20 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer, de 20 años y de nacionalidad marroquí, fue detenida y la niña se ha quedado con su abuela paterna

Dos policías salvan la vida a una niña de tres años cuando su madre intentaba tirarla desde un décimo piso en Málaga

Dos policías impidieron que una madre lanzara a su hija por la ventana.
Dos policías impidieron que una madre lanzara a su hija por la ventana.
Los policías sujetaron con fuerza a la madre y a la niña, impidiendo que ambas cayeran al vacío, pero, además, evitando acto seguido que la mujer asfixiara a su hija, tras  rodear el cuello de la pequeña con uno de sus brazos. En el forcejeo, los funcionarios fueron agredidos por la mujer.

Dos agentes de la Policía Nacional salvaron la vida de una niña de tres años la madrugada del pasado sábado en Málaga cuando su madre presuntamente se disponía a arrojarla por una ventana de la vivienda familiar desde la décima planta de un edificio.

Así lo han confirmado desde la Comisaría provincial, apuntando que la investigada, de 20 años, ha sido arrestada por su presunta implicación en los delitos de tentativa de asesinato y atentado a agente de la autoridad. Los agentes acudieron a la vivienda familiar alertados por una vecina del edificio que había oído fuertes gritos y el llanto continuo de una niña en un piso localizado en la décima planta. Eran las 2.05 horas de la madrugada del sábado 16 de febrero.

PEl inmueble de Málaga donde dos polícias impidieron la muerte de una niña.

Al llegar los agentes al rellano de la entreplanta, estos ubicaron rápidamente el piso -aún se oían los gritos y llantos de la pequeña-, según han manifestado desde la Policía Nacional a través de un comunicado. Tras tocar insistentemente a la puerta, una joven, de aspecto desaliñado, abrió la misma con una niña de tres años desnuda en brazos. Al interesarse los funcionarios por el estado de ambas, la madre, "en un estado de agitación cada vez mayor, corrió hacia la cocina con la pequeña en brazos y trató de arrojarla por la ventana".

Así, según han indicado, los policías sujetaron con fuerza a la madre y a la niña, impidiendo que ambas cayeran al vacío, pero, además, evitando acto seguido que la mujer asfixiara a su hija, tras  rodear el cuello de la pequeña con uno de sus brazos. Finalmente, los agentes pudieron liberar a la niña y detuvieron a la madre, de nacionalidad marroquí, que fue trasladada en ambulancia al Hospital Civil para su valoración; mientras que de la pequeña se hizo cargo la abuela paterna.

En el forcejeo, los funcionarios fueron agredidos por la mujer. Además, la vivienda donde se produjeron los hechos presentaba un estado evidente de insalubridad con excrementos y basura repartidas por distintas estancias del piso, han indicado. En una de las habitaciones los agentes hallaron un perro encerrado en una jaula y rodeado de heces.

COMPARTIR: