03 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato ACAIP expresa un aumento del déficit de facultativos en las prisiones españolas que repercute en la salud y seguridad de los internos

La sanidad penitenciaria 'celebra' el Día del Médico con más de la mitad de sus plazas vacantes en las cárceles

/ Sanitario atendiendo a un preso.
El déficit de médicos en los Centros Penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se sitúa en 351 de los 515 que figuran en la relación de puestos de trabajo. Así lo expresa el sindicato de prisiones ACAIP, que a las puertas del Día Internacional del Médico arroja que el 68,16 por ciento del total de estos puestos están sin ocupar, 7 puntos más que el año pasado en las mismas fechas. Este hecho pone en riesgo la salud y seguridad de los presos.

El próximo domingo 3 de diciembre se celebra el Día Internacional del Médico para reivindicar la importancia del colectivo y su necesaria aportación a la sociedad. Sin embargo, su importante labor se ve muy dificultada cuando, debido a la falta de facultativos, la atención se resiente. Hecho cada día más evidente en los centros penitenciarios en los que el déficit de médicos supera el 68 por ciento. Una tendencia al alza en los últimos años, a lo largo de 2023, los datos arrojan un alarmante aumento en 7 puntos respecto a 2022.

Desde el sindicato de prisiones ACAIP-UGT expresan con preocupación la "falta acciones por parte de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a fin de solucionar un problema que año a año empeora la atención sanitaria de las personas privadas de libertad, no se toman las medidas adecuadas, y la elevada edad media de los médicos penitenciarios, mucho de los cuales se encuentran cercanos a la edad de jubilación, hace previsible que el déficit siga en escalada".

Según expresa el sindicato en un comunicado al que ha tenido acceso elcierredigital.com, la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del sistema de salud en su disposición adicional sexta, establece que las comunidades autónomas, en el plazo de 18 de meses, debían hacerse cargo de las transferencias sanitarias de prisiones. 19 años después tan solo Navarra las ha asumido junto con las comunidades que tienen las competencias en la gestión penitenciaria, Cataluña y País Vasco.

Los centros penitenciarios no pueden seguir asumiendo el problema institucional creado, ya que repercute en la salud de los internos y en la seguridad de las prisiones. Los facultativos tienen asignadas más funciones que las asistenciales, a modo de ejemplo, ante una alteración regimental del orden en la prisión es precisa la intervención del médico para la elaboración de informe y valorar la conveniencia o no de la aplicación de sujeciones mecánicas, estableciendo el protocolo que sea preciso.

La carencia de médicos puede suponer un riesgo que no soluciona la telemedicina. Centros como Murcia, Tenerife, Ocaña I o Cáceres no tienen ninguna plaza cubierta y en otros como, Castellón II o Dueñas, el déficit supera el 90 por ciento. Un dato destacado también es el de Valencia, la prisión más grande de España con 2000 internos solo cuenta con tres médicos.

acaip

Viñeta del sindicato ACAIP.

En un entorno en el que más del 30 por ciento de los internos tienen medicación psiquiátrica y un alto porcentaje tiene patologías diversas como hepatitis, VIH, diabetes y un largo etcétera, no se puede dejar caer el sistema. Un centro penitenciario puede albergar una población flotante de más de 1000 internos que no podemos equiparar con una población del mismo número de habitantes por las singularidades de los pacientes y la necesidades médicos-legales de la especial relación de sujeción con la administración.

Desde ACAIP-UGT entienden que "la solución del problema pasa por un compromiso por parte de la administración penitenciaria y de las propias Comunidades Autónomas de no dejar caer el sistema sanitario penitenciario. No es solo una cuestión de atención médica, se trata de la más elemental asistencia y de no establecer una doble pena a quienes se encuentran privados de libertad, sin obviar la grave alteración del orden y los problemas de seguridad que genera en los centros penitenciarios la falta de atención sanitaria".

COMPARTIR: