21 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este medicamento, usado contra la artritis y el lupus, ya ha desaparecido de todas las farmacias porque Sanidad ha comenzado a hacer acopio del stock

La hidroxicloroquina, la historia del fármaco que nos puede salvar del coronavirus

Un antiguo medicamento puede tener la clave en la lucha contra el coronavirus.
Un antiguo medicamento puede tener la clave en la lucha contra el coronavirus.
La doctora Patricia Alcaraz relata en este artículo los beneficios ya testados de la hidroxicloroquina en su lucha contra el coronavirus, un fármaco inventado para luchar contra la artritis reumatoide aguda y el lupus pero que ahora puede servir, según las ultimas investigaciones, para acabar con la pandemia.

No hay que lanzar las campanas al vuelo, pero la hidroxicloroquina se ha demostrado eficaz en varios tratamientos de coronavirus similares desde 1998. De momento el ministerio de Sanidad ya ha autorizado su uso en los hospitales que luchan contra la pandemia y ha comenzado a hacer acopio de todo el stock. Haciendo un repaso histórico sobre este producto descubrimos que: 

Ya en el año 1998 un estudio de Karres, Kremer, Dietl, Steckholzer, Jochum, y Ertel postulaba que la cloroquina inhibe la liberación de citocinas proinflamatorias en la sangre humana. 

Tras la epidemia de Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS) la Universidad de Lovaina (Ku Leuven University) estuvo investigando sobre los beneficios de la cloroquina sobre la infección de aquel coronavirus, pero ya no quedaban pacientes para probarla. Los estudios fueron publicados en 2004 por los profesores Keyaerts, Vijgen, Maes, , Neyts, y Van Ranst, y demostraron la inhibición in vitro del SARS-CoV por la cloroquina, indicando el fármaco tanto para la prevención como el tratamiento del coronavirus del SARS.

La Hidroxicloroquina trae esperanzas.

En 2005 los profesores Vincent, Bergeron, Benjannet, Erickson, Rollin, Ksiazek, Seidah y Nichol, publicaron un estudio demostrando que la cloroquina es un potente inhibidor de la infección y propagación del coronavirus por SARS.

En 2008 los profesores Kono M., Tatsumi K., Imai AM., Saito K., Kuriyama T. y Shirasawa H. demostraron la inhibición de la infección por coronavirus humano 229E en células epiteliales pulmonares humanas con cloroquina. En el año 2009 los profesores de la universidad de Lovaina citados anteriormente demostraron la actividad antiviral de la cloroquina contra la infección por coronavirus humano OC43 en ratones recién nacidos, mostrando que la supervivencia era directamente proporcional al aumento de dosis de cloroquina utilizada.

En 2017 Al Bari publicó cómo dirigirse a la acidificación endosómica por análogos de cloroquina como una estrategia prometedora para el tratamiento de enfermedades virales emergentes.

El coronavirus.

En febrero del 2020 los profesores chinos Wang, Cao, Zhang, Yang, Liu, Xu, Shi, Hu, Zhong y Xiao publicaron cómo el Remdesivir y la cloroquina inhiben eficazmente el nuevo coronavirus recién surgido (2019-nCoV) in vitro. También en febrero del 2020 los profesores Gao, Tian y Yang ya demostraron que el fosfato de cloroquina ha demostrado una eficacia aparente en el tratamiento de la neumonía asociada a COVID-19 en estudios clínicos. Justo después, en el mismo mes, el Grupo de colaboración multicéntrico del Departamento de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Guangdong y la Comisión de Salud de la Provincia de Guangdong para la cloroquina en el tratamiento de la nueva neumonía por coronavirus recomienda la tableta de fosfato de cloroquina.

A primeros de marzo de 2020 los profesores chinos Yao , Ye, Zhang , Cui, Huang , Niu , Liu, Zhao, Dong , Song, Zhan, Lu , Li, Tan y Liu han publicado un trabajo sobre la actividad antiviral in vitro y proyección del diseño de dosificación optimizado de hidroxicloroquina para el tratamiento del síndrome respiratorio agudo severo Coronavirus 2 (SARS-CoV-2), demostrando que la hidroxicloroquina es más potente que la cloroquina para inhibir el SARS-CoV-2 in vitro.

También en marzo de 2020 Devaux, Rolain, Colson y Raoult han publicado un estudio sobre los posibles mecanismos de interferencia de cloroquina con el ciclo de replicación de SARS-CoV-2.

Ahora tienen la palabra los ensayos clínicos.

Por su actividad antiviral de amplio espectro ya que bloquea la infección del virus al aumentar el PH endosómico requerido para la fusión entre el virus y la célula, así como al interferir con la glucosilación de los receptores celulares del SARS-CoV. Se ha demostrado que la cloroquina/hidroxicloroquina funcionaba tanto en la entrada como en las etapas posteriores a la entrada de la infección.

Estudiado para combatir este virus

Es decir, es un fármaco estudiado a efectos de combatir virus de estas familias desde 1998, y en concreto para combatir este Coronavirus ( SARS Cov 2) desde Febrero de 2020, ya que se ha demostrado que bloquea la entrada viral en la célula y modula la respuesta inmune.

Es ideal para casos leves-moderados, ya que no reducirá significativamente la replicación del virus, y por ello se obtendría un resultado más seguro, especialmente en pacientes graves o muy graves, si se complementa con Lopinar/Ritonavir que sí interfieren en la reproducción celular del SARS Cov 2 o del Remdesivir que inhibe la síntesis del código ARN. Incluso se utiliza el Tocilizumab en caso de tormenta de citoquinas grave como potente antinflamatorio.

Recientemente también se ha sabido que es importante la asociación de la hidroxicloroquina con azitromicina, ya que como en todo proceso vírico, aparecen complicaciones bacterianas, siendo la azitromicina un macrolido que además de reducir las complicaciones bacterianas, potencia a su vez la acción de la hidroxicloroquina.

Percentage of patients with PCR-positive nasopharyngeal samples from inclusion to day6 post-inclusion in COVID-19 patients treated with hydroxychloroquine only, in COVID-19 patients treated with hydroxychloroquine and azithomycin combination, and in COVID-19 control patients.

Por lo que desde hace tiempo resulta de gran interés este fármaco, sobre todo en casos leves-moderados e incluso se están haciendo estudios y ensayos para administrarlos también con carácter preventivo en personas que han estado en contacto con positivos al coronavirus.

 

COMPARTIR: