11 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL ADN confirma QUE UN conocido LUCENSe FALLECIDO Y SU PRESUNTO HIJO, RESIDENTE EN VIZCAYA, COINCIDEN EN UN 99,99 %

La saliva encontrada en una servilleta puede ser decisiva para determinar una herencia de dos millones de euros

El ADN contenido en una servilleta determinará la millonaria herencia.
El ADN contenido en una servilleta determinará la millonaria herencia.
Un hombre reclama una herencia de dos millones de euros y ser reconocido por su suspueto padre, ya fallecido, apoyándose en el ADN extraído de una servilleta que consiguió a escondidas. Se trata del hijo que una pareja tuvo y cuyo supuesto progenitor nunca quiso reconocer pese a que era una historia pública y el niño creció junto a él.

Todo empezó cuando el hombre, supuesto padre, y la madre del reclamante se conocieron en unas tiendas de Lugo que ambos frecuentaban. La pareja se enamoró e iniciaron una relación  sentimental en la provincia de Lugo que  fue creciendo en intensidad. Ambos vivían lejos uno del otro pero  se veían casi todos los fines de semanas, salían a cenar, a tomar copas, hacían viajes etc. Se trataba de una relación, que era pública y notoria en ambos pueblos. Fruto de esa relación de noviazgo, se produjo el embarazo de la mujer y dio a luz un niño.

Lugo, donde la pareja vivió su amor y tuvieron a su supuesto hijo 

Se trataba  de una relación sentimental, que era perfectamente conocida por la gente de ambos pueblos de Lugo.  Tras su alumbramiento, la mujer se fue a vivir a un pueblo de Vizcaya  y la relación entre los  progenitores casi desapareció.  Existen numerosas fotografías que evidencian, además del parecido físico  entre padre e hijo, la relación de afecto existente y acreditan la reclamación que ahora realiza el supuesto hijo. En las imágenes aparecen la madre y el  padre en actitud cariñosa.

Sin embargo, a pesar de concer la existencia de su hijo y, en general , las muchas pruebas de filiación, el supuesto padre nunca le reconoció.

Ahora, tras la muerte del presunto padre, el reclamante buscó una prueba genética y la halló en una muestra de ADN encontrado en una servilleta de papel usada por un hermano del padre biológico en un pueblo de LUGO,. Es decir, por un tío  de quien reclama la filiación.         El análisis estadístico derivado de los datos genéticos obtenidos ha establecido que ambos, tío y sobrino están emparentados por vía paterna.

El presunto hijo siempre ha tenido la esperanza de que su progenitor, lo aceptase como hijo y posteriormente lo reconociera, pero nunca llegó a pasar.

El presunto padre biológico falleció en 2017. Murió sin testamento y sin hijos, salvo el que presenta dicha demanda, que, evidentemente, es hijo único y recibirá todo el patrimonio de su presunto padre. Los hijos tienen prioridad en el testamento con respecto a los hermanos y padres del fallecido, es decir, el parentesco de hijo elimina de la herencia a los hermanos y demás familiares.

COMPARTIR: