14 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un pulso familiar que ha derivado en conflicto judicial ha conllevado este interminable calvario

Seis años sin ver a sus nietos: Así es la pesadilla que sufren dos abuelos extremeños

/ Abuelos y nietos
Unos abuelos de Villafranca de los Barros y Coria están sufriendo un calvario para estar con sus nietos por un conflicto familiar con los padres de unos niños que viven en Madrid y que están saliendo perjudicados por un interminable proceso judicial.

La Navidad es tiempo de familia. Pero no es tiempo de celebración para los protagonistas y sufridores de esta historia: dos abuelos extremeños de 64 años que están pagando en carne propia un conflicto familiar que ha derivado en un interminable proceso judicial. 

El despacho de abogados de Fernando Osuna cuenta a El Cierre Digital que los padres de los niños de 10 y 8 años respectivamente han adoptado desde el año 2014 "una actitud obstruccionista" al negarse "a entregar a los menores a los abuelos, a pesar de los distintos pronunciamientos judiciales que le obligaban a ello".

"La relación que los abuelos han tenido con sus nietos, siempre ha sido magnífica y de gran afecto mutuo, hasta que en determinada fecha, por parte de los padres vetaron que sus hijos pudieran estar con sus abuelos. Desde ese instante, los abuelos  han movido cielo y tierra, para poder disfrutar de los pequeños", añaden.

Demanda

Desde el bufete nos explican que "ante las continuas negativas para no ver a sus nietos, se vieron en la obligación de interponer demanda ante el Juzgado que mediante sentencia establecía que los abuelos tenían derecho a estar con los menores el primer y tercer domingo de cada mes desde las 10:00 horas hasta las 20:00 h".

"La referida sentencia fue recurrida por parte de los padres, siendo estimada parcialmente por parte de la Audiencia Provincial de Madrid, estableciendo que las visitas de los abuelos con los nietos, sería el último domingo de cada mes desde las 10:00 h hasta las 20:00 horas", siguen. 

Pero lo peor estaba por llegar: "Después de varios años de litigios, les llegó la hora a los abuelos de disfrutar de sus nietos, se presentan en la casa de sus nietos, con muchísima ilusión, llevándose la desagradable sorpresa de que nadie les contestaba, nadie les abría la puerta, no había nadie en la casa. Con un gran disgusto, deciden poner en conocimiento de la autoridad judicial, los hechos ocurridos.  Se presentó denuncia contra los padres". 

"Más tarde, nuevamente se personan en la casa de sus nietos, con esperanza de poder ejercer su derecho de visita con éstos. Llegan a la puerta, llaman al telefonillo, abriéndoles la puerta, saliendo el padre y afirmando que están de obras y que los niños no están en la casa, que se vayan. Otra nueva decepción para los abuelos, que tras varios años de lucha para conseguir una sentencia que les permitiera ver a sus nietos ven que, a pesar de tener el pronunciamiento judicial, no pueden ejercer su derecho de visitas. Nuevamente deciden ponerlo en conocimiento de las autoridades", explican. 

Otra denuncia

Desde el despacho nos cuentan que "los abuelos siguen presentándose todos los últimos domingos de cada mes tal y como les corresponde por sentencia, pero se encuentran que, o bien no le abren la puerta o bien no les dejan ver a sus nietos. Durante un lapso temporal, deciden no presentar denuncia, puesto que pierden prácticamente toda la mañana en la comisaría y no se producen cambios en la situación".

Bufete de abogados de Fernando Osuna.

"Nuevamente, acuden al domicilio de los menores y se encuentran con que, a diferencia de los intentos anteriores, esta vez los padres sí les abren la puerta junto a sus nietos. Sin embargo, éstos, en presencia de sus padres y de otras personas, les dicen que no quieren ir con los abuelos porque son malos por denunciar a sus padres", siguen.

Otra denuncia 

"Los abuelos ante lo doloroso y sorpresivo de la respuesta de sus nietos, les preguntan si sus padres les han contado por qué los habían denunciado. No obstante, la madre de los niños, ante la pregunta y sin mediar palabra mete a los niños en casa y decide llamar a la policía local alegando que la actitud de los abuelos es acoso de menores. La policía local se presentó allí para hablar con cada una de las partes, y los abuelos vuelven a presentar denuncia en el Juzgado", aseguran. 

Nuevamente, explican "otro último domingo del mes, intentan ejercitar su derecho de visitas, por lo que se vuelven a presentar en el domicilio, y se encuentran con la misma situación que todos los domingos anteriores desde que la sentencia les reconoció su derecho: no consiguen estar con sus nietos. Esta vez no les abren la puerta, y es su nieta la que desde dentro de la casa les pregunta que a qué vienen. Los abuelos contestan que quieren verlos y felicitar a su hermano por su cumpleaños y darle el regalo que le han comprado. La nieta les contesta que no quieren verlos nunca más, y que el próximo mes que es su cumpleaños que no se lo amarguen".

Cinco años

"Debido al conflicto familiar existente entre los abuelos y los padres y a que desde hace más de cinco años los nietos no han tenido contacto con los abuelos, el juez acuerda que las visitas se llevarán a cabo a través del Punto de Encuentro Familiar en la forma que los profesionales de este centro determinen valorando el contacto y la relación entre las partes, siendo en su caso las visitas supervisadas por un psicólogo", nos dicen. 

Desde el despacho de Fernando Osuna nos dicen que "los abuelos han hecho todo lo que ha estado en sus manos para poder mantener el contacto y ver a sus nietos, viéndose todos y cada uno de los intentos frustrados por la actitud de los padres. Existe actitud obstruccionista de los padres, que se han tomado la justicia por su mano, poniendo todo tipo de trabas a esos contactos abuelos-nietos, a pesar de los continuos pronunciamientos judiciales".

Y finalizan: "Después de seis años sin tener contacto, se teme que los nietos hayan perdido el cariño hacia los abuelos y sea muy difícil recuperar el tiempo perdido. Los abuelos estudian pedir judicialmente indemnizaciones, con independencia de seguir con sus acciones para tener contacto con los niños". 

COMPARTIR: