09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado de las familias, Marcos García Montes, ha presentado un escrito de acusación para que le pongan a “disposición policial y judicial”

Caso menores Carabanchel: “Llamar a declarar al padre de la exmujer de Fernando podría evitar problemas”

El Cierre Digital en Cartel de los menores desaparecidos en Carabanchel.
Cartel de los menores desaparecidos en Carabanchel.
El padre de la exmujer de Fernando —uno de los dos menores de Carabanchel desaparecidos— declaró el pasado miércoles en el programa Cuatro Al Día. Como consecuencia de sus palabras, las familias de los menores desaparecidos han solicitado a su abogado, Marcos García Montes, que presente un escrito de acusación para que le detengan y le pongan “a disposición policial y judicial”. La comunidad gitana solicita “una justicia que no sea tan lenta” para esclarecer las causas de la muerte.

Tras el hallazgo de los cadáveres de los dos menores de Carabanchel desaparecidos el pasado 10 de diciembre, las familias de ambos buscan esclarecer las causas de su muerte y hallar, en el caso de que fuera un asesinato, a los culpables. Las familias de ambos siempre han insistido en que había implicadas terceras personas, y ahora todo parecía apuntar a la familia de la exmujer de Fernando.

El padre de la menor de 17 años declaró el pasado día 18 en el programa Cuatro al Día y, según ha podido conocer elcierredigital.com a través de fuentes de la comunidad gitana, el abogado de las familias de Ángel y Fernando, Marcos García Montes, ha presentado un escrito de acusación por las declaraciones al programa en la que, afirman, “se ve que sabe más de lo que dice y además oculta información sobre los supuestos asesinatos”. En el escrito solicitan “su inmediata detención y que se ponga de forma inmediata a disposición policial y judicial”.

“Espero que lo llamen a declarar. No quiero que nadie se tome la justicia por su mano. Es la policía la que está para esclarecer este caso, y llamarle a declarar evitaría muchos problemas, porque puede haber mucho jaleo”, explican fuentes de la comunidad gitana a elcierredigital.com. “Hay que dejar trabajar a la policía y la gente tiene que dejar a estas familias [las de Ángel y Fernando] respirar un poco, que los tengan informados la policía y su abogado”, añaden, afirmando que lo que piden es “una justicia que no sea tan lenta”.

La respuesta de Fernando Grande-Marlaska

Las peticiones de justicia para los niños Ángel y Fernando —y que se trate su caso como se han tratado otros similares— no vienen de ahora. La comunidad gitana ha estado pidiéndolo durante todos estos meses de búsqueda hasta dar con los cuerpos de los menores. De hecho, llegaron a enviarle una carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Cartel campaña de apoyo a las familias de Ángel y Fernando.

El pasado 17 de enero, Grande-Marlaska respondió a la misiva explicando que “ni antes ni ahora se está escatimando en el uso de los medios materiales y humanos necesarios e idóneos demandados en cada momento a lo largo de la investigación, debiendo mantenerse la confianza en la labor investigadora, que no descarta ninguna hipótesis de trabajo, y en la labor coordinada de toda la corporación policial y sus protocolos de actuación, independientemente de la unidad o grupo de trabajo que intervenga en cada momento, y muy especialmente en la autoridad judicial que lleva la dirección de la investigación”. Además, enviaba sus “más sentidas condolencias a la familia y allegados” de los menores.

Por su parte, las fuentes de la comunidad gitana consultadas por elcierredigital.com reiteran la demanda de que “no tarden tanto” en esclarecer las causas de la muerte de los dos menores. “Si ha sido un accidente no pasa nada, pero que lo investiguen. Yo tengo fe en que si esto ha sido un asesinato se resuelva pronto. De momento, el forense está tardando mucho en decir de qué han muerto”, comentan estas fuentes.

El caso de Fernando y Ángel

El pasado 10 de diciembre Fernando y Ángel, los dos primos menores de 17 y 11 años respectivamente, desaparecieron de su domicilio familiar. Su último rastro se situó cerca de la Glorieta de Marqués de Vadillo, en la capital de España, y no se descartaba ningún paradero en su huida. Ambos menores eran del barrio madrileño de Carabanchel.

Fernando y Ángel salieron de sus domicilios en el barrio de Carabanchel el pasado 10 de diciembre a comprar unos bocadillos y se les perdió el rastro. Nada más desaparecer los dos menores, se interpuso una denuncia por parte de sus familiares en la comisaría madrileña de Villa de Vallecas.

Fueron los agentes de este grupo de policía judicial los que analizaron las cámaras de los comercios próximos a la calle de General Ricardos, donde se les perdió la pista. También se investigó si tenían problemas con otros jóvenes, amigos o familiares. No se descartó ninguna hipótesis hasta que fueron localizados en Toledo, donde posteriormente fueron encontrados sus cadáveres en un vertedero.

¿Por qué se encontraban en Toledo?

Hasta el momento, han sido muchas las teorías elaboradas como posibles causas de la muerte de los menores, así como la razón por la que estaban en Toledo. Algunas apuntan a que Fernando había acudido a la provincia castellanomanchega a ver a su exmujer, otra menor de 17 años. Según explican fuentes de la comunidad gitana consultadas por elcierredigital.com, entre los gitanos existe la ley de que “si un hombre convive con una mujer, ya es su mujer, y a eso se le llama matrimonio. No hace falta ir a los juzgados, porque por la ley nuestra ellos eran marido y mujer”.

Ángel se habría unido a su primo en esta travesía hacia Toledo que, según afirman las fuentes consultadas por elcierredigital.com, no era la primera vez que Fernando hacía. “Fernando estaba muy enamorado de esta muchacha. Y aunque la familia de ella lo niega, creo que Fernando iba a cada momento a verla”.

Vertedero de Toledo donde fueron hallados los cuerpos de los menores.

Precisamente, el padre de la exmujer de Fernando negó que esto fuera así en el programa Cuatro Al Día. “Mi hija no ha pisado Toledo más que los tres días que bajó a ver a su hermanastro”, afirmó, añadiendo, además, que se habían tenido que marchar de la ciudad “por miedo” a que las familias de los menores fallecidos les localizara y llevaran “a cabo sus amenazas”.

Las posibles causas de la muerte de los menores de Carabanchel

Aunque la familia tiene la sospecha de que la muerte de los menores es un asesinato, una de las hipótesis que se barajó fue que ambos intentaron resguardarse en un contenedor para dormir y que murieron asfixiados. Fuentes de la comunidad gitana cercanas a la familia consultadas por elcierredigital.com han afirmado que esto “no tiene sentido”.

“Estos muchachos estaban acostumbrados a estar en la calle chatarreando, buscándose la vida, porque vienen de familia de chatarreros. Sabiendo lo que es la chatarrería y habiendo tantos cajeros, no encaja que se resguardaran en un contenedor. Sí que es probable que lo hayan tirado al contenedor. Y puede ser que se haya asfixiado, pero hay muchas formas de morir asfixiado. A lo mejor alguien los asfixió con una bolsa de plástico. Hay muchas posibilidades y no hace falta ser médico para imaginarlas”, apuntan las fuentes consultadas por este diario.

Las familias de los menores y toda la comunidad gitana siguen volcadas en encontrar justicia y que se aclaren las causas de las muertes de los menores y, si los hubiera, se encontrase a los culpables. Mientras tanto, todo lo que piden es mayor rapidez en los procesos hasta dar con las tan ansiadas respuestas.

COMPARTIR: