20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las primeras reconstrucciones apuntan al desprendimiento del cable de sujeción de la cabina, que había pasado la última revisión en 2020

Las incógnitas del accidente de teleférico en Italia: Tres detenidos por desactivar el freno

Un teleférico.
Un teleférico.
La esperada reapertura italiana se ha visto empañada por una tragedia estremecedora en la región del Piamonte, en el norte del país. Por lo menos catorce personas han fallecido y una ha resultado herida tras un accidente en el teleférico que une las estaciones de Stresa y Mottarone. Aunque todavía se desconocen las causas, las primeras reconstrucciones apuntan al desprendimiento de uno de los cables de sujeción que provocó que la cabina se precipitase al vacío.

Italia sigue conmocionada por el trágico accidente que este domingo se cobró la vida de catorce personas, entre ellos varios niños, tras romperse el cable que sujetaba un vagón de un teleférico en Stresa, al norte del país transalpino. El Monte Mottarone, que alcanza una altura de 1.491 metros con vistas panorámicas de los Alpes, y destino turístico habitual para italianos y extranjeros, se convertía de este modo en el escenario de una tragedia que empañaba la ansiada reapertura italiana.

Por el momento se desconocen las causas del fatal accidente, aunque las primeras reconstrucciones apuntan al desprendimiento del cable de sujeción de la cabina, así como a un fallo de los mecanismos de seguridad. "El cable se ha encontrado claramente cortado en el suelo", ha explicado Olimpia Bossi, fiscal de Verbania, que lleva el sumario del caso. Tras el corte, debía haberse disparado automáticamente el freno de emergencia, pero no fue así. El habitáculo se precipitó en la parte más alta de la estructura, cuando se encontraba a solo 300 metros de alcanzar su destino, y se estrelló contra uno de los pilares que sostienen la estructura. De hecho, los testigos, según recogen diversos medios italianos, oyeron un fuerte silbido y luego vieron que la cabina retrocedía rápidamente para precipitarse en el momento del impacto contra el pilar.

“Partimos de la evidencia empírica: el cable se cortó y el sistema de frenos de seguridad no funcionó. En cambio, sí funcionó para la otra cabina, que está bloqueada. Son precisamente los controles de los dispositivos de seguridad los que son decisivos en este momento de la investigación: podrían ser la causa de la caída del la cabina, a pesar de que el mantenimiento de la estación parece estar en orden”, explicó la fiscal, que busca a los posibles responsables de un delito de homicidio doloso múltiple.

En este sentido, tres personas ya han sido arrestadas esta madrugada por supuestamente estar al corriente de que uno de los frenos de emergencia había sido desactivado a propósito para solventar una anomalía. Ya desde las primeras inspecciones, el sistema de frenos parecía alterado, ya que se había manipulado una horquilla en uno de los frenos de emergencia para desactivarlo porque estaba dando problemas y producía el bloqueo continuo del teleférico.

Tras varias horas de interrogatorio, se ordenaron las detenciones de Luigi Nerini, de 56 años y propietario de la empresa Ferrovie del Mottarone que gestiona el teleférico, así como del director y el jefe de Operaciones del teleférico, acusados de homicidio múltiple doloso, desastre por negligencia y eliminación de herramientas para evitar accidentes de trabajo, informaron medios italianos.

De hecho, la Fiscalía lleva varios días recogiendo documentación tomando la declaración a las personas implicadas, entre las que se hallan la empresa que gestiona la infraestructura, las que realizaron la reforma y modernización de la línea entre 2014 y 2016 y también la encargada de la revisión anual. No obstante, tal y como ha confirmado Bossi a medios italianos, la propiedad del teleférico todavía no está clara, y se discute si este pertenece a la región del Piamonte o al Ayuntamiento de Stresa, de donde parte la infraestructura. «Estamos tratando de aclarar la propiedad», reconoció.

El teleférico había superado las revisiones 

El Ministerio de Infraestructuras ha confirmado que la entera estructura del teleférico fue completamente renovada en agosto del 2016, cuando fue sometido a una revisión técnica que costó más de cuatro millones de euros. Entonces también se examinaron en profundidad los cables para comprobar su estado y se sustituyeron los motores, los cuadros eléctricos, los equipos electrónicos y los transformadores. En 2017 se llevó a cabo otra revisión de seguridad completa, mientras que la última inspección tuvo lugar a finales del 2020, cuando se comprobaron magnéticamente los cables y cuyo resultado fue favorable.

No obstante, no es la primera vez que ocurre algo similar, ya en 2001 el teleférico sufrió un incidente en el que 40 turistas se quedaron atrapados en una de las cabinas. En ese caso, fueron rescatados ilesos.

Un niño de cinco años, el único superviviente

El único superviviente, un niño de cinco años, Eitan Moshe Biran, se encuentra hospitalizado en el hospital Regina Margherita de Turín, en estado grave. El menor ha perdido en el accidente a sus padres, a su hermano de dos años y a sus abuelos maternos, todos ellos miembros de una misma  familia de origen israelí.

 

Amir Biran y Tal Peleg, padres del único superviviente. 

Otras cuatro familias, que procedían de diversas zonas del norte de Italia, también se han visto devastadas por un accidente cuya resolución, todo apunta, necesitará todavía bastante tiempo de investigación. 

COMPARTIR: