25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Julio G. tiene un amplio historial delictivo a sus espaldas y actualmente se encuentra en prisión por otras razones

Detenido el novio de Nerea Añel como sospechoso del homicidio que acabó con la vida de la joven

Imagen del cartel de búsqueda de Nerea Añel
Imagen del cartel de búsqueda de Nerea Añel
El pasado mes de enero de 2020 fue la última vez que se vio con vida a Nerea Añel. Nueve meses después, unos senderistas encontraron su cadáver y los informes forenses realizados por las autoridades confirmaron que la joven falleció de manera violenta. Casi un año y medio después de su desaparición, Julio G., su última pareja conocida, ha sido detenido como principal sospechoso del homicidio que acabó con la vida de la joven y que tuvo lugar en los alrededores de un motel de Barbadás.

El pasado mes de septiembre, unos senderistas que caminaban por Os Muiños, una aldea abandonada de Barbadás, en Galicia, localizaron el cadáver de una mujer en un avanzado estado de descomposición. Tras la intervención de las autoridades, la autopsia y el estudio de los restos por parte del Laboratorio de Criminalística de la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid confirmaron que se trataba del cuerpo de Nerea Añel, la joven de 26 años que llevaba desaparecida desde enero de 2020.

Además de la identificación, los informes forenses confirmaron que la muerte de Nerea no fue natural, sino que se trató de una muerte violenta. Tras meses de investigaciones bajo total secreto, este mismo lunes ha sido detenido el que era en los últimos tiempos el principal sospechoso, Julio G., que además fue la última pareja conocida de la joven antes de su desaparición.

Tal y como explica La Voz de Galicia, el sospechoso, al que se le imputa por un delito de homicidio, tiene un amplio historial delictivo a sus espaldas. De hecho, actualmente se encuentra en prisión por otras razones. Mediante las investigaciones que se están realizando durante los últimos días, las autoridades intentan descubrir si se trató de un homicidio imprudente o de un homicidio con dolo.

Autoridades trabajando en la zona que se encontró el cuerpo de Nerea Añel.

La noche de Reyes del pasado año fue la última vez en la que se vio a Nerea con vida. La joven acudió a cenar con su madre y sus familiares pero, tras esa reunión, su familia no supo nada más de ella.

Según apuntan fuentes de la investigación, los hechos por los que se ha detenido a Julio G. y que provocaron el fallecimiento de la joven tras romperse el cuello después de que alguien la empujase, tuvieron lugar cerca de un motel de Barbadás en el que ambos estuvieron alojados en la noche de su desaparición. La reconstrucción realizada este lunes ha resultado clave para descubrir qué sucedió en los alrededores de ese motel, lugar del que, según los testimonios recabados por los investigadores, ambos salieron juntos pero al que Nerea nunca regresó. Una testigo ha afirmado que, al volver al motel sin la joven, Julio G. estaba nervioso y dijo que no usaría más la habitación.

Pese a que Nerea estaba pasando por momentos duros, la joven había recuperado la relación con su madre, quien trató de encontrarla desde el primer momento repartiendo carteles con su foto por toda la ciudad. De hecho, su familia denunció en su día que, en los últimos años, Nerea frecuentaba ambientes marginales de la ciudad y se relacionaba con personas a las que la familia no conocía, siendo una de ellas Julio.

Nerea Añel junto a su madre.

Esta misma semana, el detenido deberá declarar ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 que lleva el caso. Si se confirma que Julio G. acabó con la vida de Nerea intencionalmente, este caso se sumará a las 45 víctimas, que, según el Ministerio de Igualdad, fallecieron por culpa de la violencia de género en nuestro país en el año 2020.

COMPARTIR: