27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los investigadores tratan de demostrar que el único detenido tuvo relación con otras dos fallecidas de similar manera

Caso Marta Calvo: Buscan nuevos restos biológicos en el coche de Jorge Palma y se abrirá su Ipad para buscar pruebas

La joven Marta Calvo.
La joven Marta Calvo.
El Juzgado de Instrucción número 20 de Valencia, que centraliza todas las investigaciones por los asesinatos consumados e intentados por los que se investiga a Jorge Ignacio Palma, encarcelado por la muerte de Marta Calvo, ha pedido a la Guardia Civil que someta a una nueva inspección ocular el vehículo en el que el presunto asesino habría trasladado el cuerpo de la joven valenciana. Para ello se utilizarán unidades caninas especializadas en detectar olor de cadáveres.

Esta diligencia se produce después del giro dado por la UCO de la Guardia Civil en las investigaciones porque ahora ya dan por seguro que el detenido, Jorge Ignacio Palma, mintió en su declaración y ya nadie cree que arrojase los restos de Marta donde dice haberlo hecho, porque después de nueve meses la búsqueda  en el vertedero valenciano de Dos Aguas ha resultado infructuosa. Los trabajos comenzaron el 18 de diciembre de 2019 y los agentes que buscan solo han parado 24 horas durante un vendaval entre el 21 y el 22 de diciembre, y los días festivos de Navidad, Año Nuevo y Reyes. Sin éxito.

El detenido esconde el paradero del cadáver a los investigadores para tratar de evitar una autopsia que descubriera que una de las causas de la muerte de Marta Calvo fue la administración de cocaína por vía genital, como a otras víctimas. El examen forense probaría los altos índices de toxicidad y Palma podría ser acusado del asesinato de la joven.

Por eso los agentes quieren analizar de nuevo en profundidad el Volkswagen Passat de Jorge Ignacio Palma, que le dio el coche a un amigo para que lo desgüazase. Por eso la Guardia Civil piensa que el cadáver de Marta fue trasladado en el maletero de ese vehículo. El Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO) inspeccionará de nuevo ese vehículo, bajo custodia judicial, con perros adiestrados en el rastreo de restos cadavéricos del Servicio Cinológico Central en busca de rastros biológicos de la joven muerta. Hay que recordar que Palma dispuso de 21 días para montar su estrategia de defensa y borrar los rastros del presunto asesinato, hasta que se entregó a la Guardia Civil.

Jorge Ignacio Palma en una foto de redes sociales.

El juzgado también ha autorizado a entrar en el Ipad de Palma que la madre del acusado se llevó a Palma de Mallorca tras pasar con su hijo en l’Olleria el fin de semana inmediatamente posterior al asesinato de Marta Calvo. Eso levantó las sospechas de los investigadores que hasta ahora no han podido analizar este dispositivo. Creen que pudiese contener fotos o vídeos de la fallecida por lo que Palma se lo habría dado a su madre intentando alejarlo de la escena del crimen.

El dispositivo fue reseteado, supuestamente para que lo pudiese utlizar la madre. Ese Ipad pudiese contener incluso vídeos de los encuentros sexuales con otras víctimas de Jorge Ignacio Palma por lo que continúa siendo investigado: Arliene Ramos (3 de abril de 2019), el de Lady Marcela (15 de junio de 2019) y el de Marta Calvo (7 de noviembre de 2019). Además, hay constancia de otra decena de víctimas que sobrevivieron a sus encuentros con el presunto asesino en serie.

Seis testimonios de mujeres

La Guardia Civil ya tiene seis testimonios de mujeres que han sobrevivido a encuentros sexuales con Jorge Ignacio Palma, el presunto asesino de la valenciana Marta Calvo.

De momento son tres las mujeres que han muerto por ese modus operandi, todas durante 2019. Tres de las mujeres que estuvieron con Jorge Ignacio y han ofrecido su colaboración son españolas, pero las otras tres serían inmigrantes en situación irregular y por tanto, temen ser expulsadas del país si dan su nombre y apellidos en el Juzgado. Las nuevas testigos han surgido tras ver imágenes del acusado en diferentes medios de comunicación y reconocerlo.

El único detenido siendo trasladado por la Guardia Civil.

Conforme avanza la investigación sobre la desaparición y presunto asesinato de Marta Calvo, los investigadores van encontrando otras pistas sobre otros casos sin resolver, que de confirmarse apuntarían a Jorge Ignacio Palma como un posible asesino en serie.

De momento, la policía continúa las pesquisas sobre las muertes de dos prostitutas en Valencia, en abril y junio, tras mantener sendos encuentros con el colombiano de 38 años. En total, son seis las mujeres que, hasta el momento, se relacionan con el detenido, entre las que habría al menos tres fallecidas. Dos muertes y una denuncia, son investigadas por la Policía Nacional. Y otra muerte, la de Marta Calvo, y otras dos denuncias, las lleva la Guardia Civil. Todas en Valencia. Pero además, se le trata de relacionar con otros dos casos similares fuera de Valencia.

El detenido, Jorge Palma.

Desde que Marta Calvo desapareciera el 7 de noviembre en la localidad valenciana de Manuel se ha puesto el foco sobre casos ocurridos en circunstancias similares a las que describió el detenido Jorge Ignacio Palma durante su confesión.

El colombiano, de 37 años, que tiene antecedentes por narcotráfico, sostuvo que la joven valenciana de 25 años murió de manera accidental tras mantener relaciones sexuales con él y consumir cocaína hasta el punto de sufrir un colapso, tal vez, por sobredosis.

La Policía Nacional ha comprobado, la existencia de otra muerte muy parecida y vinculada con el detenido, la de una prostituta brasileña que falleció en abril después de estar con él. La autopsia determinó que había cocaína de gran pureza en su vagina. Palma fue grabado por una cámara de seguridad abandonando a toda prisa el lugar, pero se salvó de ser detenido porque la autopsia dictó que la prostituta murió por un ataque epiléptico.

El consumo de drogas en el ámbito íntimo no implica un delito de tráfico de drogas y por tanto no está penalizado. La Policía también relaciona ahora la muerte en junio de otra prostituta colombiana en Valencia de manera similar, tras practicar sexo y consumir droga. Sin embargo, no se ha podido establecer de momento que el último cliente de la mujer fuese Jorge Ignacio Palma.

Quizás Marta Calvo sea la última víctima de Jorge Palma.

A partir de estos hechos, tanto Policía como Guardia CIvil investiga si este modus operandi de Palma  tiene similitud con casos ocurridos en otros lugares y en otras “comunidades autónomas”, según afirmó hace días el delegado de Gobierno de la Comunidad Valenciana. En total, se investigan todavía otros cinco fallecimientos.

Lo que parece ya descartada es la relación entre estos asesinatos y la desaparición de Wafa, una joven de 19 años, en Carcaixent, población donde se entregó Palma, 21 días después de la desaparición de Marta Calvo.

Las máquinas no han dejado de buscar en el vertedero de Dos Aguas.

Según la versión de Jorge Palma, Marta Calvo habría fallecido después de celebrar la fiesta de su 38 cumpleaños. Según su versión, él se durmió y cuando se despertó la encontró muerta. Entró en pánico y -consciente de sus antecedentes por tráfico de drogas- decidió descuartizar el cuerpo para hacerlo desaparecer en diversos contenedores de Manuel, Silla y L’Olleria, donde se ha buscado estos últimos meses sin éxito.

En todos los casos el modus operandi es similar. Palma habría contratado sus servicios como prostitutas, les habría suministrado grandes cantidades de cocaína de gran pureza, y, además de consumirla nasalmente, se la habría introducido, al menos en algunos de los casos, por la vagina y el recto, presentando esta última vía un riesgo especialmente alto de provocar una sobredosis. El juez que investigó la muerte de la mujer brasileña el pasado mes de abril de 2019 ha reabierto el caso, aunque ahora todo lo lleva un mismo juzgado único, el Juzgado número 20 de Valencia cuya titular es María del Carmen Moreno Martínez.

Otra de las denunciantes que lograron sobrevivir ha explicado que se quedó dormida después de Palma le diera una bebida alcohólica y al despertar encontró restos de cocaína en sus genitales, según recogió el diario Levante-EMV.

Las nuevas investigaciones, autorizadas este pasado miércoles, provocaron que la lectura de delitos al imputado, paso previo a la apertura de juicio oral, se retrasara hasta tener el resultado de las nuevas diligencias, ya que se podría cambiar la calificación de alguno de ellos dependiendo de estos resultados.

COMPARTIR: