25 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Equiparse adecuadamente contra el frío y caminar como 'los pingüinos' son algunos de los consejos de los expertos para evitar caídas y resbalones

Consejo didáctico: Cómo andar sobre el hielo y no caerse ni romperse un hueso en el intento

Hay que extremar la precaución en calles con hielo
Hay que extremar la precaución en calles con hielo
Los servicios de Urgencia se han vuelto a ver desbordados en los últimos días a consecuencia de las innumerables caídas que están sufriendo los ciudadanos por el mal estado de las calles, en las que se acumula el hielo y la nieve que dejó la borrasca 'Filomena'. Se insiste en salir lo imprescindible y, en caso de necesidad, seguir al pie de la letra las recomendaciones que ofrecen tanto los expertos como los servicios públicos.

Las urgencias traumatológicas por caídas producidas al caminar sobre las calles heladas están elevando el caos existente en los hospitales de muchos puntos de España. Sólo en Madrid, los centros sanitarios han superado, en los últimos días, las 2.000 urgencias de Traumatología, relacionadas en su mayoría con fracturas, mientras Madrid 112 atendió, solo el pasado lunes, 411 incidencias por caídas en toda la región.

Para evitar este tipo de riesgos, el experto alpinista y fundador del programa de televisión ‘Al filo de lo imposible’, Sebastián Álvaro, recomienda equiparse adecuadamente contra el frío, con un cuidado especial de manos y pies, protegiendo a estos últimos con un calzado de suela antideslizante y que cubra los tobillos para una mejor sujeción y movilidad a la hora de caminar.

El alpinista ha recordado que ante las temperaturas tan bajas de estos días se corre el riesgo de sufrir hipotermia si se sale a la calle mal abrigados. “La gente tiene que saber los peligros de la nieve y el frío y más aún cuando no se está acostumbrado, como pasa en ciudades como Madrid”, ha señalado.

Caminar al 'estilo pingüino'

Sebastián Álvaro advierte además, que no es recomendable pegarse a las paredes de los edificios debido al desprendimiento de nieve de las cornisas. Por otra parte, aconseja caminar a pasos cortos, al estilo pingüino”, una recomendación que también ha difundido la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF).

Desde SERMEF se explica que esta manera de moverse sobre el hielo consiste en llevar los brazos sueltos y extendidos para ayudar a mantener el equilibrio, caminar despacio con pasos cortos y apoyando toda la planta del pie. A la vez, conviene inclinar ligeramente el tronco del cuerpo hacia adelante con el fin de mantener un centro de gravedad sólido y no perder el equilibrio.

En el caso de producirse caídas, los médicos rehabilitadores de España recomiendan que, a ser posible, se evite caer sobre las rodillas, columna vertebral o alguna extremidad, y tratar de caer sobre una parte blanda. Tras la fatídica caída,  lo primero que se tiene que valorar es el estado de consciencia del paciente, comprobar la zona dañada y si se aprecia afectación, ponerse en contacto cuanto antes con los servicios de emergencias, habiendo previamente inmovilizado la zona afectada.

Consejos prácticos

Por su parte, desde la Vocalía de asuntos sociales y colaboración de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT), en colaboración con el Dr. Rafael Arriaza Loureda, se ha elaborado un vídeo con consejos de cómo proceder ante situaciones de hielo en las calles.

Mantener las entradas y salidas limpias, salir sólo lo imprescindible y cómo cambiar la postura y pasos al andar para evitar caídas, son algunas de las principales recomendaciones por parte de los traumatólogos.

En la misma línea que los médicos rehabilitadores, desde la SECOT se insiste en caminar dando pasos lentos y muy cortos para incrementar la estabilidad, y llevando el cuerpo un poco adelantado, de manera que el peso caiga sobre el pie que avanza, y que éste se apoye de plano, con toda la planta del pie a la vez.

El objetivo, según se explica desde esta Sociedad Científica, es que dicho peso del cuerpo apoye en un ángulo perpendicular a la superficie del suelo para reducir el riesgo de que se produzca un deslizamiento del talón y que literalmente nos caigamos de espaldas.

Asimismo, insisten en la importancia de que el calzado tenga una buena sujeción al pie y una buena suela de goma antideslizante que pueda aumentar el agarre con cadenas de pies o bridas.

Otro consejo básico es utilizar guantes, para poder tener las manos libres, fuera de los bolsillos, y poder emplearlas para equilibrarnos o como apoyo para frenar el golpe, si por desgracia se produce una caída. Y por último, al hilo de este consejo, parece lógico también evitar tener las manos ocupadas y llevar peso extra que pueda favorecer un desequilibrio, como ocurriría si vamos cargando con bolsas de compra.

COMPARTIR: