25 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su exmarido admitió estar en el pueblo aquella noche y haberla llamado por teléfono, pero negó tener algo que ver con el caso

Desaparición de Ángeles Zurera: La semana que viene se cumplirán 13 años del extraño suceso en Aguilar (Córdoba)

Ángeles Zurera.
Ángeles Zurera.
Ángeles Zurera salió de su casa en Aguilar, Córdoba, la madrugada del 3 de marzo de 2008 tras recibir una llamada de su exmarido, que siempre ha mantenido que no llegó a hablar con ella porque se cortó, pero lo cierto es que la mujer dejó todo lo importante en casa y desde entonces se desconoce su paradero. Su familia apunta a su exmarido que siempre defendió su inocencia.

El próximo 2 de marzo se cumplen 13 años de la desaparición de Ángeles Zurera Cañadillas en Aguilar de la Frontera , Córdoba. Su hermano Antonio ha escrito una carta abierta para que el caso no caiga en el olvido.

"Angelines, de 42 años, madre de dos hijos adolescentes a los que adoraba e hija de unos padres a los que amaba con toda su alma, estaba rehaciendo felizmente su vida tras haberse divorciado de su marido. Tenía planes y sueños presentes y futuros con los suyos.   

Los investigadores descartaron desde el primer momento que se tratara de una desaparición voluntaria. 12 días antes de la desaparición, fue víctima de una agresión por parte de su exmarido.

Esta pandemia es otra piedra más en el camino que se añade a todo el sufrimiento que conlleva una desaparición. La familia, amigos y vecinos de Aguilar no podremos manifestarnos, como cada año, para pedir justicia y para mantener vivo el recuerdo de Angelines.  Así se ha decidido por temas de seguridad sanitaria. Es por ello que en este ¨aniversario¨ necesitamos más que nunca que los medios de comunicación ayudéis a dar voz a Angelines y a su familia. Sabemos que muchos no lo veis sólo como una oportunidad informativa. Tenéis el mágico poder de transmitir a la sociedad solidaridad, empatía y humanidad. Por eso os lo pedimos. Porque estamos convencidos de que la respuesta a este drama está en alguna parte, continuaremos luchando por un desenlace justo y humano.

Gracias siempre".  Antonio Zurera Cañadillas, hermano de Angelines.

  Angelines Zurera.

 La última búsqueda de Angelines se produjo el pasado año en un solar que ocupaba la antigua cooperativa Jesús Nazareno, de Aguilar. Según explicaba entonces Antonio, hermano de Ángeles, el exmarido de Angelines trabajó en este lugar y conocía todos los fosos y las instalaciones a la perfección. Además, la edificación se quedó abandonada en el año 2006 al inaugurar las nuevas dependencias y, por eso, era uno de los lugares que levantaba sospechas. Por otra parte, "diferentes jueces a lo largo de la investigación han matizado el posible traslado del cadáver a lo largo del tiempo", añadía Antonio.

Durante aquella búsqueda se inspeccionaron tres pozos que estaban tapados y se volvieron a abrir con una máquina perforadora. Al menos, manifestó Antonio Zurera, "sabemos que éste es ya otro lugar en el que no habrá que mirar porque nos hemos asegurado de que no está".

En 2019 se consiguió desencriptar el contenido de los teléfonos móviles  y en uno de ellos sólo había fotos, "lo que supuso una gran aportación sentimental para nosotros porque eran las últimas fotografías de mi hermana", apunta Antonio. El contenido de esos teléfonos fue entregado a la Guardia Civil para que continuase las investigaciones.

Todos los indicios apuntaron a Manuel Reina, exmarido de Ángeles, ya que unos meses antes la agredió y fue juzgado y condenado a seis meses de prisión por malos tratos. También parece probado que fue él quien la telefoneó el 2 de marzo de 2008 para que saliese de casa a la una de la madrugada. De hecho, el exmarido reconoció haber estado aquella noche en Aguilar y aseguró a los investigadores que fue a confeccionar nóminas, algo poco creíble porque para eso tenía un asesor contratado. Los camareros de un bar del pueblo también confirmaron que aquella noche el hombre pidió un "cubata" cuando estaban cerrando y se lo llevó en un vaso.

                                  La familia de Ángeles con un cartel cuando desapareció.

El sospechoso declaró a la Guardia Civil que aquella noche fue desde Montilla a su nave en Aguilar y su pareja de entonces lo llamó sobre las dos de la mañana para que fuese a recogerla en la cervecería donde trabajaba, pero tenía el móvil desviado al teléfono de un trabajador que es con el que ella habló.

También fue investigado un camionero con el que Ángeles tenía una relación sentimental, pero no había móvil para un supuesto crimen porque ambos estaban muy enamorados uno del otro ni él se encontraba en Aguilar cuando sucedieron los hechos. La única certeza es que Ángeles salió de su domicilio dejando toda la documentación y el dinero en un cajón hace trece años y jamás regresó a su casa. El caso quedó cerrado y sin resolver el año pasado.

COMPARTIR: