21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar de ser un bien de primer necesidad tiene un Impuesto del Valor Añadido de 21 por ciento y no del 10 por ciento como debería corresponder

El negocio detrás de las mascarillas obligatorias: El Estado recaudará 46,5 millones de euros de IVA cada semana

El gobierno ha decretado obligatorio el uso de mascarillas a partir de este jueves y mientras dure el Estado de Alarma en el país. Sin embargo, el mayor beneficiario será el propio Estado que recaudará 46'5 millones de euros a la semana por el IVA ya que, a pesar de ser un bien de primera necesidad, este artículo tiene un Impuesto del Valor Añadido del 21 por ciento y no del 10 por ciento como le correspondería.

El Gobierno ha obligado finalmente a que los ciudadanos lleven mascarilla en la calle y no sólo en el transporte público. En el Boletín Oficial del Estado, se ha publicado la Orden SND/422/2020, de 19 de mayo, por la que se regulan las condiciones para el uso obligatorio de mascarilla durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Esta orden de entrada en vigor este jueves, mantendrá su eficacia durante toda la vigencia del Estado de Alarma y sus posibles prórrogas. La obligación contenida en el párrafo anterior no será exigible en los siguientes supuestos: Personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria, personas en las que el uso de mascarilla resulte contraindicado por motivos de salud debidamente justificados o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

De esta manera, una persona gastaría 27 euros al mes para cumplir si quiere recurrir a las mascarillas higiénicas. Si compra mascarillas quirúrgicas el gasto asciende hasta 29 euros. El gran beneficiado es el Estado ya que se va necesitar un suministro semanal de unos 200 millones de mascarillas y recaudaria así 46,5 millones de euros semanales. Este se debe a que, aún siendo las mascarillas un producto considerado como primordial para parar la cadena de contagio del virus, es un producto "castigado" vía impuestos al consumidor (mediante el IVA). Así el precio va aumentando por toda la cadena de distribución, desde el fabricante a la farmacia.

Esto significa que, después de pedir esfuerzo a los fabricantes nacionales, son estos los que más dinero pierden al no poder competir vía precio con la mano de obra añadida mucho más barata, por ejemplo, si los productos vienen fabricados del sudeste asíatico. Eso sin contar que las mascarillas nacionales deben pagar el IVA correspondiente, porque no hay exención fiscal alguna.

La Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos del Ministerio de Sanidad, de Salvador Illa,  ha decidido que el precio de cada mascarilla será de 0’96 céntimos, IVA incluido. Y este impuesto seguirá siendo del 21 por ciento en lugar del 4 por ciento que se aplica a los bienes de primera necesidad.

Esta pelea por el mantenimiento o reducción del IVA de las mascarillas tuvo posturas encontradas entre Nadia Calviño, vicepresidenta socialista para Asuntos Económicos, y el Ministro de Consumo, Alberto Garzón de Izquierda Unida, o lo que queda de esta formación tras diluirse en Unidas Podemos. Al final, en la disputa aparentemente ganó Nadia Calviño. 

Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos.  

Desde la empresa privada, por su parte, afirman a elcierredigital.com "estar preocupados por la limitación del precio a 0´96 céntimos de euros, mas IVA, a un nivel que apenas cubren costes, lo que puede traer consigo que no les interese producir y en consecuencia el problema añadido del riesgo del desabastecimiento al no poder satisfacer la oferta al generar pérdidas".

Pero también afirman que "puede ocurrir lo que está ya sucediendo en muchas farmacias, en las que los clientes están acaparando las mascarillas a un precio más elevado del que ha fijado el Gobierno, ante el temor de que haya desabasteciento porque a nadie le interese producir y vender perdiendo dinero".

COMPARTIR: