22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Contaba con colaboradores externos que hacían pedidos de escaso valor a través de la app y recibían productos de alta gama

Arrestan a un empleado de Amazon por estafar 300.000 euros a la empresa creando una red para manipular envíos

Amazon es la principal empresa de ventas por Internet.
Amazon es la principal empresa de ventas por Internet.
La investigación se inició a finales del año pasado cuando el departamento de seguridad de la empresa detectó en la zona de distribución cinco paquetes cuyos pesos de salida del centro no coincidían con los de entrada, descubriendo que en su interior, en vez de encontrarse el objeto adquirido por el cliente había móviles y relojes electrónicos de alta gama.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un empleado de una empresa de Amazon por sustraer presuntamente género por valor de 300.000 creando una red con colaboradores externos que hacían pedidos de escaso valor y recibían productos de alta gama, ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una nota de prensa.

A finales del año pasado se inició la investigación, cuando el departamento de seguridad de la empresa detectó en la zona de distribución cinco paquetes cuyos pesos de salida del centro no coincidían con los de entrada, descubriendo que en su interior, en vez de encontrarse el objeto adquirido por el cliente había móviles y relojes electrónicos de alta gama. Los agentes comprobaron que el empleado, con acceso a los inventarios y a los productos, había creado un complejo entramado para cometer los robos, para ello contaba con colaboradores ajenos a la empresa.

El detenido que trabajaba para Amazon / Europa Press.

En un primer momento, el detenido sustraía productos de alto valor de la zona de almacenaje -teléfonos móviles, relojes- de los que quedaran pocas unidades y una vez tenía preparado el género que quería robar lo empaquetaba y calculaba su peso. Después avisaba a sus colaboradores para que hicieran un pedido a través de la app. Les indicaba el producto a comprar, siempre de escaso valor y del cual ya había calculado el peso para que coincidiera con el del material que quería sacar de la empresa. Además, les indicaba el día y la hora adecuados para realizar la compra.

Si la orden de compra salía de alguno de otros centros logísticos que no fueran el de San Fernando de Henares, en la Comunidad de Madrid, el operario comunicaba tal extremo al contacto que había realizado ese pedido para que diera orden de devolución, ya que esos paquetes contenían en su interior el producto original.

La operación fue llevada a cabo por el grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Coslada-San Fernando de Henares (Madrid) y se saldó con este empleado detenido y despedido y otras dos personas arrestadas más con distinto grado de implicación. Están investigando a otros posibles implicados en los hechos.

Por su parte, fuentes de la compañía Amazon han explicado a Europa Press que "han trabajado estrechamente con la Policía para garantizar que se pusiese fin a esta actividad delictiva y poner a disposición de la justicia a sus responsables". "Tenemos tolerancia cero hacia cualquier tipo de actividad criminal", han agregado.

COMPARTIR: