18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Son detenidas nueve personas que cobraban 200 euros por cada documento falsificado

Un banda de bolivianos dedicada a falsificar autorizaciones de regreso para entrar en España cae en Granada

Un agente pasa reconocimiento a un detenido
Un agente pasa reconocimiento a un detenido / Policía Nacional
Los nueve detenidos en Fuente Vaqueros (Granada) eran ciudadanos bolivianos. Los sujetos solicitaban, falsificaban y utilizaban de modo fraudulento autorizaciones de regreso para entrar en España

La Policía Nacional arrestó el jueves a nueve personas originarias de Bolivia de entre 34 y 40 años sin antecedentes policiales. Estos individuos alegaban haber extraviado su permiso de residencia y tener que viajar a su país, luego pedían en la Oficina de Extranjeros las correspondientes autorizaciones de regreso y ya, cuando disponían del documento, este era "entregado o enviado a personas de su misma nacionalidad que les abonaban una cantidad variable entre 150 y 200 euros por cada uno".

Acto seguido modificaban los datos de identidad y se lo enviaban a personas de Bolivia que más tarde utilizarían para entrar en España por el Aeropuerto de Barcelona utilizando la autorización de regreso de modo fraudulento, haciendo ver que tenían permiso de residencia".

La investigación comenzó cuando cuatro agentes de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales de la Comisaría Provincial de Granada, en colaboración con el Grupo de Inadmisiones en Frontera del Puesto Fronterizo del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, identificaron a varias personas originarias de Bolivia.

Los policías detectaron nueve casos de personas que intentaron entrar en España con la documentación falsa, por lo que se les impedió el paso y fueron "rechazadas en frontera y obligadas a regresar a su aeropuerto de origen, con cargo a la compañía aérea con la que viajaban".

El supuesto cabecilla de la operación era un hombre de 37 años, de nacionalidad boliviana, y era el encargado de recibir los documentos. Tras ser localizado, tuvo que ser identificado por agentes especializados, ya que en un principio se identificó con la documentación de un familiar.

Los agentes descubrieron que este varón tenía en vigor una orden de prohibición de entrada en España y el Espacio Schengen (área de los 26 países que abolieron los controles fronterizos) por haber sido expulsado años atrás. El contenido de las investigaciones fue trasladado inmediatamente a la autoridad judicial.

 

COMPARTIR: