18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El asesinato ha provocado gran conmoción en el municipio oscense ya que formaban parte de una familia muy querida

Un matrimonio octogenario, cuyo marido era un importante exmilitar, es degollado en su casa de Barbastro

La localidad de Barbastro, en Huesca.
La localidad de Barbastro, en Huesca.
Felipe Moreno, exteniente coronel y de 89 años, y su esposa Lidia Salinas de 83 fueron encontrados muertos el domingo en su casa de Barbastro (Huesca). Los dos presentaban heridas por arma blanca en el cuello. El hombre tenía demencia senil y el matrimonio tenía cuatro hijos.

Un hombre de 89 años y su mujer de 83 fueron encontrados muertos el domingo en su domicilio de Barbastro (Huesca). Los fallecidos, encontrados por uno de sus hijos cerca de las 17:00 horas, presentaban heridas por cortes en el cuello. La investigación sigue abierta para esclarecer la hipótesis de este posible asesinato, que en principio no habría sido causado por un supuesto robo con violencia. Es más, la Guardia Civil no descartan nada, incluso que hubieran podido ser los propios ancianos quienes se quitaran la vida.

El suceso ha conmocionado al municipio oscense, ya que el matrimonio, compuesto por la pareja y cuatro hijos, era muy conocido y muy querido en la localidad. Él, Felipe Moreno, era un exteniente coronel del Ejército de Tierra y desarrolló su carrera profesional en el acuartelamiento General Ricardos en la misma provincia oscense, el cual fue cerrado a principios de la década de los noventa.

Tras el cierre, Moreno fue enviado a Lérida, ciudad en la que finalmente se retiró. De él se sabía que tenía una incipiente demencia senil. Con su esposa, Lidia Salinas, tuvo cuatro hijos. Algunos de estos viven fuera de Barbastro, por lo que el domingo se vieron, entre la consternación producida, a desplazarse para verificar si eran sus padres. De hecho, fue uno de ellos el que encontró a los dos.

Sobre las 17:00 horas acudía a visitarlos y los encontró en el suelo de la cocina, en el segundo piso del edificio número 4 de la calle Academia Cerbuna, situada en el centro de Barbastro. Los cuerpos presentaban heridas mortales producidas por un arma blanca.

La Guardia Civil en Barbastro.

Tras alertar al servicio de Emergencias 112, hasta el lugar del suceso se desplazan agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil que rápidamente acordonaron la zona para que la Policía Judicial y expertos en criminalística de la Guardia Civil pudieran realizar la inspección ocular y recabar todas las pruebas posibles para determinar las muertes. También se personó en el lugar el juez de guardia del Juzgado de Barbastro y un forense.

Según la Guardia Civil no se descarta ninguna hipótesis, aunque el móvil del robo ha quedado excluido como causa de la muerte del matrimonio octogenario. La puerta no estaba forzada, el piso no se encontraba desordenado y en la vivienda no se evidenciaron signos de violencia que pudieran dar por sentado un supuesto asalto al domicilio. Aun así, la Policía Judicial insistía en mantener abiertas todas las líneas de investigación.

Tampoco se han producido detenciones que estén relacionadas con los hechos y no existen por el momento sospechas de una posible tercera persona implicada en los hechos.

Las labores de recogida de pruebas y fotografías del lugar de los hechos duraron hasta casi las 23:00, hora en la que el juez de Barbastro ordenó el levantamiento de los dos cadáveres para ser enviados al centro anatómico forense del Hospital Provincial de Huesca para realizarles la autopsia.

Conmoción en Barbastro

Nada más salir a la luz esta noticia, hasta el portal del piso donde residía el matrimonio, acudieron tanto familiares como conocidos. Muchos vecinos que transitaban por el Paseo del Coso (zona cercana al lugar de las muertes) se acercaron alertados por el dispositivo de agentes de la Guardia Civil y Policía Local.

El matrimonio tenía una vida social normal, y acudía de manera formal a bares y restaurantes de la ciudad. Los vecinos del inmueble los calificaron como buenas personas y que nunca habían tenido problemas con ellos y tampoco tener discusiones dentro del hogar jamás. Al lugar también se aceraron reclutas ya jubilados que estuvieron a las órdenes del teniente coronel moreno, que recordaron en la noche del domingo su servicio militar en el cuartel.

COMPARTIR: