23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Leire sufría síntomas correspondientes a una grave enfermedad, pero los doctores del Hospital La Paz la mandaron a casa tras dar negativo en Covid

Una presunta negligencia médica en el diagnóstico de una meningitis acaba con la vida de una niña de cinco años

Médico triste en un hospital
Médico triste en un hospital
Los padres de Leire acudieron al Hospital Universitario La Paz debido a que la pequeña, de cinco años, sufría síntomas como dolor de cabeza, fiebre alta y unas manchas alrededor de su cuerpo. Tras cinco horas en el hospital y después de dar negativo en una prueba de Covid, los médicos decidieron mandarla a casa sin realizar una auscultación que descubriera la enfermedad que padecía. Tan solo un día más tarde, Leire fue ingresada de urgencia en otro hospital, lugar en el que perdió la vida.

La pandemia provocada por el Coronavirus ha permitido concienciar a los ciudadanos acerca de la gran importancia que tiene la labor de los médicos y de todo el personal sanitario en la sociedad. Pese al gran trabajo y esfuerzo por ayudar a los pacientes por parte de la mayoría de los profesionales del sector, existen ciertas ocasiones en las que se producen negligencias que afectan directamente a la vida de los pacientes y que suponen un auténtico drama para sus familiares, que se preguntan impotentes por qué ha sucedido algo así.

Este ha sido el caso de Leire, una niña de tan solo cinco años que falleció debido a lo que sus familiares consideran como "una clara negligencia médica". Los síntomas que presentaba Leire indicaban que podía estar sufriendo meningitis, una enfermedad potencialmente mortal. No obstante, según cuenta su familia, los médicos decidieron que podía marcharse a su casa, un fatídico error que deja una familia destrozada y un sinfín de interrogantes.

Síntomas de la meningitis en niños (Guiainfantil.com)

El comienzo de esta triste historia tuvo lugar el pasado lunes, cuando los padres de la pequeña decidieron llevarla al Hospital Universitario La Paz debido a la alta fiebre, el fuerte dolor de cabeza, la rigidez en el cuello que sufría y a unas extrañas manchas de color rojizo que tenía en su cuerpo, síntomas que suponen una clara señal de que algo no marcha bien en el organismo de un paciente y que coinciden con los de la meningitis.

Leire estuvo en el hospital en torno a cinco horas, tiempo en el que los médicos responsables, tal y como cuenta la familia, "solo consideraron oportuno realizar una prueba para averiguar si tenía Coronavirus". Debido a que esta prueba dio resultado negativo, la mandaron de vuelta a casa  "sin ni siquiera realizar una auscultación" para tratar de identificar el problema que causaba los síntomas que padecía la pequeña. Según Sira, tía de la niña, los médicos solamente le recetaron Paracetamol y Dalsy para tratar de que la fiebre bajara.

Tan solo un día después de su visita al hospital, el estado de salud de Leire empeoró notablemente, por lo que sus padres decidieron acudir junto a ella a un centro de salud. Tras observar los síntomas y el estado en el que se encontraba la niña, se tomó la decisión de que era necesario su ingreso inmediato en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, lugar en que se comunicó a sus familiares que era imposible tratar el caso y en el que Leire falleció el miércoles por la mañana, tan solo unas horas después de su ingreso.

Publicación en redes sociales de la familia de Leire.

Los familiares y amigos de Leire no comprenden aún cómo es posible que, teniendo en cuenta el grave estado de salud que tenía la pequeña en su primera visita al Hospital La Paz, los médicos no descubrieran lo que le sucedía y dejaran que se marchara a casa ese mismo día. "Si tan solo le hubieran quitado la camiseta para realizar una auscultación, se habrían dado cuenta de las manchas que tenía en su cuerpo y habrían descubierto que Leire sufría meningitis".

Las más de 24 horas que pasaron entre la primera visita y el ingreso de la niña en hospital pudieron ser claves para salvar su vida, por ello, su familia ha anunciado que va a emprender acciones legales contra el Hospital Universitario La Paz por esta supuesta negligencia. Unido a esto, han decidido difundir su historia en redes sociales para evitar que le suceda a más gente, ya que afirman que “como parece que ahora todo en esta vida ahora es del Covid, no se dignan ni en mirar a nuestros niños”.

Según Sira, los padres de Leire se encuentran actualmente atendidos por especialistas en psiquiatría debido al golpe tan duro que les ha supuesto. Una situación de la que toda la familia tratará de "salir poco a poco" y de la que esperan que se haga justicia con los responsables.

COMPARTIR: