08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los padres del desaparecido siguen pidiendo colaboración ciudadana y la implicación de las instituciones en la localización de su hijo

El misterio en la desaparición del joven cordobés de 16 años Paco Molina continúa cuatro años y medio después

Concentración en Córdoba en apoyo a la familia de Paco Molina
Concentración en Córdoba en apoyo a la familia de Paco Molina
Isidro y Rosa continúan la lucha incansable por encontrar a su hijo, Paco Molina, desaparecido hace más de cuatro años en Córdoba. Así lo hicieron constar en la marcha del sábado donde, arropados por un centenar de personas, reclamaron colaboración ciudadana y la implicación de las instituciones cordobesas para poder dar por fin con el paradero del joven. La última pista que se tiene es la de testigos que le vieron tomar un autobús a Madrid. La investigación continúa bajo secreto de sumario.

Paco Molina solo tenía 16 años cuando desapareció el 2 de julio de 2015. Había quedado con unos amigos y avisó a su padre de que iba a dormir fuera de casa esa noche. A sus amigos les dijo que había quedado en un bar con un amigo que ellos no conocían, pero Isidro preguntó a la mañana siguiente al camarero del establecimiento y le dijo que nadie le había visto en el local.

Isidro siempre ha puesto en duda que su hijo se marchara voluntariamente porque ni se llevó el dinero que tenía en casa, ni tampoco ropa de recambio. La última pista que tiene Isidro es el testimonio de un chófer de la estación de autobuses de Córdoba que le dijo que había visto a Paco había tomando un autobús con destino a Madrid. 

paco-molina-aspecto-fisico

Imagen que muestra un posible cambio físico de Paco Molina 

El caso fue archivado provisionalmente por falta de avances en la investigación, pero a principios de este año el Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba ordenó la reapertura a principios de 2019. La búsqueda del cordobés continúa abierta actualmente y bajo secreto de sumario, por lo que ha transcendido más información que la que hasta ahora se conoce.

No sólo se ha indagado en el territorio español, sino que los investigadores también han estudiado en hasta más de diez países distintos la desaparición del joven Paco Molina, entre los que se encuentran zonas como Irak, Reino Unido e Italia.

A pesar de las pocas respuestas recibidas durante todo este tiempo, los padres del joven desparecido,  que ahora tendría 20 años, no se rinden y siguen sumando esfuerzos para tratar de localizarle.

Con el objetivo de aportar a la causa, un internauta que sigue el caso de cerca realizó una serie de montajes de imágenes de Paco con el fin de ayudar a la investigación. Las imágenes mostraban cambios físicos que podría presentar en la actualidad, con una apariencia física de mayor edad, con barba e incluso con el pelo largo.

COMPARTIR: