16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se ha detenido a 53 miembros que se nutrían de la documentación extraída para cometer estafas, blanqueo de capitales y usurpaciones del estado civil

El fin de la 'banda del Conde’: Robaban carteras en el Metro y suplantaban identidad víctimas

Fotografía de una boca del Metro de Madrid
Fotografía de una boca del Metro de Madrid
La Policía Nacional ha detenido a 53 miembros de una organización criminal que operaba en el Metro de Madrid y que ha cometido fraudes por hasta tres millones de euros. Dirigida por dos hombres desde Madrid y Zaragoza, usaban documentación robada en este medio transporte para cometer estafas y blanquear dinero. Otras bandas criminales también han sido desarticuladas en el Metro de Madrid por cometer robos y estafas a los viajeros como ‘la banda de Kate’ y el clan de las Bosnias.

Tal y como ha trascendido esta semana, la Policía Nacional ha detenido a 53 personas que formaban parte de una organización criminal, denominada ‘la banda del Conde’, dedicada a las estafas, con las que se habrían sustraído hasta tres millones de euros. Según han revelado diversos medios de comunicación, esta organización operaba usurpando identidades con documentos y objetos personales robados en el Metro de Madrid.

Al parecer, la organización estaba dirigida por dos hombres que operaban desde Madrid y Zaragoza respectivamente, y se nutrían de la documentación robada para cometer estafas, blanqueo de capitales y usurpaciones del estado civil. Hasta el momento, los supuestos cabecillas de la banda —seis de los más de 50 detenidos— permanecen en prisión a la espera de juicio.

Tal y como han señalado fuentes de la investigación a diversos medios, las pesquisas comenzaron en agosto de 2022 al detectarse un aumento de hurtos en el subterráneo, descubriendo esta organización jerarquizada que operaba con total impunidad. Los carteristas se dedicaban a robar objetos de valor y documentación, que luego vendían a otros miembros de la banda que los utilizaban para cometer más estafas con la información obtenida de los documentos de identificación y tarjetas de crédito, entre otros. También utilizaban personas toxicómanas para realizar transacciones fraudulentas en entidades financieras.

16490871928416

Metro de Madrid

La primera víctima denunció al ver un extracto bancario de 2.500 euros que no había realizado. Al parecer, los estafadores se hacían pasar por las víctimas usando disfraces para cometer más fraudes con la documentación robada. Según las investigaciones, la banda localizaba a personas con problemas de adicciones que se parecían físicamente a las víctimas para personarse en entidades bancarias y solicitar retiradas de efectivo, entre otras estafas.

La organización logró estafar alrededor de tres millones de euros, afectando a más de 200 personas en toda España. Las investigaciones de las autoridades llevaron a principios de febrero a la detención de los 53 sospechosos de delitos como blanqueo de capitales, hurto, estafa y pertenencia a organización criminal. En los diferentes registros realizados por los agentes se encontraron efectos robados, dinero en efectivo y documentos en un parque de Moratalaz. Además, se descubrió droga en un piso de Getafe. 

Además de esta banda, las autoridades han informado de que se tiene constancia de más actividades ilegales en el Metro madrileño, algunas de ellas dirigidas por organizaciones muy bien organizadas y con métodos muy profesionales, que se dedican especialmente a robar y estafar a los viajeros y viandantes.

El Metro de Madrid en el foco de las bandas estafadoras

Como se ha mencionado, el Metro de Madrid es el lugar elegido por diversas bandas criminales para cometer sus robos y estafas. Quizá una de las más importantes cayó a finales del pasado mes de septiembre. Este grupo de delincuentes organizados de origen peruano, también conocidos como ‘la banda de Kate’, se dedicaban a robar teléfonos móviles y carteras a los usuarios. Su técnica consistía en aparentar que habían encontrado los objetos perdidos de la víctima y concertaban encuentros para devolverlos, ganando tiempo para desbloquear los teléfonos y hacerse con el control de las tarjetas de crédito. 

Según revelaron fuentes policiales consultadas por diversos medios, estos delincuentes lograron robar hasta 25.000 euros a sus víctimas, demostrando un alto nivel de conocimientos en ciberseguridad. La policía los detuvo en septiembre después de una investigación que duró varios meses, identificando como integrantes de la organización a 15 personas, la mayoría de origen peruano. 

5468435

Agentes de la Policía Nacional en el Metro de Madrid

En este caso, la líder de la red, Kate, junto con 14 cómplices peruanos, fue detenida y acusada de diversos delitos, incluyendo blanqueo de capitales, robo y estafa. El grupo, compuesto por ocho hombres y siete mujeres, se dedicaba principalmente al hurto de teléfonos móviles y carteras en los vagones del metro

Otros casos de carterismo en el Metro de Madrid han sido protagonizados por grupos delictivos como el clan de las Bosnias, que también causaron estragos en el pasado. En este caso el clan sufrió un duro golpe en 2018 tras la detención de varias de sus cabecillas. Sin embargo, sus actividades criminales no se detuvieron tras su expulsión del Metro de Madrid. 

Hace escasas semanas diversos medios de comunicación se hicieron eco de las demandas de los residentes del barrio de Puerta del Ángel en Madrid, quienes se quejan de estar pasando por una situación muy preocupante debido a que el ‘clan de las bosnias’ ha ocupado dos locales en la zona, causando una sensación de inseguridad entre los transeúntes.

55722752_1

Imagen de integrantes del clan de las bosnias en el Metro de Madrid

Según explicaron los propios vecinos durante una visita de Telemadrid, algunos miembros de este grupo intentaron expulsar a un equipo del diario 20 Minutos del lugar con amenazas y empujones para evitar que documentaran lo que sucede en la zona.

Los vecinos de esta área se enfrentan a la suciedad, los robos y un ambiente hostil en su vida diaria, ya que estos carteristas “operan con total impunidad y sin temor a las consecuencias”. De hecho, muchos vecinos se negaron entonces a compartir sus testimonios o a revelar su identidad por temor a represalias.

COMPARTIR: