25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ISMAEL BOUSNINA Y MASSINISSA FERRAH, A LA ESPERA DE SER JUZGADOS POR DELITOS COMETIDOS EN 2018, FIGURAN ENTRE LOS INVESTIGADOS DE UNA NUEVA TRAMA

Vuelve la sextorsión: Detienen en Valencia a los líderes de la mayor organización en España

ismael Bousnina y Massinissa Ferrah, presuntos cabecillas de la trama.
ismael Bousnina y Massinissa Ferrah, presuntos cabecillas de la trama.
La Guardia Civil ha destapado una organización criminal dedicada a la sextorsión afincada en Valencia. Los dos presuntos líderes de esta organización, Ismael Bousnina Obando y Masinissa Ferrah Muñoz, están a la espera de ser juzgados por liderar la mayor organización relacionada con este tipo de delitos y por la que ya fueron detenidos en el año 2018. La sextorsión es un modo de ciberdelincuencia en se chantajea a una víctima a cambio de no difundir contenido de carácter sexual o personal.

El auge y la evolución de las tecnologías ha dado lugar al desarrollo de la ciberdelincuencia, que en los últimos años se ha visto enormemente incrementada. Dentro de los ciberdelitos se encuentra la sextorsión, que es un modo de ciberdelincuencia en el que un sujeto amenaza o hace uso del chantaje para no difundir contenido sexual de la víctima, con fines económicos. En España han tenido lugar importantes y relevantes casos relacionados con la sextorsión. La mayor organización relacionada con este tipo de delitos fue destapada en 2018 en Teruel.

Los líderes de la mayor organización relacionada con la sextorsión eran Ismael Bousnina Obando y Massinissa Ferrah Muñoz, que fueron detenidos en 2020 y están a la espera de ser juzgados tras ser procesados por el magistrado de la Audiencia Nacional José Luis Calama en septiembre de 2022. No obstante, el 28 de abril la Guardia Civil llevó a cabo una operación en la que desarticuló una organización que había extorsionado a más de 100 víctimas. Tal y como recoge El País, entre los 34 detenidos se encontraba Ismael Bousnina, alias ‘Salva’, y Massinissa Ferrah, alias ‘Erik’. De hecho, ambos eran los presuntos líderes de esta nueva organización. 

Esta organización extorsionaba a las víctimas a través de la publicación de anuncios ficticios en plataformas de citas en línea con contenido sexual. Cabe destacar que el modus operandi de esta organización era muy similar a la liderada por Salva y Erik años atrás. En estos anuncios los delincuentes disponían a los clientes de números de teléfono para concretar un presunto encuentro. Tras esto, recopilaban datos de las víctimas y realizaban una llamada telefónica haciéndose pasar por integrantes de mafias del Este. Los autores hacían uso de vídeos de personas torturadas que se negaban a pagar, así como vídeos mostrando a individuos enmascarados empuñando armas de fuego o machetes de gran tamaño.

Guardias civiles durante las detenciones // Guardia Civil.

Esta organización dio de alta más de 500 líneas telefónicas con identidades falsas. Tras extorsionar a las víctimas les exigían el ingreso del dinero en cuentas bancarias de personas que actuaban como mulas económicas, cediendo sus datos personales a cambio de un beneficio económico. Uno de los líderes de la organización, asiduo a locales de juego y casas de apuestas, utilizaba estos establecimientos para blanquear gran parte del dinero que ingresaban los perjudicados en la cuenta de las mulas económicas.

La organización criminal podría haber obtenido un beneficio económico superior a 250.000 euros. A los detenidos se les atribuyen los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, extorsión, secuestro, lesiones, estafa, robo con fuerza, falsificación documental, posesión ilícita de armas y delitos contra la salud pública. La banda se encontraba afincada en diversas localidades de Valencia, donde se han producido las detenciones. Actualmente el caso está en manos del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Moncada (Valencia).

Ismael y Massinissa a la espera de juicio


Fue en noviembre de 2018 cuando la Guardia Civil, a través de la 'Operación Lubido-Hezurra' destapó la actividad ilícita de la mayor organización relacionada con la sextorsión, cuyos líderes también eran Ismael Bousnina Obando y Massinissa Ferrah Muñoz. Esta investigación se inició en el Juzgado de Instrucción 3 de Teruel y posteriormente pasó a la Audiencia Nacional por tratarse de una organización criminal que operaba en más de una provincia.

Tal y como relataba la resolución elaborada por el magistrado José Luis Calama, Massinissa e Ismael ordenaban o efectuaban directamente la publicación de diversos anuncios en la página web de contactos sexuales para adultos www.pasión.com en distintas provincias. Todos los anuncios tenían idéntico contenido y números de teléfono de contacto, que aquellos controlaban directamente.

Una vez que los usuarios de la web contactaban a través de WhatsApp con las mujeres que supuestamente prestaban el servicio de alterne, la trama utilizaba el número de teléfono a través del cual habían contactado para obtener (fundamentalmente a través de las redes sociales) información personal de ellos y les hacían creer que habían concertado una cita, cuando únicamente se habían interesado por las tarifas de los servicios.

Audiencia  Nacional.

Obtenida la información personal del usuario, días o semanas más tarde se comunicaban con ellos, por teléfono o mediante el envío de mensajes de texto, exigiéndoles cantidades de dinero por no haberse presentado a la cita que, supuestamente, habían concertado.

Para lograr sus fines, hacían saber a las víctimas que eran conocedores de sus datos personales como su lugar de residencia, su vida en pareja, el lugar de trabajo, y otra información relativa a su intimidad. Además, utilizando dicha información, les amenazaban, incluso de muerte, coaccionándoles a ingresar determinadas cantidades de dinero en distintas cuentas bancarias a través de cajeros automáticos.

Un juez de la Audiencia Nacional ha propuesto juzgar a una banda que usaba una app de citas.

Persona usando un ordenador.

La organización criminal, explicaba el juez, estaba estructurada, jerárquica y funcionalmente, en tres niveles perfectamente diferenciados. Un primer nivel, con funciones de organización y dirección; un segundo nivel, encargado de la logística y apoyo, como facilitar tarjetas de telefonía, colocación de anuncios en páginas web, recepción y ocultación del dinero; y un último escalafón, en el que se situaban las 'mulas', personas que aportaban sus números de cuentas bancarias y que eran facilitadas a las víctimas para el ingreso de las cantidades a las que eran obligadas.

Por estos hechos, cerca de un centenar de presuntos miembros, entre los que se encuentran Massinissa e Ismael, están a la espera de ser juzgados por los delitos de pertenencia a organización criminal y extorsión. Dentro de las víctimas se encontraba Abelardo Fernández, entrenador de fútbol y exjugador del FC Barcelona y de la Selección Española, que llegó a pagar 26.000 por las extorsiones de esta trama. Al futbolista Toño García le estalló de pleno en la cara al ser acusado de blanquear dinero para dicha banda delictiva. Tras pasar 21 días en la cárcel de Teruel por los presuntos delitos de pertenencia a banda criminal y blanqueo de capitales, fue puesto en libertad y su causa se archivó en diciembre de 2023.

Así funciona la sextorsión


La sextorsión es un modo de ciberdelincuencia en el que un sujeto amenaza o hace uso del chantaje para no difundir contenido sexual de la víctima, con fines económicos. Aunque no se refleja con esta denominación, sí está tipificado en el Código Penal pues se incluye en los delitos de amenazas, explotación sexual, extorsión, abuso de menores, corrupción de menores, revelación de secretos, delitos contra el honor y la intimidad, interceptación de comunicaciones personales, pornografía infantil y agresión sexual.

El extorsionador amenazará a la víctima con hacer público contenido íntimo personal, afirmando que si paga o accede a algo en concreto ese contenido no saldrá a la luz.  Con la polarización de las relaciones, la sextorsión ha encontrado un foco de desarrollo en los contenidos almacenados en Internet y en la nube. Por ello, los canales más utilizados para la sextorsión son las redes sociales y las apps de citas.

El modus operandi más común es aquel en el que los extorsionadores entablan una amistad con sus futuras víctimas a través de un contacto en internet, donde fingen ser una mujer atractiva. Una vez creado un nexo con la víctima, se les anima a enviarles fotos y vídeos eróticos que posteriormente son usados para llevar a cabo el chantaje. No obstante, hay varios modus operandi, como el de la organización desarticulada el 28 de abril.

COMPARTIR: