20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jueza instructora apreció indicios de delito y transformó la causa en diligencias previas al imputar a ocho guardas jurados de Prosegur

Caso Eleazar García: La Fiscalía indigna a la familia al no apreciar delito en la muerte violenta del joven discapacitado

Eleazar y familiares.
Eleazar y familiares.
La Fiscalía no aprecia indicios de delito en la actuación de los cinco policías locales y los ocho vigilantes de seguridad investigados por la muerte de Eleazar García, un joven discapacitado psíquico, a las puertas del Estadio de El Molinón en septiembre de 2019, donde aquel día jugaba la selección española de fútbol.

El Ministerio Público solicita el sobreseimiento de la causa al considerar que el fallecimiento se produjo por causas naturales y que la detención se ajustó a la legalidad, sin que existiese violencia física. Además, abunda en que los investigados desconocían que el hombre tuviera una severa discapacidad.

El auto ha sido remitido al juzgado de Instrucción número 2 de Gijón que se encarga del procedimiento abierto. La jueza dio traslado a la fiscalía en diciembre para que se pronunciase sobre el asunto al apreciar posibles indicios de responsabilidad en el proceder de los investigados. En el caso de los cinco policías locales, por un posible delito de homicidio imprudente o de lesiones leves, de detención ilegal y otro contra la integridad moral. A los vigilantes, les investiga por un presunto delito de homicidio imprudente o de lesiones leves y por otro contra la integridad moral del fallecido.

La familia de Eleazar García está indignada y su abogado, Marcos García Montes, se opondrá a la petición fiscal. La titular del juzgado de Instrucción número 2 de Gijón, Belén García, ya transformó las diligencias previas sobre la muerte del discapacitado intelectual Eleazar García en procedimiento abreviado donde imputa por homicidio imprudente a los ocho guardas de Prosegur que redujeron violentamente al joven de 34 años, que acabó muriendo, a las puertas del Estadio de fútbol de El Molinón así como a cinco policías locales que intervinieron en el incidente y pidió un dictamen de la Fiscalía.

Los dos policías locales interrogados entonces explicaron, a las preguntas de sus abogados, que su actuación no había sido directa en la reducción y traslado al centro de salud del joven de 34 años y una discapacidad intelectual del 75 por ciento, sino que uno de ellos había acudido a las puertas del Estadio y el otro al centro sanitario. Sí que declararon haber escuchado los requerimientos de los funcionarios para acudir a la llamada del personal de seguridad de las puertas del campo, donde, supuestamente, el hombre pretendía entrar por la fuerza y había llegado a agredir a los vigilantes, según su opinión.

La jueza luego emitió un auto transformando las diligencias previas en procedimiento abreviado, imputando el delito de homicidio imprudente a los ocho guardas jurados de Prosegur que redujeron violentamente al joven Eleazar, así como a otros cinco policías locales que intervinieron aquel día en el incidente. Evidentemente, la jueza apreció indicios de delito que ahora la Fiscalía no ve, a pesar de las evidentes huellas físicas que presentaba el cadáver de Eleazar.

Eleazar con polo fucsia dentro de El Molinón con su padre.

Con estas dos declaraciones se puso fin a las testificales de los 18 investigados, diez son vigilantes de seguridad privada y los otros ocho son policías locales, pero la jueza solo imputa homicidio imprudente a los 8 guardas de Prosegur que intervinieron en reducir a Eleazar y a cinco de los policías locales de Gijón. La familia de Eleazar siempre ha defendido que la actuación de los vigilantes de las puertas del Estadio fue desproporcionada y para ello presentó un informe pericial de un experto.

La defensa de la familia de Eleazar esgrime también como prueba el informe de autopsia forense realizada a la víctima que concluye que el joven murió a consecuencia de un paro cardíaco en el centro de salud del Parque-Somio, donde fue trasladado en calidad de detenido por los agentes de la Policía Local.

Eleazar fue supuestamente arrestado por un delito de atentado a la autoridad después de protagonizar un incidente con los vigilantes del estadio. Eleazar García había acudido con su familia a ver el partido de la selección española. Pero en un momento dado salió del recinto y se desorientó intentando volver por otro lugar donde no le correspondía sin la entrada. Según diferentes versiones el joven comenzó a ponerse nervioso y entonces fue reducido a la fuerza por varios vigilantes de seguridad.

Los hechos sucedieron el 8 de septiembre de 2019 durante la celebración de un partido entre la selección española de fútbol e Islas Feroe. En un momento de la disputa el joven se levantó de su asiento. El padre y el primo de Eleazar comenzaron a buscarlo cuando notaron que tardaba en regresar y dieron la alerta a un agente de seguridad que vigilaba las gradas con las características del muchacho, 1,90, polo fucsia y una discapacidad apreciable a simple vista.

Quizás el mensaje no se difundiera o no llegase a los vigilantes de Prosegur que estaban en los tornos, donde Eliazar intentaba regresar por la fuerza, confundido y desorientado porque había salido a la calle sin querer. Los agentes de seguridad no se anduvieron con contemplaciones y lo redujeron entre varios.

Después dos policías locales lo esposaron en medio de un clima de violencia, lo introdujeron en un coche donde Eleazar no pudo soportar la presión y comenzó a decir que no podía respirar, entonces lo llevaron a un ambulatorio donde sufrió una parada cardiorrespiratoria y falleció. Dos testigos que fueron llamados a declarar por el Juzgado de Instrucción número 2 que instruye la causa por su fallecimiento vieron como "le cogían del cuello y le daban patadas en las piernas”.

"La Policía local dice que fueron los vigilantes quienes detuvieron a mi sobrino, algo para lo que no están autorizados. La jueza les preguntó si le habían leído sus derechos a Eleazar cuando fue detenido y no lo habían hecho, algo más en la lista de atropellos e injusticias que acabaron con la muerte de mi sobrino. Estamos indignados por la actitud del fiscal a quien ni hemos visto por la sala del juzgado", explica Diego, tío de la víctima.

Ahora el ministerio Fiscal no aprecia indicios de delito en la muerte violenta de un joven discapacitado tras ser reducido a la fuerza por varios vigilantes, aunque eso no va a impedir que el procedimiento siga adelante con la acusación fiscal o sin ella.

COMPARTIR: