquila que pensaba que el Alcalde, que a fin de cuentas era el que tenía que decretar el cese, no se iba a prestar a eso, porque conocía la situación perfectamente y era consciente de la gravedad del asunto", añade en su denuncia.

Cese de Yaiza Sotorrio

Pero la amenaza del concejal se materializó, pues el martes 7 de julio Yaiza Sotorrio recibió un whatsapp del Secretario del Alcalde de El Puerto del Rosario convocándola a una reunión en la Alcaldía para el miercoles a las 9 horas. En dicha reunión el Alcalde traslada a la querellante que la tiene que cesar, "aunque por él no es", explica la querella.

Yaiza Sotorrio.

Como no le comunicaban nada, el viernes 10 la querellante envió al Alcalde un whatsapp para preguntar sobre la notificación oficial de su cese y tras varios intercambios de mensajes no queda claro cómo se produce oficialmente el cese hastsa que el lunes 13 de julio el Alcalde vuelve a llamar a la querellante a su despacho y le indica que tiene que cesarla, que la decisión ya está tomada, "que el no quiere hacerlo, pero que Yose  (José Juan Herrera) se lo exige y da a entender que su puesto de Alcalde depende de eso", recoge la querella presentada.

Tras varias visitas al consistorio su cese no llegaba por escrito y "esa situación produjo en la querellante un ataque de ansiedad por lo que tuvo que ir a Urgencias del Centro de Salud". Hasta que el jueves 16 de julio de 2020 le fue notificado por fin el Decreto 2074/2020, de fecha 14 de julio de 2020, por el que el Alcalde cesa a la querellante como cargo de confianza con efectos del 13 de julio de 2020.

Además de estos hechos relatados, en febrero de 2020, "el concejal José Juan Herrera Martel comenzó a enviar mensajes por Instagran a Irene Alfageme Valls, novia o compañera del hermano de la querellante (Yaiza Sotorrio) sobre lo guapa que era y el cuerpazo que tenía y ya el 17 de marzo le dice que si le interesa trabajar con él en el Ayuntamiento, que sería su “cargo de confianza”, según recoge el escrito presentado en el juzgado y aporta un total de nueve documentos de prueba.

"La denuncia califica los hechos de un delito de acoso sexual, en grado de consumación, previsto y penado por el artículo 184.2 del Código Penal". La pena prevista para este tipo básico es de: prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses. La defensa de Yaiza Sotorrio Espinel ha pedido al Juzgado que se tome declaración a los dos querellados y a varios testigos, entre otros María de los Ángeles Marichal Cerdeña, Manuel Travieso Darias e Irene Alfageme Valls.

COMPARTIR: