22 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ministerio de Sanidad ya ha catalogado 73 que carecen de evidencias científicas

El Gobierno pone límite a las llamadas pseuodterapias que inundan el mercado y ponen en riesgo la salud personal

Josep Pàmies con su compuesto MMS que vende como cura para el autismo
Josep Pàmies con su compuesto MMS que vende como cura para el autismo
Hoy día encontramos infinitas terapias a nuestro alrededor. Supuestas soluciones para cada problema que, en algunos casos, han llegado a provocar la muerte de algunos pacientes que, afectados por una grave enfermedad, han abandonado sus tratamientos médicos y farmacológicos susutituyéndolos por remedios caseros o sin efecto reales confiados en que mejorarían.

Son casos extremos,  y afortunadamente no son muchos. Pero en los últimos años, el colectivo médico ha desplegado una intensa actividad en contra de las terapias naturales y alternativas , muy extendidas en todo el mundo. Los médicos advierten del riesgo de tratarse una enfermedad, mucho más si es grave, fuera del ámbito clínico. Ese trabajo intenso y presión ha llevado esta semana al Gobierno de Pedro Sánchez a poner   límite a numerosas terapias que ahora califica de pseudoterapias.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo y el ministro de Educación y Universidades, Pedro Duque

Los ministerios de Sanidad y Ciencia han creado la web www.coNprueba.es, donde se puede encontrar información veraz y accesible sobre pseudoterapias y pseudociencias. También, como parte del Plan contra las Pseudociencias lanzado por ambos ministros, se ha presentado un paquete de acciones de cultura científica y promoción del pensamiento crítico. Una web, todavía bastante escasa de contenidos y que, por ahora, aporta, eso sí, ese  listado de las primeras 73 pseudoterapias  con sus respectivos análisis y estudios. Entre estas está, por ejemplo, la digitopuntura, la hidroterapia del colon, la hipnosis ericksoniana o la terapia bioenergética.

 Puntos de las manos que la digitopuntura relaciona con el resto del cuerpo 

Sin embargo,  según confirmó la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, hasta que no se apruebe un Real Decreto que modifique la normativa relativa a la publicidad sanitaria y a los centros sanitarios, los lugares en los que se lleven a cabo estas terapias seguirán mostrándose como  'centros sanitarios'.  Mientras, seguirán estudiando otras 66 terapias que miran con lupa y entre las que hay algunas tan conocidas como la acupuntura, la aromaterapia, la difundida homeopatía,  la reflexología, el reiki  e incluso disciplinas milenarias como el tai chi.

En la homeopatía confían muchos pacientes con afecciones de diverso tipo

Técnicas o prácticas que incluso, numerosos médicos aconsejan.  Y es ahí donde los pacientes se sienten desorientados en ocasiones. Pero la advertencia de Sanidad y de los diversos colegios médicos es siempre clara: no dejar nunca el tratamiento médico o farmacológico por otro alternativo sin evidencias ni rigor científicos. Lo que sí han comprobado muchos enfermos es que, tratándose de manera paralela con sus medicamentos y con terapias alternativas, su calidad de vida puede mejorar. Siempre manteniendo y respetando su tratamiento y seguimiento médicos.  

El riesgo de abandonar el tratamiento médico

El riesgo es seguro de otro modo. Es lo que le ocurrió, por ejemplo, a Steve Jobs, el creador del Iphone, fallecido en octubre del 2011.  Siete años antes, en 2004, el magnate de Apple, había anunciado que tenía un cáncer de páncreas. Se trataba de una forma de tumor rara que podría solucionarse mediante la extirpación quirúrgica. Pero Jobs decidió desde el principio tratar su cáncer con terapias alternativas como la acupuntura y las dietas de zumos detox. En 2009, Jobs empeoró y se sometió a un trasplante de hígado. Pero el tumor ya se había extendido a otros órganos y no se pudo hacer nada más.

Lucrativos negocios a costa de la salud y confianza de los pacientes

Como él ha habido otros, todos víctimas de gente sin escrúpulos que lejos de orientar o aconsejar ante la gravedad del problema, siguen su camino y su lucrativo negocio.

Ahora el cerco se cierra en torno a uno de los más conocidos, Josep Pàmies, el agricultor de Balaguer (Noguera) bautizado como el embaucador de la lejía por atribuir propiedades curativas a una mezcla de clorito de sodio y agua (conocida como MMS), pero lleva vendiendo “su milagro” durante años por toda España.  A Pàmies diferentes administraciones le han impuesto en los últimos meses multas por un valor total superior a los 700.000 euros mientras que  la Fiscalía ha anunciado la apertura de diligencias de investigación para determinar si sus charlas animando al consumo de esos “productos milagro” podrían constituir efectivamente un delito.

Josep Pàmies, vende su "lejía" como cura para el autismo 

Pàmies, es director comercial de Pàmies Horticoles S.L., una empresa creada en Lleida en 1999 que tiene una veintena de empleados. Dedicada al “cultivo de hortalizas, raíces y tubérculos”, la sociedad ingresó en 2017 más de dos millones de euros y logró unos beneficios de 136.591 euros. Todo un negocio que parece sobrevivir a pesar de que  cientos de familias afectadas  han denunciado al agricultor que prometía curar el autismo con su MMS. Ahora, Pàmies se dispone a llevar a Latinoamérica sus productos y sus discursos.  

Como Pàmies hay otros que generan controversia, dudas y críticas. Enric Corbera, líder de  un abultado negocio crecido al calor de la bioneuroemoción que él mismo creó, una disciplina sin soporte científico que trata las patologías a través del bienestar emocional. Corbera, al contrario que otros, aconseja no dejar nunca el tratamiento médico ante una enfermedad.

Alberto Martí Bosch abandonó su puesto oficial de oncólogo pediátrico para dedicarse a abordar el cáncer “de forma holística” a través de la sociedad que creó Adivida Medical Center que tiene sucursal incluso en Argentina.  Otro lucrativo negocio como, quizá, los de Javier Herráez, Enric Cerqueda, Teresa Forcades, Suzanne Powell o Manel Ballester,  algunos otros nombres de la pseudociencia que prometen curas milagrosas naturales para enfermedades como el cáncer o el autismo.

COMPARTIR: