22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista y escritor ha caído víctima de la enfermedad junto a su mujer Carmen, que están en casa, y se unen a la lista de contagiados famosos

Jaime Peñafiel se confesaba a elcierredigital poco antes de dar positivo por coronavirus a sus 87 años

Jaime Peñafiel.
Jaime Peñafiel.
El escritor y periodista Jaime Peñafiel, de 87 años, ha dado positivo por coronavirus al igual que su esposa Carmen Alonso. Ambos se encuentran en la casa que tienen en la Ciudad Universitaria de Madrid y no están hospitalizados. Por su interés reproducimos la última entrevista que concedió a elcierredigital.com. días antes sobre los temas principales que siempre ha analizado este cronista de la actualidad social referente único en los últimos años de España.

El periodista y cronista social, Jaime Peñafiel, gran referente de la prensa en España en su últimas décadas ha confesado este jueves que tanto él como su mujer, Carmen Alonso, sufren la enfermedad de coronavirus. El periodista granadino, de 87 años, ha indicado que se encuentra bien, pero que presenta síntomas y por eso ha decidido recluirse con su esposa Carmen en su residencia de Madrid, en la ciudad universitaria de Madrid.  Por el momento, según confiesa, su caso no requiere hospitalización. "La clínica de La Luz me está controlando y me ha indicado que todos los síntomas son del virus", ha explicado en la revista Pronto.

Peñafiel tiene 87 años y por tanto es paciente de alto riesgo, por su interés reproducimos la última entrevista que concedió a elcierredigital.com hace aproximadamente un mes y medio:

Jaime Peñafiel, recibe a Elcierredigital.com en su casa de la madrileña Ciudad Universitaria. Rodeado de recuerdos de sus viajes y fotografías de las celebridades que ha tratado a lo largo de seis décadas de ejercicio del periodismo, Peñafiel repasa a sus personajes favoritos. Una pléyade de nombres que no han dejado de ser siempre actualidad. Fiel a sus ideas y su estilo provocador, a sus 87 años, una charla con Jaime Peñafiel es la forma más apasionante y divertida de echar la vista a nuestro pasado más reciente.

 ¿Cómo llega don Juan Carlos a los 82 años?

Ni muy bien ni muy mal. Tiene una salud de hierro. Lo ha superado todo. Del triple bypass se ha recuperado muy bien. No está nada mal para 82 años. Ha adelgazado. Me imagino que está sometido a un régimen algo más estricto.

¿Qué papel juega hoy en día en la corte de su hijo?

Ninguno. Felipe impuso un corte violento cuando llegó al trono. No cuentan con él para nada. No creo que su relación sea mala, pero con Letizia no existe. Nunca se han caído bien. Él ya dijo que era una chica muy lista, con toda la carga peyorativa que eso tenía.

Parece que su relación con doña Sofía ha mejorado.

Creo que fue a raíz de lo sucedió en la catedral de Palma. Ahí advirtió la soledad doña Sofía. Ninguneada por su nuera y su nieta y sin ser defendida por su hijo.  A raíz de ahí hay una aproximación. Las crisis se superan. Están estables. No ha habido una reconciliación, pero antes ni se miraban y era mejor que no lo hicieran porque las miradas mataban.

¿Ha tenido reacciones por parte de familiares o protagonistas del libro para echarle en cara lo que cuenta?

No. Mi divisa es que yo valgo más por lo que callo que por lo que cuento. La gente sabe que lo que tengo que callar, lo callo. Yo siempre tengo una línea roja que no traspaso. Ahora, hay cosas que se deben contar siempre. La anécdota es como un titular. Es lo que interesa. Yo soy periodista y procuro dar noticias. De un libro o de un artículo siempre te quedas con el detalle y aquí hay sesenta años de periodismo. Si sorprende lo que cuento imagina lo que callo. Yo tengo un archivo muy extenso con cartas, fotografías, documentos y… jamás verán la luz.

Uno de los protagonistas del libro es Francisco Franco. ¿Cómo es un dictador en persona?

La mitad de mi vida profesional fue durante el franquismo y no reniego de ello. Incluso alguna compañera del periódico [se refiere a Carmen Rigalt, como él, columnista de El Mundo] me lo ha echado en cara y ella escribía en Pueblo que era de los Sindicados Verticales, diciendo que Franco era el abuelo que todos queríamos tener. Yo no. Yo hacía periodismo de evasión, no de opinión e información y, tal vez, eso me libró. Yo iba a sus cacerías por la revista ¡Hola! y era un hombre que casi no hablaba. Imponía. Era el dictador que tenía en un puño a casi cuarenta millones de personas. Yo he conocido muchos dictadores y gente impresentable. Presumo de haber conocido todo tipo de gente. Ahora, tras la exhumación, Franco está más de moda de que nunca y por eso decidí incluir mis anécdotas en sus cacerías. Entre ellas la más famosa cuando Manuel Fraga disparó por error en el culo de Carmen Franco, la hija del dictador, y se lo dejó como un colador.

Jaime Peñafiel muestra imágenes con algunos de los personajes que ha conocido en su trayectoria/ Jaime Peñafiel. 

¿No le sorprendió que Carmen Martínez-Bordiú, otra de las protagonistas del libro, acudiera a la exhumación de su abuelo habiendo sido siempre tan discreta a nivel político?

Carmen es una mujer muy especial. Yo la conozco casi desde que nació. De ella te lo esperas todo y nada. Tuvo mucho valor en dejar a su marido, Alfonso de Borbón-Dampierre, y marcharse a vivir su amor por Jean Marie Rossi a París. Cuando sus hijos hacen la primera comunión ella viene y a la hora de comulgar el Cardenal Primado de Toledo se la negó y cuando acabó la ceremonia todos la dieron la espalda. Ella ha aguantado siempre el tipo. Yo le tengo mucho afecto.

"El Marqués de Villaverde no me vendió las fotos de Franco agonizando. Las hizo con esa intención, pero alguien se le adelantó y me demandó sólo para saber quién fue esa persona".

Volviendo a Franco. Se cumplen 35 años de la publicación de las fotos de su agonía en la publicación que usted dirigía, La Revista. Muchos aseguran que las vendió su yerno, el Marqués de Villaverde. ¿Lo sigue negando?

No fue el Marqués. Él las hizo y eso fue una canallada. Se estaba utilizando la agonía de una persona con fines políticos porque querían aguantar para llegar a la fecha del nombramiento del nuevo presidente de las Cortes con él vivo. El Marqués no me las vendió. Fue un hombre cercano a Franco y prometí que nunca lo desvelaría. Le di mucho dinero. El Marqués las hizo para venderlas, pero alguien se le adelantó y él me denunció. Estuve un año y medio procesado y me pedían cinco años de cárcel. Durante el juicio él me elogió, y aseguró que lo único que quería saber era el nombre del que me las vendió. El presidente del Tribunal se agarró un cabreo monumental y le amenazó con imputarle por presentar una denuncia falsa. Años después Francis Franco, el nieto, me dijo en un plató de televisión que le dijera el nombre. Yo le dije que si me decía quién era y acertaba, yo me callaría y si no, le desmentiría. Dijo que era Fuertes de Villavicencio [Jefe de la Casa Civil de Franco] y no era él. Ni siquiera se lo he dicho a mi mujer Carmen. Me iré con ese secreto a la tumba.

En su libro suma un nuevo nombre a la nómina de amantes de don Juan Carlos I. La actriz Pier Angeli.

Fue la primera. Él era muy jovencito. Yo estaba en Estoril para cubrir los carnavales y Pier Angeli era la musa y me alojaba en el mismo hotel que ella. A la hora de la siesta hacía mucho calor y bajé al bar. De repente, veo en un rincón a Juan Carlos con Pier Angeli, muy acaramelados. Entonces decidí subir corriendo a mi habitación a por una cámara para tomar las fotos. El Príncipe me vio y subió corriendo tras de mí para pedirme que no sacara las fotos y, como me llevaba muy bien con él, decidí no hacerlas. Fue la primera de las ‘amigas entrañables’.

Hablando de ‘amigas entrañables’. Dice que la más peligrosa es Corinna. ¿Por qué?

Primero, es alemana y, sobre todo, no es muy leal. Por lo que sabe podría intentar chantajear al Estado. Por la caída de Botsbuana todo el mundo supo quién era. No era la mejor época para ese escándalo. Y, por si fuera poco, el Jefe de la Casa del Rey lo humilló obligándolo a decir aquello de ‘lo siento mucho. No lo volveré a hacer’. Como un niño pillado en falta. Fue una cabronada.

Jaime Peñafiel durante la charla/ Bernardo Paz. 

Vistos lo visto, el producto nacional le ha salido mejor. ¿No cree?

Todas han sido muy leales. Marta Gayá jamás ha hablado. Bárbara Rey tampoco. Ha jugado un poco, pero nunca ha sido peligrosa.

Hablando de peligros. Otros de los citados en el libro, su amigo Joaquín Sabina dice que le gusta Letizia porque traerá la III República. Usted asegura que lo que guarda Villarejo de ella puede ser una bomba.

Villarejo es un miserable. Un coleccionista de secretos. Es un tema muy delicado y desagradable.

Dígame algo bueno de Letizia.

Yo parece que soy un especialista en Letizia, puede ser que porque soy crítico. Tengo que decir que no ha engañado a nadie. Desde el famoso ‘déjame terminar’ en la petición de mano ha sido coherente con su forma de ser. Tiene su carácter y sigue teniéndolo. Ella tiene una empatía que no tiene Felipe, educado en una oligarquía femenina y que es muy tímido y triste. Lo demostró el día de las Fuerzas Armadas con el paracaidista que se estrelló contra la farola. Letizia se acercó a él y Felipe pasó de largo. Cuando vio la reacción humana de su mujer, él se paró. Eso sí, a veces, Letizia se pasa y no recuerda que ella es sólo la consorte.

"Yo le regalé el primer bonsái a Felipe González. Fue un hombre de Estado y después de él no ha habido otro mejor"

 

¿No cree que el carácter de Letizia es más idóneo que el Doña Sofía para la España actual?

Por supuesto. Doña Sofía ha sido una gran profesional como dijo el Rey. Sabe cómo tiene que comportase. Ha tenido una línea fantástica, pero el pueblo de hoy no entendería que Letizia aguantase las cosas como lo hizo doña Sofía. Letizia supo hacer valer su posición. De no haber entrado como lo hizo, dos personalidades como Elena y Cristina la habrían devorado. Cuñada viene de cuña y eso es siempre complicado y las familias reales siempre son clasistas.

¿Reinará la Princesa Leonor?

Rotundamente no. Tal y como están las cosas, el futuro no está garantizado.

Me han sorprendido sus palabras positivas sobre Eva Sannun en el libro.

Entono el Mea culpa. Se la acusaba de extranjera y se olvidaban de que las últimas tres reinas lo habían sido. Luego porque era modelo. Yo escribí un artículo muy desgraciado en el que dije que una Reina no debía tener tetas. Felipe estuvo a punto de casarse y no lo hizo por culpa del 11-S. Le avisó a Aznar de que iba a anunciar su compromiso y éste alertó al Rey. Después del atentado se retrasó todo el asunto. El mundo no estaba para frivolidades Don Juan Carlos le pidió a Fernando Almansa [Jefe de la Casa del Rey] que pusiera fin al noviazgo. Las palabras de Felipe para anunciar el noviazgo fueron tan laudatorias que sorprendieron. Lo que no sabremos nunca es lo que se pagó. Siempre ha sido muy discreta.

'Anécdotas de oro', el nuevo libro de Jaime Peñafiel. 

¿Por qué cree que Felipe González decidió conceder su primera entrevista en La Moncloa a ¡Hola!?

Me la dio a mí. Igual que lo hizo Suárez. Éramos muy amigos Felipe, Carmen Romero y yo. De hecho, el primer bonsái se lo regalé yo. Venía de China y a mi vuelta me reuní con ellos en Moncloa y les hablé del bonsái. Yo había traído dos y él estaba tan interesado que le regalé uno y ese fue el origen de su colección. Él mío se murió y él hizo una colección fantástica.

En una ocasión declaró que llegó a tener carnet del PSOE:

Sí, yo fui de los primeros. Fui muy amigo de Tierno Galván y de todos los socialistas. Yo llevé a Julio Iglesias a Moncloa por primera vez, aunque a él no conseguimos cambiarlo de ideología (risas). Yo creo que Felipe González fue un hombre de Estado. Después de él no ha habido otro mejor.

¿Cómo ve alguien que ha vivido la dictadura y la Transición el auge de la extrema derecha?

Yo respeto la ideología de todo el mundo. Por algo será. Los ciudadanos no se equivocan, aunque no tengo mucha confianza en nuestra sociedad. Basculamos de un extremo a otro.

"Cayetano Martínez de Irujo me llamó poniéndome  verde porque decía que estaba animando a su madre a casarse. Las voces se oían hasta en la portería"

 

De Isabel Preysler cuenta que una voz anónima, pero de una mujer famosa le avisó de que, al final de su matrimonio con Julio Iglesias, se estaba viendo a escondidas con el Marqués de Griñón.  

Conocí la voz. Cuando Isabel con Carmen [Martínez-Bordiú], vinieron al despacho su obsesión era identificar la voz. Nunca se aclararon. Le regalé la cinta y nunca se lo conté a Julio. Al día siguiente llegaba desde Argentina. Ella se anticipó y le pidió el divorcio. A la mañana siguiente me dieron un comunicado muy mal redactado para dar la noticia de la separación.

Jaime Peñafiel posa en su casa/ Bernardo Paz. 

Hubo dos mujeres, que también aparecen en el libro, Isabel Sartorius y Marta Chávarri, que estuvieron a punto de ocupar tantas portadas como Isabel y al final han vivido cierto ostracismo.

A Isabel le tengo mucho afecto. El primero bolso de esa línea que la arruinó, me lo regaló a mí. Felipe no habría sido más feliz con ella. Es muy inestable. Fue su primer amor, pero la Reina intervino para que esa historia acabara. Sigo manteniendo el contacto con ella. Una vez la critiqué cuando era subdirector de El independiente. Se presentó en mi despacho su padre [Vicente Sartorius] que mide dos metros y quería agredirme. Luego me llamó Isabel pidiéndome perdón y, desde entonces, tenemos mucho afecto. Su vida fue un caos. A Marta le di trabajo en La Revista y me demostró que era un florero. Bello, pero florero.

¿Por qué a los hijos de Cayetana les molesta que se defienda la figura de Jesús Aguirre?

Hace poco estando yo en la sala VIP del AVE vino hacia mí Eugenia hecha un basilisco. Le pedí que no me alzara la voz. Ella me acusaba de meterme con su padre. Era mentira. Lo que pasa es que Jesús era amigo mío y puso orden en esa familia. Es verdad que era muy complicado, pero fue un gran intelectual. A veces, tenía un humor muy corrosivo. En esta mi mesa donde estamos estuvieron en una ocasión juntos Aguirre, Cela y Antonio Gala. Imagínate. Ya había tenido un encontronazo. Cuando, Cayetana se quiso casar con Alfonso Díez me llamó para que la llevara a Londres para casarse. Cayetano me llamó poniéndome  verde porque decía que estaba animando a su madre a casarse. Yo sólo la escuché con respeto. Las voces se oían hasta en la portería de mi edificio. 

COMPARTIR: