13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Raúl Inestroza, amigo de Heidi Paz, afirma que habló poco antes de su desaparición y la notó "decepcionada y muy frustrada"

Las exmujeres del Rey del Cachopo, Natividad Rodríguez y Sara Lacorte, lo hunden con sus declaraciones en el juzgado

César Román con Sara, poco antes de anunciar su matrimonio que nunca llegó a celebrarse.
César Román con Sara, poco antes de anunciar su matrimonio que nunca llegó a celebrarse.
Natividad Rodríguez y Sara Lacorte, exparejas de César Román Viruete, el Rey del Cachopo, declararon ayer ante la titular del juzgado de Violencia número 6 de Madrid. El testimonio de ambas mujeres fue demoledor y coincidieron en destacar el carácter "violento y celoso" de Román así como los malos tratos físicos y psicológicos sufridos por Nati y la denuncia que puso Sara contra él por maltratar a sus perros. También Raúl, amigo de Heidi Paz, declaró en el mismo sentido.

La jueza de Violencia de Género número 6 de Madrid, María del Carmen Gamir, tomó declaración el pasado martes a ocho nuevos testigos en el caso del Rey del Cachopo. Los más determinantes fueron los de sus exmujeres, Natividad Rodríguez y Sara Lacorte, además de el testimonio de Raúl Inestroza, amigo y compatriota de Heidi, asesinada y descuartizada, y de su madre Gloria.

Natividad Rodríguez, expareja de Román.

Natividad declaró que fue pareja de hecho de César Román hasta 2016 cuando se separaron. Nati relató episodios de malos tratos y que la primera separación se produjo pronto, cuando su hija era muy pequeña, pero que luego se reconciliaron. Durante su extensa declaración calificó al Rey del Cachopo de "celoso y manipulador" y que intentó denunciarlo en otras dos ocasiones. También explicó que conoció a Sara y que cuando su hija estaba "con ella, yo estaba tranquila".

Román en uan de sus fotos promocionales.

Luego prestó declaración ante la jueza Sara Lacorte, que fue pareja de Román desde septiembre de 2017 hasta abril de 2018 y además socios comerciales en varias sidrerías. La mujer sí explicó haber estado en la nave de la calle Sebastián Gómez en alguna ocasión, al contrario que Natividad, y que la última vez que vio a César se enfadó porque "se llevaba bien con su exmujer Nati".

Su testimonio resultó determinante porque reconoció la maleta donde fueron encontrados los restos de Heidi Paz, "en el garaje había una muy parecida a esa", dijo ante la jueza, "una maleta azul con ruedas", le aclaró a la defensa de Román.

Sara es una de las pocas mujeres que ha visto cocinar a Román en diferentes ocasiones y dio fe de su pericia "con los cuchillos". El testimonio de la mujer no dejó lugar a dudas, cuando se fue del chalet de Cubas de la Sagra donde vivía con César, recuerda que quedó "una maleta azul con cremallleras plateadas (como la que albergó los restos de Heidi) y otra morada". Sara denunció a César por maltrato a sus animales y el Rey del Cachopo ya prestó declaración hace unos día en un juzgado de Navalcarnero por estos hechos.

"La noté triste y decepcionada"

Uno de los mejores amigos, Raúl Inestroza, relató la relación de César y Heidi en sus primeros momentos, porque salían los tres juntos en varias ocasiones por algunas discotecas de Madrid.

Este hombre, de nacionalidad hondureña como la fallecida, recordó que "vi a Heidi a principios de junio, y la noté muy triste y decepcionada y que quería dejar la relación. Estaba decepcionada y muy frustrada". Este testigo incluso ofreció a Heidi trasladarse a su casa pero "ella no podía dejar la relación", explicó ante la jueza. También relató algunos episodios de celos de César Román que "cuando bebía se ponía violento", añadió.

Los socios del Rey del Cachopo que declararon coincidieron en que Román no dejaba las llaves de sus locales a nadie porque era muy desconfiado. Faltó por declarar Adrián Iscu, un trabajador rumano de César Román, que se encargaba de las tareas de mantenimiento en sus locales y que no acudió a la llamada del Juzgado, que ha previsto continuar las diligencias los próximos días 5 y 12 de febrero.

COMPARTIR: