30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La operación Kitchen habría sido una acción policial secreta para sustraer papeles al ex tesorero del PP en su domicilio

El ex chófer de Luis Bárcenas se niega a declarar ante el juez sobre el robo de documentación por encargo de Villarejo

Luis Bárcenas en un coche el pasado mes de enero.
Luis Bárcenas en un coche el pasado mes de enero.
El policía nacional Sergio Ríos, que fue chófer de Luis Bárcenas, se ha negado a declarar este miércoles en la Audiencia Nacional, Diego de Egea, en calidad de investigado por su presunta implicación en la conocida como operación Kitchen, un operativo policial para, supuestamente, robar al extesorero del PP documentación sensible sobre las finanzas del Partido Popular.

El que fuera chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos, se ha negado a declarar este miércoles ante el juez de la Audiencia Nacional, Diego de Egea, sobre su presunta implicación en la operación Kitchen, un operativo policial que se habría puesto en marcha en 2013 para, supuestamente, sustraer al extesorero del PP cualquier documentación sensible sobre la formación política.

El magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6, De Egea, había llamado a declarar como investigado a Ríos, a petición de la Fiscalía Anticorrupción para que aclarase si fue contratado por el operativo presuntamente liderado por los comisarios José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño para hacerse con los documentos que Bárcenas, ex tesorero del PP, se habría llevado del partido cuando fue despedido.

Sergio Ríos llegó con casco de moto a la Audiencia para evitar ser reonocido.

El ex chófer y ahora policía nacional ha llegado a la Audiencia con más de una hora de antelación y ha entrado en los tribunales con el rostro cubierto por un casco de moto. Ríos ha esperado en las dependencias de la Audiencia Nacional hasta la llegada de los fiscales anticorrupción y del juez y su comparecencia ha durado apenas media hora, puesto que Ríos se ha acogido a su derecho a no contestar a las preguntas de los fiscales ni del juez, que decidió no imponer ninguna medida cautelar.

La operación Kitchen es la séptima pieza secreta derivada del caso Tándem, que investiga las actividades presuntamente ilícitas del ex comisario José Manuel Villarejo. Esta pieza se inició tras un atestado policial fruto del análisis de la documentación intervenida en su día a Villarejo, donde aparecieron recibos firmados por el propio Sergio Ríos, así como una serie de grabaciones de audio que apuntarían a la existencia de un operativo policial secreto para sustraer documentación del PP a Luis Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias, en el año 2013.

De Egea dejará la Audiencia Nacional a finales de año

Este mismo miércoles se supo que el juez Diego de Egea renunciará a renovar su plaza de refuerzo en en el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional el próximo 31 de diciembre motivo, donde se encuentra destinado en comisión de servicios.

Por tanto, será el juez titular de este juzgado, Manuel García Castellón, el que deba hacerse cargo de la causa sobre los negocios de Villarejo y de todas las piezas que la componen, incluida la operación Kitchen, a partir del 1 de enero de 2019. Por todo ello, están en el aire otras declaraciones de investigados en esta causa, pero que el juez De Egea aún no había acordado.

Para empezar, los policías supuestamente implicados en el operativo, como los ya mencionados Villarejo y García Castaño, así como el inspector jefe de Policía Nacional Andrés Gómez Gordo, que ocupó un cargo de responsabilidad en el Gobierno de Castilla-La Mancha con María Dolores de Cospedal, y el ex comisario Eugenio Pino, antiguo Director Adjunto Operativo (DAO) del mismo cuerpo.

COMPARTIR: