07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

HACE 50 AÑOS OCHO TERRORISTAS PALESTINOS ASESINABAN A ONCE DEPORTISTAS ISRAELÍES Y HACE 35 LAS LLAMAS DEVORABAN EL CÉNTRICO EDIFICIO DE MADRID

Los septiembres más negros: Del atentado del 72 en los JJ.OO de Munich al incendio del 87 en los Almacenes Arias

Atentado  JJ.OO Munich 72
Atentado JJ.OO Munich 72
Se cumplen 50 años del atentado en los JJ.OO. de Munich. El 5 de septiembre de 1972, once días después del comienzo de los Juegos, un comando palestino del grupo 'Septiembre Negro' asaltó el pabellón de la delegación israelí. Los ocho asaltantes armados con fusiles kalashnikov asesinaron a dos atletas y secuestraron a nueve deportistas. En Madrid, hace 35 años, se produjo un incendio en la calle Montera, donde fallecieron diez bomberos que se encontraban en el edificio.

Alemania organizó los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972, con la idea de disponer los Juegos Olímpicos más abiertos y alegres de la historia, con el lema de una nueva nación tras los Juegos de Berlín, en 1936, presididos por Hitler y organizados bajo la bandera nazi. 

La villa olímpica contaba con amplias libertades, había muy pocas medidas de seguridad y los deportistas se escapaban del control de sus entrenadores para salir de fiesta por las noches y todo el mundo hacía la vista gorda. 

Tras once días de competiciones, en la madrugada del martes 5 de septiembre de 1972, ocho terroristas palestinos pertenecientes al grupo militante ‘Septiembre Negro’ irrumpieron en un apartamento del equipo israelí en la Villa Olímpica

A las 4:40 de la madrugada, un grupo de deportistas americanos que volvía a la Villa Olímpica después de una fiesta, se encontraron con un grupo de ‘deportistas árabes’ y se ayudaron a saltar las vallas. Esos ‘deportistas árabes’ en realidad eran el comando del grupo terrorista ‘Septiembre Negro' que, más tarde, asaltó el pabellón de la delegación israelí.

En un intento de resistencia, los ocho asaltantes armados con fusiles kalashnikov asesinaron a dos atletas y secuestraron a nueve deportistas. La pretensión del comando era la liberación de 234 presos palestinos de las cárceles israelíes y de los líderes del grupo terrorista alemán Fracción del Ejército Rojo (RAF).

En un principio, el entendimiento parecía posible sin más muertes. Los palestinos dejaron entrar al ministro del Interior alemán a que comprobara el estado de los rehenes y, al salir, este afirmó, de forma equívocada, que había “cuatro o cinco terroristas”. La policía alemana haría sus planes sobre ese equívoco.

Múnich 1972, septiembre negro

Terroristas en pleno asalto

Por su parte, la jefa del Gobierno israelí, Golda Meir, se negó a ceder ante las presiones. Mientras, durante las negociaciones los terroristas pidieron un avión para volar a Egipto con sus rehenes. Las presiones israelíes obligaron a que los alemanes fingiesen ceder ante estas exigencias.

La Constitución alemana prohibía el uso del ejército alemán, así que el Gobierno tuvo que encargar la misión a la Policía de Fronteras. Bajo la idea de que eran cinco terroristas se prepararon cinco francotiradores. Dos helicópteros recogieron a los terroristas y rehenes en la Villa Olímpica y los trasladaron a una base de la OTAN, donde les esperaba un avión de Lufthansa, que sería la trampa principal.

En lugar de la tripulación se ocultaron seis policías pero estos abandonaron el avión por decisión propia. Cuando los terroristas palestinos llegaron a la base aérea enviaron a dos hombres para realizar un reconocimiento. La emboscada se truncó cuando esta avanzadilla se dio cuenta de que no había nadie en el avión, y uno de los terroristas lanzó una granada a uno de los helicópteros con rehenes y otro de ellos fusiló a los que se encontraban en el otro helicóptero.

Cuando el fuego cesó, los nueve rehenes israelíes y un policía alemán estaban muertos. Cinco de los palestinos fueron abatidos y los otros tres, que estaban heridos, fueron arrestados. Los Juegos Olímpicos se suspendieron durante 34 horas y se celebró una misa en el estadio principal para conmemorar a las víctimas. Desafiando a los terroristas, los Juegos continuaron ante la insistencia del presidente del COI, Avery Brundage, que dijo: "¡Los Juegos deben continuar!".

Tragedia en Madrid en 1987

Hace 35 años ocurría una de las mayores tragedias que han tenido lugar en Madrid. La tarde del 4 de septiembre de 1987 se declaró un incendio a las 20:00 en los Almacenes Arias, situado en la calle Montera. El edificio ocupaba una superficie de ocho plantas que, según los técnicos del Ayuntamiento de Madrid, estaba “descuidado en su estructura y mantenimiento”. Tras casi cinco horas el fuego parecía controlado, pero el humo ya había causado la intoxicación de ocho bomberos.

Cerca de las 2:30 del día 5 de septiembre, los bomberos ya ultimaban sus labores mientras terminaban de extinguir el incendio. Desgraciadamente, en ese momento, seis de las ocho plantas del edificio se derrumbaron sobre los bomberos provocando el colapso del edificio. Diez bomberos se encontraban en el interior del edificio.

25 aniversario del incendio de los Almacenes Arias | Madrid InfoEmer

Incendio almacenes Arias

Las tareas de retirada de escombros se aceleraron, bomberos fuera de servicio se personaron en el lugar y ayudaron a sus compañeros en las tareas de rescate. Las grandes vigas metálicas del edificio concentraban una elevadísima carga de fuego y temperatura. Además, según los bomberos, hubo diferentes motivos técnicos que motivaron el derrumbe. Uno fue el incumplimiento de la legislación urbanística vigente en aquel momento. 

La escasa calidad de la construcción y la instalación, sin permiso, de unas escaleras mecánicas de varias toneladas adosadas a uno de los muros del edificio, fueron definitivas para que acabara ocurriendo la tragedia.

Se necesitaron más de cuatro días para que se pudiesen quitar los escombros generados por el derrumbe y se rescataran los cadáveres de los diez bomberos fallecidos en esta catástrofe.

COMPARTIR: