15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ante las prohibiciones normativas, esta sustancia ha sufrido un rediseño en la cantidad de elementos químicos para que no se pene su consumo

La irrupción de la '4-MCM' preocupa: La droga creada para burlar las leyes en Europa

/ La droga 4-CMC
Las autoridades europeas alertan sobre una nueva droga de la familia de las catinonas con características muy similares al MDMA. La 4-CMC ha sido creada como una alternativa para eludir las prohibiciones impuestas sobre anteriores drogas similares. Su consumo produce efectos estimulantes y eufóricos, así como taquicardias y agitación, que pueden convertirse en fallos cardiacos o psicosis. Una droga que llegó hace pocas semanas a España y que no se ha fiscalizado aún.

La aparición de nuevas sustancias estupefacientes es cada vez más alarmante. El surgimiento de nuevos diseños y nuevas mezclas de sustancias hace que las autoridades europeas tengan que estar en constante alerta. Las incesantes prohibiciones por parte del continente europeo, obligan a rediseñar y crear nuevas drogas a partir de los mismos elementos químicos ordenados de una manera diferente.

Así ha ocurrido con la 4-Chloromethcathinone o 4-CMC. Se trata de una droga de diseño, perteneciente a la familia de las catinonas sintéticas. Una droga que ha aparecido en el último año y que está teniendo especial incidencia en el mercado europeo. En las últimas semanas, la Policía Nacional intervino por primera vez en una incautación de esta droga en España.

4-CMC en pastillas

La 4-CMC es una sustancia psicoactiva que actúa sobre el sistema nervioso central, estimulando la liberación y bloqueando la recaptación de ciertos neurotransmisores, como la dopamina, la norepinefrina y la serotonina. Esto da lugar a efectos estimulantes y eufóricos en quienes la consumen. Así como taquicardias y agitación, que pueden convertirse en fallos cardiacos o psicosis.

Esta droga forma parte de la familia de las catinonas al igual que sus predecesoras, la 4-MMC o mefedrona y la 3-MMC. Fue desarrollada hace aproximadamente cinco años como una alternativa para eludir las prohibiciones impuestas sobre las dos anteriores. Todas estas drogas están compuestas por los mismos elementos químicos (cloro, carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno), aunque organizados de manera diferente en su estructura molecular.

Las autoridades muestran su preocupación ante la introducción desde el continente asiático de nuevas drogas sintéticas que no han sido fiscalizadas todavía, es decir, que no han sido incluidas en los listados correspondientes de drogas por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (INCB). Y al no estar apuntada en la lista, no se considera ilegal.

La Policía, en estos casos, lo único que puede hacer es retirar las sustancias por un delito contra la salud pública, como si se tratase de un alimento en mal estado. Es decir, no se considera droga, lo cual repercute a su vez en las condenas impuestas sobre los traficantes, que pueden llegar a ser hasta cuatro veces más leves en comparación con las de tráfico o manipulación de drogas.

Por eso, los responsables del diseño químico de las drogas producen nuevas sustancias con pequeñas modificaciones al objeto de burlar las leyes europeas.

Prohibiciones europeas

La 4-MMC está considerada una droga de menor potencia que la 4CMC, una droga muy popular en el año 2003 que se llegó a prohibir en todo el continente Europeo en el año 2010. Sin embargo, la 4-MMC todavía no se encuentra regulada en países como Serbia, Liechtenstein, Eslovenia, Estonia e Islandia.

Gracias a la prohibición en la mayoría de los países, las regulaciones y las medidas de control es muy difícil acceder a este tipo de sustancias. Pero eso no quiere decir que sea imposible. Su distribución se produce mayoritariamente a través de internet gracias a portales y páginas ocultas. En ocasiones, se encuentran disponibles en el mercado negro, en tiendas de productos químicos o en ciertos establecimientos clandestinos.

Efectos adversos y riesgos

Los efectos adversos de la 4-CMC son similares a los de otros estimulantes fenetilamínicos y catinonas. Estos efectos pueden incluir insomnio, ansiedad, aumento del ritmo cardíaco, presión arterial elevada, vasoconstricción periférica, bruxismo, dilatación de las pupilas, sudoración y aumento de la temperatura corporal.

Dado que la 4-CMC es una sustancia relativamente nueva en el mercado, aún se desconocen los riesgos a largo plazo asociados con su consumo. Sin embargo, se espera que estos riesgos sean similares a los de otras sustancias de la familia de las catinonas, así como a los efectos indeseables de las anfetaminas o el MDMA.

COMPARTIR: