01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El púgil italiano Federico Colombi viajó a la Ciudad Condal esta semana de vacaciones y fue detenido tras no pagar una ronda de chupitos

Vídeo: El boxeador detenido en Barcelona tras golpear a dos camareros y dos policías sale libre y se burla en redes sociales

El detenido en el suelo
El detenido en el suelo
Esta semana, Federico Colombi, un italiano que se encontraba de vacaciones en Barcelona protagonizó un percance en un local de copas cuando agredió a dos camareros y posteriormente a dos policías. Según se supo, el italiano no quería pagar cuatro chupitos. Ahora ha quedado en libertad y se mofa en redes sociales de su “hazaña”.

“Las vacaciones continúan en esta mierda” asegura en una historia subida a su Instagram. Federico Colombi, de 22 años y nacionalidad italiana, fue detenido el pasado 14 de agosto tras protagonizar una pelea en un bar.

El joven ha publicado contenido en sus redes sociales en los que se burla junto a sus amigos del sistema de justicia y la policía de España. Había sido apresado por las fuerzas antidisturbios de los Mossos de Esquadra, ya que los dos policías que intentaron detenerle no pudieron contra él.

El hombre es originario de Milán y se identifica con la frase Born to fight, nacido para pelear. Hasta donde se puede saber, se trata de un boxeador amateur que se encontraba de vacaciones en la Ciudad Condal.

 

Aunque las imágenes quedaron en vídeo y agredió hasta cuatro personas, dejó una cuenta sin pagar y se resistió a un robo, el italiano salió en libertad a los dos días y ha decidido continuar su viajes por las playas de la costa barcelonesa.

Además, ha subido varios de los vídeos encontrados en redes sociales presumiendo de su “hazaña” contra dos policías que “no pudieron” con él.

A puñetazo limpio

Según se conoció a través de los videos difundidos por vecinos del barrio Gótico. Al parecer, Colombi y un amigo entraron en un bar y pidieron cuatro chupitos cada uno. El encargado se percató y pidió al camarero principal de que no sirviera más hasta que pagaran esa ronda.

La respuesta de los italianos fue contundente, un golpe contra la cara de cada uno de los trabajadores del establecimiento, que rápidamente alertaron al 112, que envió a dos agentes. Tras constatar la gravedad del asunto y las heridas del encargado del bar, de 68 años de edad, los agentes pidieron buscar a los turistas.

Los italianos fueron localizados unas calles más allá del local por dos agentes de paisano que intentaron detener a Colombi. Aunque los agentes intentaron reducirlo, los golpes del turista eran demasiado certeros e imprimían mucha fuerza. Posteriormente, la policía se percató de que se trataba de un boxeador.

Los agentes mantuvieron distancia y lograron distraer al veinteañero hasta que llegaron los antidisturbios que le redujeron y finalmente detuvieron.

 

COMPARTIR: