29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EN ESPAÑA LA EDAD MÍNIMA PARA PODER ACCEDER A LAS plataformas es de 14 AÑOS DEBIDO A LA LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL

El truco de los menores: Engañan con su edad a las redes sociales para poder utilizarlas libremente

Cada vez hay más menores de la edad permitida que utilizan las redes sociales
Cada vez hay más menores de la edad permitida que utilizan las redes sociales
La cantidad de personas que son capaces de reunir las redes sociales más potentes es cada vez mayor. Y es tal la capacidad que tienen para encandilar a los usuarios que los de edad menor a la permitida intentan saltarse el control aprovechando alguno de los flecos de las barreras virtuales para introducirse en la plataforma. No obstante, los trabajadores de estas redes sociales intentan mejorar poco a poco los filtros para evitar los engaños.

Tras la aparición de Facebook y otras redes sociales, son cada vez más los jóvenes que sin haber cumplido la edad reglamentaria intentan unirse a estas plataformas. Relacionarse o interactuar con personas a través de conversaciones, fotografías o 'me gustas' despierta en los menores la curiosidad por adentrarse en este mundo, incitándolos a sortear la barrera de la edad permitida en redes y en la legislación nacional. 

En España, la edad mínima permitida para tener una cuenta propia en redes sin supervisión y consentimiento de los padres es de 14 años. La Ley Orgánica 15/1999 sobre protección de datos de carácter personal así lo dejaba claro. No obstante, además de la legislación, diferente según los países, las redes sociales también tienen establecida una edad mínima para acceder a sus contenidos.

En el caso de TikTok, Twitter, WhatsApp, Snapchat, Tumblr o Facebook se fija en los 13 años y en algunas, los padres o tutores han de dar su permiso. En las normas de uso de estos servicios se especifica que cualquier cuenta que incumpla con esta regla sobre protección de datos será eliminada por la plataforma.

Pese a esta normativa sobre la edad, mentir al respecto es bastante sencillo y da buenos resultados. Los menores que cuenten con un teléfono móvil y acceso a internet pueden crearse una cuenta en Instagram, Facebook o TikTok, únicamente falseando su edad y su nombre. En su último informe de transparencia, la red social TikTok reconoce que borró más de siete millones de cuentas sospechosas de pertenecer a jóvenes menores de la edad permitida. Sin embargo, las cuentas borradas fueron las de aquellos usuarios que habían reconocido ser menores de 13 años siendo imposible conocer cuáles han sido creadas por otros que no lo han reconocido.

Algunas cuestiones de las redes sociales son peligrosas para los menores

Informes encargados al respecto, han reportado un preocupante porcentaje del 68% de menores de entre 10 y 12 años que utilizan las redes sociales. Esto quiere decir que más de la mitad de los jóvenes que no deberían usar estas plataformas están esquivando estas barreras de edad para adentrarse en un mundo que resulta peligroso para ellos. Estas estadísticas devastadoras han provocado que algunas redes sociales hayan endurecido sus medidas para intentar controlar su uso por parte de niños y adolescentes.

Es el caso de YouTube, que ha pedido a los usuarios sobre los que tiene dudas la aportación de la foto del DNI o la tarjeta de crédito que acredite su mayoría de edad. Instagram también está trabajando en nuevas tecnologías que faciliten la verificación de la edad en el momento de abrirse una cuenta. Otras, han decidido resolver la situación con medidas intermedias, creando redes sociales solo para menores en las que se aumenta la seguridad frente a situaciones de ciberacoso o exposición, haciendo que se sientan protegidos dentro del mundo digital.

Estas políticas, sin embargo, no parece que vayan a acabar de forma definitiva con los engaños. Por eso, muchas redes sociales han tomado medidas para evitar los peligros de las redes. Por ejemplo, Instagram en marzo de este año decidió bloquear el envío de mensajes directos de personas mayores a menores de edad como forma de evitar los delitos sexuales a menores.

Lo que sí parece claro es que las redes sociales comienzan a reconocer que la utilización de sus plataformas por parte de los menores aporta más peligros que beneficios.  

COMPARTIR: