08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El profesor fue encontrado borracho flotando en un río helado en San Petesburgo junto a una mochila con los brazos de su pareja en el interior

Oleg Sokolov: el historiador ruso que descuartizó a su novia y en quien no confiaban los recreadores españoles

Víctima y asesino representaron a Napoleón y su esposa en un baile
Víctima y asesino representaron a Napoleón y su esposa en un baile
Morir vestido de Napoleón era el deseo de Oleg Sokolov, de 63 años, profesor de Historia de la Universidad Estatal de San Petersburgo. El famoso recreador de batallas confesó haber asesinado y descuartizado a una de sus alumnas, de 24 años, con las que mantenía una relación sentimental tras ser detenido el pasado sábado. Por España también pasó en varias ocasiones.

El historiador fue encontrado el pasado sábado en estado de embriaguez flotando en el río Moika, que cruza San Petersburgo, el mismo lugar en el que falleció el confidente de la Emperatriz Alexandra, Gregori Rasputín. No obstante, Sokolov no estaba recreando la muerte del monje siberiano, sino deshaciéndose de las pruebas de un asesinato.

Según contó la prensa local, un taxista intentó rescatar al hombre que flotaba junto a una mochila, al no poder ejecutar el rescate, llamó a los servicios de emergencia. Los equipos de rescate sacaron al hombre del agua, pero cuando abrieron la mochila descubrieron dos brazos de mujer y una pistola.

Mientras hospitalizaban al profesor que sufría un cuadro de hipertermia grave, negó que la mochila fuera suya. No obstante, la policía decidió revisar la casa de Sokolov. En el registro se encontró una sierra ensangrentada, con la que presuntamente cortó a su víctima. Además, se encontró el torso y cabeza de una mujer.

La víctima fue Anastasia Yeshenko, una bella joven rusa de 24 años, otra historiadora, alumna de Sokolov y aficionada a las recreaciones históricas. Ambos mantenían una relación sentimental y participaban en recreaciones, algunas de ellas en España, como la batalla de Bailén o el sitio de Zaragoza. Sokolov es muy conocido por los recreadores españoles de asociaciones napoleónicas, ya que siempre ejercía de "mariscal" francés cuando no hay tropas rusas en las batallas que recrean algunos de los episodios más cruentos del siglo XIX europeo, como la famosa batalla de Waterloo, donde Sokolov acudió en alguna ocasión.

El asesinato ocurrió el pasado día 7 de noviembre, aunque no se conoció hasta el sábado. Ahora, el profesor se enfrenta a una causa judicial en su contra, aunque ya admitió haber sido el responsable del asesinato de la joven historiadora.

La víctima mantenía una relación con su profesor.

Según Sokolov, ambos habían discutido fuertemente la noche del asesinato, al parecer, la joven había opinado en contra de las dos hijas del docente, lo que derivó en una discusión en la cual el hombre cogió una escopeta recortada y disparo contra Anastasia.

Posteriormente, el profesor planificó deshacerse del cuerpo de la víctima por partes y luego suicidarse vestido de Napoleón, según contó. Ahora, se enfrenta a una investigación y según su abogado deberá presentarse pronto ante un juez.

El Napoleón ruso

Sokolov es uno de los grandes expertos en las guerras napoleónicas y profesor de la Universidad estatal de San Petesburgo. De hecho, es buen conocido en España y el resto de Europa por ser uno de los pocos profesionales que siempre acude a estas recreaciones, aunque siempre hizo de mariscal francés.

Sokolov se declara fan de Napoleón.

El profesor es el presidente de la Asociación de Historia Militar rusa y es parte del Consejo del cuerpo de científicos del país. En el año 2003 recibió la Legión de Honor francesa y participó en el cuerpo técnico de varias películas que tocaban la historia de Napoleón y las guerras en las que participó.

La joven víctima en unas de sus fotos de Facebook.

Por su parte, la víctima estaba considerada una buena estudiante. Se había mudado a San Petersburgo para cursar historia, ahí conoció a Sokolov, fue su profesor. Posteriormente comenzaron una relación sentimental y profesional, llegando a escribir dos libros de historia juntos. Además, la chica también era aficionada a las recreaciones, algo que compartía con su tutor y asesino. Incluso fue vista con él en la recreación de la batalla de Bailén en 2015, donde incluso los recreadores españoles se negaron a prestarle ningún caballo después de matar al que le dejaron.

Sokolov fue junto a su particular Josefina a un baile de salón de época. A ambos todavía se les pueder ver felices y sonrientes en sus cuentas de Facebook, ya que las  de ambos continúan abiertos. En la suya Sokolov se presenta como un fanático de las historia de Napoleón, aunque para algunos conocidos entrevistados por periodistas rusos sus gustos llegaban a la “obsesión”. Su meta era representar al francés en una recreación, algo que pocos han logrado.

La pareja estuvo en España al menos en dos ocasiones, llamando la atención especialmente en la recreación de la Batalla de Bailén, el episodio ocurrido en 1808 y que marcó la primera derrota para las tropas napoleónicas en Europa. En la edición 2015, trascendió que el ruso había matado uno de los caballos que participaba en la batalla simulada, desde entonces, varios recreadores lo evitaban. En Zaragoza acudió con cuatro bellísimas mujeres al sitio de la famosa capital aragonesa.

COMPARTIR: