05 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Marta Calvo Burón viajó desde Valencia a la localidad de Manuel donde había quedado con un joven de nacionalidad argentina

Se busca a una joven de 25 años que desapareció tras acudir a una cita concertada por internet

Marta Calvo.
Marta Calvo.
Marta Calvo tiene 25 años, mide 1,65 y es de complexión delgada. En las fotos tiene el pelo rubio, pero ahora lo llevaba de color morado, casi negro. Trabajaba de camarera en una discoteca en Valencia y permanece desaparecida desde el 7 de noviembre cuando acudió a una cita concertada por Internet.

Agentes de Homicidios de la Guardia Civil investigan las circunstancias de la desaparición de una joven de 25 años que fue vista por última vez en la localidad valenciana de Manuel el pasado 7 de noviembre.

Se trata de Marta Calvo Burón, una mujer de 25 años, 1,65 de estatura y complexión delgada, ojos marrones y pelo castaño, según la descripción difundida por la asociación SOSdesaparecidos.

Cartel con la desaparición de la joven valenciana.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar las causas de la desaparición y ha desplegado un dispositivo para tratar de localizar a la mujer, que supuestamente quedó ese mismo día a las 6 de la mañana con un desconocido de nacionalidad argentina en el pueblo de Manuel. Allí se pierden las pistas de su teléfono móvil tal y como han podido comprobrar los investigadores.

No están claras las circunstancias ni si la desaparición en voluntaria o no, aunque la desaparición ha sido calificada de inquietante. También se busca al hombre con quien supuestamente había quedado Marta, que vivia de alquiler en esta pequeña localidad valenciana y que también ha desaparecido.

Según un amigo de Marta no sería la primera vez que la joven protagoniza un episodio de desaparición voluntaria, ya que en ocasiones discute con su madre y pasa varios días fuera de su domicilio en Valencia.  Sin embargo, en esta ocasión Marta envió su ubicación a su madre por whatsapp Marta Calvo le mandó su ubicación por WhatsApp, una práctica que solía hacer cuando tenía citas con extraños a los que  contactaba por aplicaciones de Internet. El mensaje se envió a las 5.55 horas desde un lugar de Manuel y desde entonces la joven no ha vuelto a responder, tiene el teléfono apagado. La progenitora acudió a la Policía Nacional para poner una denuncia por desaparición pero se ha hecho cargo de la misma la Guardia Civil.

Los agentes han rastreados las horas previas de la desaparición y analizan las grabaciones de las cámaras de seguridad en el municipio para ver si captaron a la joven con ese desconocido del que no se sabe nada. La Guardia Civil esta semana tiene previsto organizar nuestros rastreos en Manuel y sus alrededores. Se usarán a perros adiestrados en la detección de personas para ver si puedan captar el rastro de la chica.

COMPARTIR: