07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Indican que estos agentes de la Guardia Civil “están siendo utilizados para tareas de inspección en las comunidades, abandonando su cometido”

Sindicatos denuncian la mala gestión del Gobierno con el Seprona en pleno apogeo de incendios

Dos agentes de Seprona en moto.
Dos agentes de Seprona en moto.
Este verano han sido muchos y muy violentos los incendios que se están produciendo en las zonas naturales de España. Algunos sindicatos y asociaciones como JUCIL se han quejado en Twitter de la "nefasta gestión que ha habido en el Gobierno con las tareas repartidas a los agentes de Seprona", tras haber sido enviados a realizar trabajos que no les corresponden.

Desde hace varios años los agentes de Seprona son los encargados de mantener la seguridad de los animales, el tráfico de especies, explotaciones agrarias o espacios naturales en España. De hecho, su labor ha sido reconocida en toda Europa como una de las más efectivas pero, en los últimos días, han surgido algunas polémicas al respecto.

Otra de sus funciones es la de vigilar en la prevención de incendios forestales. Sin embargo, según denuncian algunas asociaciones, los agentes han sido desplazados a otros sitios para cumplir con labores que no les corresponden.

Ernesto Vilariño, secretario general de la organización profesional JUCIL, Justicia para la Guardia Civil, ha dicho: “No entendemos la actual postura que parece estar buscando desmantelar el Seprona de la Guardia Civil, primera unidad policial europea especializada en la protección de la naturaleza. Cuando más se la necesita, peor la tratan”.

Una función errónea

Justicia para la Guardia Civil  se queja de que lo que se está consiguiendo es que el trabajo de los guardias de Seprona pierda el sentido. Y explican que “no solo faltan más efectivos en el Seprona, además, están siendo utilizados como meros inspectores, en tareas propias de inspección para las comunidades autónomas, abandonado su principal cometido; la protección de la naturaleza y el medio ambiente”. 

Coche de Seprona ante un incendio forestal.

Por otra parte, denuncian que la dotación material que utilizan los agentes del Seprona para realizar su trabajo no está en condiciones: “Vehículos con más de 20 años, motocicletas antiguas, les presentamos el material que la Guardia Civil tiene asignado al Seprona para realizar inspecciones fiscales en vez de vigilar nuestros campos y bosques en pleno siglo XXI”.

Descuido de la naturaleza 

Y en cuanto a su finalidad principal, la vigilancia y cuidado de la naturaleza, JUCIL denuncia la falta de agentes para esa labor tan ingente en un país como España, con tantos espacios naturales, afirmando que “están permitiendo que nuestro medio natural; montes, bosques, fauna y espacios naturales estén desprotegidos. Son necesarios más agentes del Seprona con los medios y los recursos policiales adecuados para proteger nuestra naturaleza”.

Dos agentes de Seprona en moto. 

Jesús Rodríguez Lorenzo, el coronel jefe interino del Seprona, aseguró hace más de una década que también había problemas con el número de efectivos. Y confirmó que “el número de agentes no solo se había reducido de manera preocupante en un quince por ciento desde que se hicieron estos cálculos hace 14 años, sino que además no había aumentado la plantilla desde la creación de esta unidad, algo que les preocupaba especialmente, ya que se había perdido la capacidad operativa de la Guardia Civil en los montes y el entorno rural en general”.

Por lo tanto, desde JUCIL se han pronunciado en redes sociales para denunciar que “los incendios se han convertido en los últimos años en una materia especialmente sensible y el Seprona no está en la actualidad a la altura de la circunstancia por falta de efectivos. En su opinión, los efectivos del Seprona eran reconocidos como una de las mejores policías ecológicas de Europa y, sin embargo, ahora se obliga a los componentes de las patrullas, no solamente a realizar inspecciones, sino a llevar a cabo otras gestiones relacionadas con las denuncias e informes que eternizan las labores burocráticas y que hipotecan el tiempo de servicio de estas unidades, restándolo a otras de las muchas funciones que les son inherentes”.

Con todo así, JUCIL manifiesta que la presencia de Seprona es “crucial” para acabar, o al menos reducir, el número de incendios y esa labor pasa porque haya una mejora en sus condiciones de trabajo, un incremento del número de agentes y una dedicación mayoritaria a sus función de velar por la conservación de la naturaleza.

COMPARTIR: