15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El lunes Sanidad y Comunidades Autónomas se reunen para buscar alternativas y soluciones al creciente consumo de vapeadores

La presión sobre el cigarro electrónico aumenta: Sanidad y comunidades buscan frenar su rápido avance

Sanidad ha lanzado una campaña contra el tabaco en todas sus presentaciones
Sanidad ha lanzado una campaña contra el tabaco en todas sus presentaciones
La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, se reúne con las comunidades autónomas este lunes, 14 de octubre, a las 10.30 horas, para informar sobre la alerta de los cigarrillos electrónicos y el posicionamiento de la Comisión de Salud Pública, así como de nuevos reales decretos.

La ministra en funciones María Luis Carcedo se muestra decidida a atajar el avance progresivo del cigarrillo electrónico en la sociedad.  El Ministerio ya ha lanzado una campaña -#elTabacoAtayMata- para alertar sobre los riesgo que conlleva su utilización pero parece no ser suficiente y se hacen necesarias otras acciones e iniciativas que empezarán a ser discutidas y planteadas este lunes con las comunidades autónomas.  

El vaper se utilizó incialmente para minimizar el consumo de cigarrillo.

Los cigarros electrónicos llegaron en forma de pipas o cigarros, ya que estaban destinados principalmente a reducir el consumo de tabaco. Por su riesgo, supuestamente menor para la salud que el cigarrillo, se han utilizado como mecanismos de reemplazo de la nicotina. No obstante, este tipo de dispositivos también contienen esa sustancia, pudiendo ser convertirse en  adictivos.

Desde su llegada a España, el uso ha sido bastante exitoso. La revista científica Gaceta Sanitaria  publicó un estudio en el que identificó un rápido aumento del consumo de este tipo de productos en jóvenes, así como un alto consumo dual entre los “vapeadores” y los cigarrillos comunes.

Según la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV), en 2018 había un total de 562.500 consumidores de vapeadores en España. Ese mismo año se facturaraon cerca de 88 millones de euros en productos relacionados con el cigarrillo electrónico. Esto implicaría que desde 2014, año en que se aprobó la directiva europea que regula los cigarros electrónicos, el sector ha mantenido un crecimiento sostenido de 25% anual en España.

El vapeo se ha extendido por toda España, especialmente en jóvenes.

Arturo Ribes, presidente de la asociación, ha asegurado que "este año 2019 también se está produciendo un crecimiento sostenido en el número de usuarios”.

Aunque las cifras ofrecidas por las empresas del sector prueban cómo es posible limitar el consumo de nicotina y sustituir el tabaco común a través de estos dispositivos, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), que no es un método para dejar de fumar, ya que “su uso es perjudicial para la salud” y es una puerta para “la adicción al tabaco”.

La última encuesta sobre drogas en estudiantes (Estudes), muestra ya que el 21% de los adolescentes de 14 a 18 años ha probado los cigarrillos electrónicos. Y lo más grave, incluso entre quienes no lo han probado, más de la mitad (63%) dice no ver riesgo alguno para la salud en el vapeo, lo que da idea de la errónea percepción que está calando en la sociedad.

Polémicas campañas del Ministerio

Sin embargo, la  Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) cree que la campaña lanzada por el Ministerio de Sanidad con el lema #elTabacoAtayMata “genera confusión y alarmismo” por equipar el vapeo con fumar.

Campaña del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social contra el tabaco y el vapeo.

La patronal del vapeo se refiere a la campaña lanzada por el Gobierno y anunciada recientemente por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones. María Luisa Carcedo, ha asegurado que  la campaña institucional contra el tabaco intenta combatir un hábito que en España causa más de 52.000 muertes al año y cuyo consumo ha aumentado, sobre todo en las mujeres, hasta duplicarse la mortalidad por cáncer de pulmón en las últimas dos décadas. 

El objetivo de esta iniciativa, que estará enfocada a la población más joven, será eliminar falsos mitos y creencias erróneas y advertir de las consecuencias de consumir estos nuevos formatos.

La patronal del vapeo no ha tardado en contestar a esta iniciativa ministerial señalando que  “apoya el esfuerzo del Ministerio de Sanidad por alejar a los menores del vapeo” pero que la campaña “confunde a la sociedad en cuanto a los efectos en la salud al equiparar el vapeo con fumar”, y “contribuye a la desinformación”.

Las grandes tabaqueras libran una lucha cada vez más encarnizada en el mercado mundial por posicionarse en un segmento hoy pequeño pero pujante, el de los “productos de nueva generación” alternativos al cigarrillo.

Vapeadores y dispositivos electrónicos que calientan pero no queman el tabaco son los protagonistas de este combate protagonizado por los cuatro grandes de esta industria: Philip Morris, BAT, JTI e Imperial Tobacco (dueña de la española Altadis).

Contra esta última se dirigía la denuncia que presentó Nofumadores.org el 26 de agosto contra la publicidad en marquesinas del vapeador blu que, según esta organización, comete “una infracción muy grave de la Ley del Tabaco, al realizar una publicidad indirecta del acto de fumar”.

COMPARTIR: