02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras ser miembro de la Revolución se fugó a Estados Unidos, donde se enroló en el ejército para ser luego en México el antecesor del "Chapo" Guzmán

La historia de Alberto Sicilia Falcón, “El barón del delito”, el narco cubano bisexual que conspiró contra Fidel Castro

"El Barón del Delito"
Además de sus labores contrarrevolucionarias en la armada de EEUU, desempeñaba otros trabajos para subsistir, pero su difícil carácter y sus reiterados episodios de vandalismo le impulsaron a abandonar “la Tierra de las Oportunidades” y adentrarse en los bajos mundos de Tijuana (México). Empezaría traficando con marihuana, amén de involucrarse en operaciones de compraventa. Es allí donde conoce al narcotraficante Ramón Mata Ballesteros quien para ese momento ostentaba el control de Tijuana.

Nace en Matanza (Cuba) el 30 de abril del año de 1945. De carácter difícil y violento, en su juventud llegó a ser arrestado en varias ocasiones por vandalismo, conducta desordenada y sodomía por su tendencia bisexual (castigada en artículo 303 del Código Penal Cubano), entre otros cargos. 

Desde joven demostró un carácter rebelde que le impulsaba a posicionarse contra las figuras de autoridad, participaba activamente en las movilizaciones en contra del dictador Fulgencio Batista y apoyó, al principio; el ascenso al poder del líder revolucionario comunista, Fidel Castro. Más adelante después de los fusilamientos de los disidentes decidiría abandonar Cuba y poner rumbo a Estados Unidos.

Entre los rumores que rodean siempre la figura de los narcotraficantes destacaba la de que era capaz de sonreír mientras ejecutaba a sus enemigos con sus propias manos. El Barón del Crimen era temido como un hombre violento, sádico e impío.

Pese a su carácter a todas luces psicópata y asocial, gustaba de la ostentación y los lujos, que compartía con el que se tuviese el temple suficiente para apersonarse a su domicilio donde se realizaban fiestas que reunían a personajes de todas las esferas sociales. Su relación se extendía incluso entre los miembros de la inteligencia estadounidense, quienes ofrecían inmunidad y protección a cambio del suministro de armas a las tropas guerrilleras anticomunistas en Centroamérica.

El actor Roberto Guzmán interpreta a Sicilia en la serie de Netflix "Narcos de Mexico"

Para el año 1976 sus operaciones y tratos con la CIA no pasaron desapercibidos y fue arrestado en la zona residencial de Pedregal (Ciudad de México) y fue trasladado a la cárcel de Lecumberri, conocida por ser el escenario de numerosos interrogatorios bajo tortura de los que él no fue la excepción. Sospechaban que también suministraba información sobre otros narcotraficantes de la región. Con todas estas circunstancias acumulándose y viéndose en peligro, Sicilia decidiría sobornar a quien hiciese falta para escapar.

Su primer intento resultó tan ostentoso como sus fiestas, ya que se valió de un helicóptero que sobrevoló el patio de la cárcel con una cuerda colgando, a la cual se aferraría para efectuar su huida. Esta falta de discreción probaría ser un error, puesto que semanas después volvería a ser arrestado.

Para su segundo intento optó por una vía más sutil. En una tarea digna de una novela de Alejandro Dumas, cavó un túnel de 40 metros de largo y 80 centímetros de ancho que desembocaba en un domicilio de la calle Tercera Cerrada, en San Antonio Tomatlán. Una vez más fue detenido y, con el fin de evitar nuevos intentos de fuga, fue trasladado a la prisión de máxima seguridad de El Altiplano, mejor conocido como “La Palma”, localizada en el municipio de Almoloya de Juárez, y sentenciado a 20 años de privación de libertad.

Saldría en libertad en 1999 a sus 75 años dejando la inspiración para lo que, 40 años después, sería la fuga de “El Chapo” Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

COMPARTIR: