23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La conocida como cepa sudafricana presenta dolencias menos graves en general, pero se transmite mucho más rápido

La variante Ómicron presenta síntomas distintos: Se parece a un catarro y no provoca pérdidas de olfato

La variante de covid-19 conocida como ómicron presenta síntomas distintos. En general, se trata de síntomas leves que podrían llegar a confundirse con los de un catarro común, según apuntan fuentes sanitarias. Pese a que la mayoría de los síntomas son más moderados, invitan a extremar las precauciones, sobre todo, a la población de riesgo, que podría llegar a sufrir efectos preocupantes provocados por esta cepa de coronavirus.

La variante ómicron presenta muchas mutaciones en su información genética con respecto al resto de variantes conocidas. Estas mutaciones se manifiestan en los síntomas que presentan los afectados. Pese a que aún no hay demasiada información al respecto, los primeros datos arrojan muestras que llevan a afirmar que los síntomas producidos por la variante ómicron son notablemente distintos a los del resto de olas.

Esta variante, que se detectó por primera vez en Sudáfrica, presenta síntomas, al parecer, algo más leves que los de las otras cepas. Según aseguran fuentes sanitarias, la mayoría de las personas contagiadas por la variante ómicron presentan síntomas muy similares a los de un catarro o una alergia: tos, mocos y cansancio. La pérdida de olfato, por ejemplo, cada vez es menos frecuente, algo que ya se veía en la variante delta.

Una cepa más moderada

Los sanitarios están siendo testigos de una variante que bien podría ser confundida con un catarro al uso, pues encuentran pacientes con estornudos, el clásico goteo nasal, molestias en la garganta y fiebre más moderada. Apuntan, sobre todo, que la pérdida de olfato y de gusto es ya algo prácticamente anecdótico.

Un hombre se vacuna contra la COVID-19 en Barcelona.

Pese a que todo apunta a que esta variante de la covid-19 es más moderada, invitan a no confiar en que sea menos grave. A pesar de la bajada considerable de los ingresos hospitalarios, hay varios factores a tener en cuenta. El más importante es que en España hay ya más de un 82% de población vacunada con la pauta completa. Sin embargo, aunque en general se están dando menos cuadros graves, si estos se dieran, el peligro es exactamente el mismo que en el resto de las variantes.

Por otra parte, la variante ómicron también se caracteriza por ser una de las más contagiosas que se conocen, así que la transmisión del virus se torna más fácil. Las medidas sociales, entonces, se vuelven menos eficaces para tratar de combatirla.

La población vulnerable, en riesgo

Desde Europa se pide un esfuerzo en la vacunación debido a la preocupación por una nueva sobrecarga de los sistemas sanitarios. Los síntomas, que en general son leves, pueden agravarse, y destacan la fatiga extrema, la taquicardia y la fiebre sobre todo, además de los síntomas de un resfriado común.

Y se invita a extremar la precaución por parte de la población de riesgo ya que la cepa ómicron podría provocarle efectos preocupantes. La tercera dosis de la vacuna ya se está aplicando en varias franjas de edad, y se espera que ayude a fortalecer a la población de cara a un posible repunte de contagios.

COMPARTIR: