19 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2015 fueron a pelear al local de los 'Dragons and Gallopers', una escisión de su grupo a cuyos miembros habían considerado personas non gratas

Juzgan a varios miembros de los 'Rebels', una de las bandas moteras españolas, por dar una paliza con bates de béisbol

Chaleco de la banda motera 'Rebels'
Chaleco de la banda motera 'Rebels'
Miembros de la banda motera 'Rebels' serán juzgados el martes 26 de noviembre por su implicación en una pelea con bates de béisbol y barras de hierro a otros moteros de una escisión de su organización en Madrid. Son siete los moteros procesados por el incidente que tuvo lugar en el municipio de Alcalá de Henares en 2015. Aunque decenas de bandas conviven en España, algunas de ellas cuentan con actividades delictivas y disputas por el territorio en su historial.

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará el próximo martes a siete miembros de la banda de moteros de Cataluña 'Rebels' por una pelea que se produjo en julio de 2015 con bates de béisbol y barras de hierro contra una escisión de su propio grupo en Alcalá de Henares. 

Juan Escale era el presidente nacional del club de moteros 'Rebels', que tenía una de sus sedes en el polígono de la ciudad madrileña con el nombre de 'Rebels Hispania Madrid'. Todo comenzó en 2015, cuando dicho grupo decidió abandonar los 'Rebels' y crear un club motero "sin las connotaciones ideológicas del primero", denominándolo 'Dragons and Gallopers' fijando su sede social en el mismo local que antes había pertenecido al grupo principal.

La escisión no fue bien acogida parte de los miembros de los 'Rebels' y así lo hicieron constar en el acta de la reunión celebrada el 23 de mayo de 2015, donde se recogió el principal objetivo que tenían en ese momento: "Dragons tiene que desaparecer sí o sí".

dragons_gallopers

Chaleco de los 'Dragons and Gallopers'

Pero el conflicto no quedó ahí, sino que en una nota informativa remitida a todas las bandas moteras del territorio nacional, 'Rebels' hizo constar que los seis miembros de 'Dragons and Gallopers' "habían devenido personas non gratas", y advirtieron de que había sido un elemento de deshonor que hubiesen sido admitidas tanto su presencia en las reuniones de moteros como sus colores, estándares e identificaciones.

Los 'Rebels' también se reservaban el derecho a hacer valer cualquier tipo de acción para restablece su honor o dignidad, y precisamente por ello se desencadenaron los siguientes hechos. El grupo, junto a otras siete personas no identificadas, decidió ir desde Lleida hasta Alcalá de Henares para dar un "escarmiento" por su escisión a 'Dragons and Gallopers', que el 10 de julio de 2015 iba a celebrar una fiesta en su local.

Algunas de las personas acusadas iban encapuchadas y llevaban chalecos de motero con los anagramas de 'Rebels' portando barras de hierro, defensas extensibles y puños americanos. Entraron sobre las 22.30 en el local, donde había unas veinte personas de todas las edades gritando: "al suelo os vamos a matar, dadnos los chalecos", agrediendo a las personas presentes, a algunos de ellos con la barra de hierro en la cabeza, y causando desperfectos en parte del mobiliario y dos motos.

El fiscal solicita penas que van de los seis años y seis meses a los cuatro años y seis meses de prisión para Juan Escale Esclusa, Joan Escale Delgado, Javier Castillo Pazos, Antonio Díaz Noguera, Joel Pla García, Antonio Vera Carreño, Ginés Jordán Fernández y Óscar Jordán Fernández por su participación en la pelea. El fiscal imputa a todos ellos los delitos de robo con violencia e intimidación y uso de medios peligrosos, pertenencia a grupo criminal y lesiones leves.

Los Ángeles del Infierno

Existen decenas de bandas moteras en España, muchas de las cuales no tienen relación con actividades delictivas. Pero hay ciertas organizaciones de renombre internacional que sí que presentan un amplio historial de actividades criminales, siendo la más conocida la denominada 'Ángeles del Infierno'.

La banda motera 'Hell's Angels' (Ángeles del Infierno en Español) es la más antigua y activa de las existentes en la actualidad, desde que se creara como grupo organizado hace más de 60 años. Sus integrantes se estructuran en un marco de carácter paramilitar y se ha visto involucrada en todo tipo de altercados y para su financiación se sirven de la comisión de todo tipo de actividades delictivas como el tráfico de drogas y la extorsión.

Los miembros pertenecientes a la organización se caracterizan por ser amantes de las motocicletas, carentes de respeto a la ley, y que actúan de manera ilegal para sustentar las actividades de la banda. Su ideología suele declinarse a movimientos neonazis, adoptando su simbología.

chalecos_angeles_del_infierno

Material incautado de los Ángeles del Infierno por los Mossos d`Esquadra

En cuanto a la estética, la indumentaria que utilizan es muy concreta y llamativa: sus prendas portan emblemas y parches con la denominación de esta banda. El uso de joyas con simbologías y la presencia de multitud de tatuajes por todo el cuerpo, es otro de los rasgos que caracterizan a los miembros de Hell's Angels.

Es la más conocida a nivel global y es también la más temida aquí, aunque fue creada en California (EEUU), desde donde expanden sus negocios por todo el mundo bajo el lema "cuando hacemos el bien nadie se acuerda de nosotros. Cuando hacemos el mal, nadie lo olvida”.

Más que una banda, son una empresa, una marca. Presentan una estructura marcadamente jerárquica, donde los aspirantes o becarios son denominados ‘prospect’, el puesto más bajo en la organización. Los cargos superiores son ocupados por el presidente y el vicepresidente, seguidos del sargento de armas, el capitán de ruta (que organiza los desplazamientos), el secretario y el tesorero.

Están prohibidas las motos de marcas japonesas, solo ruedan encima de Harley o Indian. Del mismo modo, únicamente sus integrantes pueden usar los colores rojo y blanco, los que forman parte de su emblema. Del mismo modo, se les puede ver con el símbolo 1% en sus chalecos, que representa a la parte de los motoristas que están fuera de la ley.

En Barcelona, donde tienen su sede principal las acciones violentas que han llevado a cabo son de sobra conocidas. En diciembre de 2017 falleció un miembro de la banda de los Renegados Moto Club tras permanecer tres meses en coma inducido por una paliza a manos de miembros de los Ángeles del Infierno.

En marzo de 2018  cinco miembros de la banda irrumpieron violentamente en un bar de Cambrils (Tarragona), donde había integrantes de un club rival a los que agredieron violentamente con sillas y otros objetos contundentes. En febrero de este año una operación de los Mossos se saldó con la detención de 19 ángeles del infierno por tráfico de drogas en Barcelona, Maresme y Tarragona. 

Otras bandas moteras

Aunque los Ángeles del Infierno es la banda con mayor presencia y la que más asentada está en España, existen otras organizaciones moteras que coexisten a día de hoy en territorio español.  Satudarah, Outlaws o No Surrender son algunas de las más representativas. Tienen su origen en otros países de Europa como Alemania y Reino Unido.

satudarah

Miembros de los Satudarah

Lo habitual es que los moteros que pertenecen a este tipo de bandas lo hagan por motivaciones relacionadas con el dinero y el poder, aunque también existe una gran parte que lo hace por motivaciones políticas o ideológicas. 

Han estado relacionados con el establecimiento de negocios lícitos en diferentes sectores como la hostelería, el motor o la mecánica y también el mercado inmobiliario. Comercios que pueden ser utilizados como tapadera para camuflar entramados y blanquear dinero negro derivado de sus actividades ilícitas en países como Holanda.

En la actualidad existen decenas de bandas menos conocidas que las ya mencionadas que no se dedican a los negocios ilegales y simplemente buscan un grupo con el que compartir aficiones, así como otras cuyas actividades delictivas tienen menor repercusión.

COMPARTIR: