18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"El Gran Atasco", como lo denominan los medios de comunicación, afecta gravemente a la economía desde el parón producido por la pandemia

La crisis mundial de suministros hace caer a todas las industrias: Alimentos, tecnologías y hasta discos de vinilo

La escasez de materias primas, los retrasos en los transportes y el aumento de la demanda seguida de precios más altos, han provocado un colapso mundial de suministros en industrias como la de la alimentación, la textil y la de combustibles fósiles, llegando a afectar a productos tan concretos como los discos de vinilo. España ve acrecentado este problema debido al fallo en el suministro de gas natural por el cierre del gaseoducto del Magreb.

El parón provocado por la pandemia en las cadenas de suministro afecta cada vez a más productos e industrias en todo el mundo, incluyendo a las españolas. El ya conocido mediáticamente como El Gran Atasco alteró en un primer momento los bienes intermedios de la industria de China, a estos le siguieron los proveedores asiáticos de microchips, el textil procedente de Vietnam, la gasolina en Reino Unido y los alimentos de forma general. La distribución en pequeños comercios está comenzando a tener los mismos problemas que las grandes fábricas con sus pedidos y mientras la demanda crece, la escasez de determinados productos se acentúa. 

Ignacio González, presidente de AECOC (Asociación de Fabricantes y Distribuidores) –que abarca toda la cadena de valor del gran consumo en España– ha explicado frente a los medios que "los costes de la energía, el encarecimiento de las materias primas, la falta de chips, envases y contenedores" están impactando en los precios. También ha asegurado que "aunque es improbable que haya problemas de abastecimiento, sí es cierto que es una amenaza que está ahí".

Las compañías de consumo e instituciones gubernamentales están comenzando a lidiar con las presiones inflacionistas y con los problemas en los suministros. Mientras las grandes compañías mueven centros de producción para evitar el colapso de la red de suministros, las más pequeñas hacen acopio de stock. Inevitablemente, todo esto ha llevado a una subida de precios para el consumidor final.

El Ministerio de Defensa de Austria ya ha advertido a sus compatriotas de un posible apagón eléctrico generalizado en Europa. Esta llamada de alerta, fundamentada sobre la falta de suministros global, ha originado que muchos ciudadanos hayan empezado a hacer acopio de productos de primera necesidad en prevención de un desabastecimiento total.

Según valoran los expertos, aunque no tuviese lugar un evento como el presagiado por el Gobierno austriaco, sí que cabría la posibilidad de que por “efecto rebaño” se vacíen las estanterías de los comercios. Para lidiar con esta situación, las empresas y supermercados tendrían que reponer todo el stock, lo que contribuiría a provocar un colapso logístico total.

Varios empleados reponen productos en un supermercado.

Un ejemplo de producto que sufre esta crisis de abastecimiento –su primera desde su resurgimiento– es el disco de vinilo. Como muchos otros, su oferta se detuvo a causa de la escasa producción, sin embargo, la demanda no dejó de crecer haciendo del vinilo un producto de alto valor y difícil de localizar en estos momentos.

El alza de precios del vinilo era previsible ya que el petróleo es su principal materia prima. Según la revista especializada Mix Mag, "la abrumadora demanda en las plantas de prensado, el aumento de los costes de envío, la preocupante falta de materiales y el renovado interés de las discográficas multinacionales han llevado a un proceso de fabricación que ya estaba en declive hasta un punto de ruptura".

El confinamiento global de 2020 –que creó una fuerte dependencia de las compras online– y el consiguiente aumento en la demanda de materias primas han provocado la escasez de productos en industrias de alimentos, de dispositivos tecnológicos y de textiles, invadiendo, incluso, sectores como el de los vinilos –a pesar de no estar relacionado directamente con los productos escasos–.

En España, otros artículos que requieren del uso del vidrio están sufriendo la falta de stock. La crisis de suministros también ha alcanzado a este material, afectando a las empresas de bebidas alcohólicas, un sector muy potente en nuestro país por la enorme producción de vinos.

Para la economía española, esta realidad se puede ver agravada por el fallo en el suministro de gas natural causado por el conflicto entre Argelia y Marruecos, que ha ocasionado el cierre del gaseoducto del Magreb. A su vez, esto ha provocado un aumento generalizado en el precio de la energía, considerada la base sobre la que se sustenta todo el tejido productivo.

COMPARTIR: