27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las recomendaciones de la OMS en cuestiones de limpieza deben seguirse al pie de la letra

Consejos de higiene para quienes usan lentes de contacto. ¡Cuidado con la COVID!

Ponerse una lentilla es fácil.
Ponerse una lentilla es fácil.
A pesar del Covid-19 no hay que tener miedo a usar nuestras lentes de contacto como hemos venido haciendo durante los últimos años. Eso sí, hay que adoptar algunas medidas de higienes básicas y seguirlas con una rutina diaria para evitar cualquier tipo de infección.

Actualmente, tal y como indica la Sociedad Española de Oftalmología, no existe una evidencia científica clara de que usar lentes de contacto o lentillas incremente el riesgo de contagiarse con el coronavirus Covid-19. Sin embargo, si aportan una serie de consejos prácticos para una correcta higiene de nuestras lentillas.

Todavía queda mucho por conocer sobre el Covid-19, pero el virus anterior, el SRS-COV2, sí se transmitía a través de la lágrima y la conjuntiva, por este motivo, con la aparición de este nuevo virus se propone mantener las mismas medidas de prevención, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La primera, ante el menor síntoma de Covid usar gafas y prescindir de las lentillas hasta que se pueda descartar la infección por coronavirus. En caso de usar lentes de contacto viene bien recordar algunas medidas de higiene, por básicas que nos parezcan:

- Los usuarios de lentillas siempre han sabido que una correcta manipulación y mantenimiento de las mismas es fundamental para la salud. Pero ahora mucho más y la primera recomendación es el lavado de manos antes y después de ponerlas o quitarlas.

- Si podemos usar lentillas desechables mejor y cuando las tiremos a la basura evitar que entren en contacto con otros elementos del hogar o superficies de casa que pudieran contaminarse.

- Aplicar el líquido limpiador recetado por tu óptico y limpiarlas como se hace habitualmente. No realizar experimentos de otros líquidos limpiadores "anticovid", podrías dañarte los ojos. Como máximo, usar pastillas de peróxido de hidrógeno al 3 por ciento y dejar actuar al líquido durante seis horas.

- Después de la seis horas hay que esperar otra hora más y enjuagar las lentillas con una solución salina estéril.

- Mantén siempre limpio el estuche de las lentillas y cambia el líquido para conservarlas a diario.

- Y lávese las manos constantemente por muy repetitivo que pueda parecerle este gesto.

No hay que tener miedo a usar las lentes de contacto puesto que ofrecen una gran cantidad de ventajas para las personas que necesitan corregir su vista. A diferencia de las gafas, las lentes de contacto no se empañan con el uso de la mascarilla, no se manchan ni se ensucian.

Encima de las lentillas se pueden usar con normalidad gafas de sol o gafas de protección para trabajar, por ejemplo. Las lentillas al contrario de las gafas cubren totalmente el ojo y por tanto, no hay ángulos muertos de visión.

Poner y quitar

Ponerse y quitarse las lentillas al principio puede parecer mucho más difícil de lo que en realidad es. Lo importante es dejar a un lado los nervios de los primeros días, ya que los ojos pueden tardar un tiempo en acostumbrarse. Si aparecieran molestias no hay que forzar los ojos, inténtelo mañana de nuevo.

La manera más cómoda es poner la lente en el dedo índice con la parte inferior cóncava apoyada sobre el dedo. Con el dedo índice de la otra mano suba el párpado superior del ojo y con la mano donde tiene la lentila baje el párpado inferior con el dedo corazón. Luego acerque la lente lentamente al ojo y una vez puesta parpadee un par de veces. Para quitársela debe mirar hacia arriba y bajar el párpado inferior con el dedo corazón de la mano que vaya a usar. Luego utiliza el dedo índice para deslizar suavemente la lente en dirección a la parte inferior del ojo. Apriete la lente suavemente con el pulgar y el dedo índice y sáquela con cuidado del ojo.
COMPARTIR: