23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 'influencer' considera una estafa animar a la población a reducir las emisiones pues "les hacen culpables de algo que no pueden remediar"

Nuevas corrientes negacionistas sobre el cambio climático: El 'youtuber' Dalas asegura que "los gobiernos engañan"

Con más de diez millones de seguidores en YouTube, Dalas Review divulga contenido negacionista del cambio climático reconociendo que el problema existe, pero que "no se puede remediar". Según el youtuber y personajes públicos como el artista José Manuel Soto, "nuestra influencia en el cambio climático es nula" y los gobiernos "engañan" a los ciudadanos animándoles a reducir las emisiones de CO2. Frente a los negacionistas, la celebración de la COP26 en Glasgow plantea soluciones a esta crisis.

Desde hace años, incontables estudios científicos y consecuencias evidentes para todos han demostrado que la Tierra vive un cambio climático causado, en muy buena parte, por la actividad humana. La quema de combustibles fósiles e incluso las prácticas agrícolas y ganaderas provocan la emisión de elevadas cantidades de gases de efecto invernadero.

A pesar de que la realidad eclipsa los discursos negacionistas de la crisis climática, comienza a surgir una nueva versión contra la lucha por la recuperación del planeta. A través de medias verdades y haciendo comentarios fatalistas, abanderados de esta corriente como el youtuber Dalas defienden la imposibilidad de frenar la emisión de gases y el aumento de temperaturas de la Tierra.

"No podemos hacer absolutamente nada contra el cambio climático", repite en varias ocasiones el creador de contenido en su vídeo de YouTube La verdad sobre el cambio climático: Te mintieron en la escuela. Según Dalas –Daniel José Santomé Lemus–, que mantiene en su canal online más de diez millones de suscriptores, "es inevitable solucionar este problema tanto a largo como a corto plazo". El youtuber no niega la existencia del cambio climático pero asegura que los gobiernos, empresas y organizaciones hacen sentir culpables a la población de "algo que no se puede remediar".

Tal y como explica el magnate e ingeniero Bill Gates en su libro Cómo evitar un desastre climático: las soluciones que ya tenemos y los avances que aún necesitamos, "prevenir un desastre climático es uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos hoy en día", sin embargo, asegura que no es una tarea imposible: "Podemos evitar las peores consecuencias del cambio climático trazando un plan conjunto que tenga en cuenta todas las complejidades y las encare".

Además de considerar todas estas ideas como "una forma de engañar a la población", el youtuber Dalas también arremete en sus vídeos contra los veganos por evitar el consumo de carne: "Es cierto que la industria ganadera es responsable de gran parte de los gases emitidos y responsable del cambio climático anualmente, lo cierto es que el cultivo de arroz emite el suficiente metano anualmente que casi se iguala con el de la industria de la aviación".

A partir de datos y cifras veraces como estos, aunque comparados de manera errónea, y con comentarios como "la energía nuclear es la más segura y más limpia de las que tenemos en el planeta" o "los árboles son un banco de CO2 y contaminan más de lo que absorben", el joven llega a grandes audiencias, ganando dinero por publicidad que se inserta en sus publicaciones. En un intento de frenar la expansión de este tipo de fake news, Google y Youtube han anunciado recientemente que prohibirán los anuncios y dejarán de financiar a los medios que contradigan el consenso científico sobre el cambio climático.

Como Dalas, el cantante José Manuel Soto también es conocido por publicar comentarios negacionistas del cambio climático en su cuenta de Twitter, que a su vez recibe respuestas a favor y en contra de su moción. "La experiencia nos demuestra con el volcán de La Palma que la tierra se autocontamina desde el principio de los tiempos mucho más de lo que somos capaces de hacerlo nosotros. Nuestra influencia en el cambio climático es nula, pero han montado un inmenso negocio y no van a parar…", escribía en un tuit el pasado lunes el artista.

Captura de una publicación de José Manuel Soto en su cuenta de Twitter.

Según el informe 'Emisiones netas cero en 2050', elaborado por la Agencia Internacional de Energía, "la participación de los ciudadanos es esencial para la reducción de emisiones". De acuerdo a sus informes, “alrededor del 55% de las reducciones acumuladas” hasta 2050 están vinculadas a opciones del consumidor como “comprar un vehículo eléctrico, modernizar una casa con tecnologías de eficiencia energética o instalar una bomba de calor”. Otro 4% depende de cambios de hábitos como sustituir los viajes en automóvil por caminar, andar en bicicleta o usar el transporte público.

La importancia de la Cumbre del Clima ante el negacionismo

El pasado domingo, dio comienzo la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima COP26 en la ciudad escocesa de Glasgow. Tal y como indicó el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en la apertura del evento global, "si no se actúa con determinación, nos estamos jugando nuestra última oportunidad, literalmente, de cambiar el rumbo de las cosas".

En un mundo sacudido por la pandemia, y cuando estamos a punto de agotar el tiempo para evitar la catástrofe climática –a pesar de las distintas teorías negacionistas–, la Cumbre del Clima 2021 llega para presentar planes ambiciosos, con plazos concretos y con una carga de trabajo inicial para eliminar el carbón y transformar sus economías para alcanzar las llamadas cero emisiones netas.

Aunque el Acuerdo de París ya fijó en 2015 la meta para limitar el calentamiento por debajo de los dos grados centígrados (idealmente 1,5ºC), la reunión de Glasgow es la última oportunidad para hacerlo realidad y lograr que la sociedad tome conciencia sobre un problema real, demostrado y con posible solución, por el momento.

COMPARTIR: