05 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La Fundación CEU saca a subasta un edificio okupado en Madrid por "Hogar Social" por 20 millones de euros en medio de tensiones vecinales

La "guerra" contra los Okupas: Vecinos en lucha desde hace un mes en toda España por la invasión de sus casas

Edificio okupado por Hogar Social
Edificio okupado por Hogar Social
La noche del domingo un grupo de personas atacó con palos y piedras una vivienda okupada por jóvenes inmigrantes en la localidad barcelonesa de Premiá de Mar, los manifestantes fueron disueltos por los Mossos. Los hechos ocurren menos de dos semanas después de una disputa similar en Colmenar de Oreja, Madrid. Los vecinos comienzan a tomarse la justicia por su mano frente a lo que consideran “inacción de las autoridades”.

Las tensiones entre vecinos y edificios okupados se mantienen en toda España. La noche del domingo, un grupo de hasta 50 personas del municipio barcelonés de Premià del Mar irrumpieron con palos y piedras en un edificio okupado por jóvenes inmigrantes. Durante el enfrentamiento los atacantes rompieron mobiliario urbano y causaron diversos daños materiales. Además, un joven y cinco Mossos resultaron heridos. Aunque la Policía intentó evitar el enfrentamiento, resultó envuelto en el altercado con los vecinos.

Los hechos concluyen, por ahora, una tensa semana en la localidad barcelonesa. Los jóvenes vivían en el piso okupado desde hace unos meses y según denuncian vecinos y la Policía, mantienen actitudes violentas e incluso delictivas. El mes pasado, un Mosso fue agredido por algunos de los jóvenes cuando intervino para defender a una mujer de avanzada edad. Finalmente, los jóvenes fueron sacados del lugar escoltados por los Mossos.

Según relató el oficial, los hechos ocurridos cerca del Mercado Municipal se iniciaron cuando una mujer les recriminó a los chicos que no tenían mascarilla en la cola del establecimiento. Estos habrían amedrentado a la mujer que fue socorrida por el agente. Los agresores, robaron la porra extensible y golpearon al policía que sufrió contusiones.

La semana pasada, otra mujer resultó agredida presuntamente por los mismos jóvenes. Miquel Ángel Méndez pidió en un vídeo dirigido al gobierno central un aumento del número de agentes de policía, ya que la “inseguridad es insostenible”. También criticó la facilidad para okupar pisos por distintos grupos e individuos.

El primer edil aseguró entender “el sentimiento de rabia de la población, que compartimos, pero es el momento de pedir calma y dejar actuar las fuerzas de seguridad”. La Generalitat no respondió hasta el lunes, cuando el conseller catalán de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, condenó la agresión y aseguró que: “nadie se puede tomar la justicia por su mano, nadie puede hacer de policía y de juez, y no podemos normalizar estas situaciones”.

Batalla en Colmenar

A inicios del mes de junio, vecinos de la madrileña urbanización de Colmenar de Oreja se enfrentaron a un grupo de okupas de la misma forma que lo hicieron los habitantes de Premià del Mar. Los hechos ocurrieron, cuando un grupo de personas intentaron asaltar una casa de la localidad. Decenas de vecinos armados con palos y piedras salieron a plantar cara a los ocupantes que finalmente desistieron del intento.

En esta zona de la región, los vecinos se han organizado frente a la “pasividad de la administración” y hacen batidas para enfrentar a los grupos de okupas. Normalmente los enfrentamientos terminan con violencia, gritos, insultos, patadas y amenazas.

Pelea entre vecinos y okupas.

En los hechos registrados este mes, un okupante intentó atropellar a un vecino durante la huida. Un vecino comentaba a Telemadrid que “los okupas campan a sus anchas y actúan de manera impune”.

En el mes de mayo, el Ayuntamiento de Colmenar autorizó con los votos a favor de VOX y la abstención del resto de grupos, la instalación de garitas de seguridad para evitar las actividades delictivas. No obstante, las mismas no han sido instaladas y los enfrentamientos se suceden.

A subasta un edificio okupado por Hogar Social

Otro caso destacado ha sido el de la Fundación CEU, que a finales del mes de mayo del 2020 lanzó a subasta pública uno de sus edificios por 19,5 millones de euros. El único problema es que la estructura se encuentra okupada por el grupo ultra Hogar Social.

Edificio subastado.

Ubicado en la calle Julián Romea en el distrito de Chamberí, en el centro de Madrid, el edifico pertenece a la entidad educativa privada, que ha decidido sacarlo a subasta a través del banco Santander. Hace poco más de un mes, grupos de la organización Hogar Social decidieron okupar el inmueble, contiguo a otros edificios de la CEU.

Este grupo ultra se establece en sus estatutos como un partido de ámbito nacional con opciones de establecer delegaciones territoriales. Hogar Social ha venido ocupando edificios, ofreciendo ayuda solo a ciudadanos de nacionalidad española. su siguiente paso es "intentar llegar a las instituciones". El pasado 9 de enero irrumpieron en la sede del PSOE para protestar por ser desalojados de otro edificio. Como cualquier antisistema.

Se trata del décimo edificio que la agrupación neonazi ocupaba desde su constitución en 2014. Aquel año el grupo de extrema derecha Hogar Social se inscribió en el registro del Ministerio del Interior como partido político. La presidenta del nuevo partido era y es Melisa Domínguez Ruiz, que ejerce la portavocía de este grupo desde su nacimiento.

COMPARTIR: