21 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Reducir el tiempo de sofá y aumentar la actividad física moderada es vital para tener una vida sana y saludable

El sedentarismo es el gran enemigo de la salud: más horas sentados, mayor es el riesgo de accidente cardiovascular

Muchos trabajos requieren pasar sentados muchas horas y afectan a la salud si no se contrarrestan con ejercicio físico
Muchos trabajos requieren pasar sentados muchas horas y afectan a la salud si no se contrarrestan con ejercicio físico
La vida es movimiento. Se sabe, y cada vez la Ciencia lo justifica más. Para los adultos que sean menos activos, por voluntad propia o por motivos laborales... La cantidad de tiempo que pasan sentados puede estar asociada con un mayor riesgo de muerte. Sin embargo, aumentar la actividad física a los niveles recomendados puede eliminar esta asociación en algunos casos, tal y como ha confirmado un estudio realizado por la Universidad de Sydney (Australia).

Es decir, que estamos a tiempo de contrarrestar los perjuicios que para la salud tiene el no moverse de la silla o del sofá.

Cientos de estudios y análisis recientes han determinado que los altos niveles de comportamiento sedentario están asociados con resultados adversos para la salud. Pero para los investigadores,  ese vínculo entre el comportamiento sedentario, la mortalidad y las enfermedades del corazón no siempre se conocen bien ni es claro.

Aunque se desarrolle un tipo de trabajo que exige estar sentado, hay que aumentar el movimiento y dejar la silla de vez en cuando.

En este último estudio, publicado en 'Journal of the American College of Cardiology', los investigadores intentaron determinar la asociación entre el comportamiento sedentario y la actividad física en la mortalidad, además de analizar los efectos de la sustitución de estar sentado por estar de pie, la actividad física y el sueño.

Los participantes en el estudio fueron 149.077 mujeres y hombres australianos de 45 años o más.  Todos confesaron cuántas horas por día pasaban sentados, de pie y durmiendo. Además, se les preguntó sobre el tiempo total dedicado a caminar o participar en alguna actividad física moderada o vigorosa.

Trabajar sentados 

El tiempo de estar sentado diario se clasificó en menos de cuatro horas, de cuatro a menos de seis horas, de seis a ocho horas y de más de ocho horas. Respecto a  la actividad física semanal, se clasificó como: sin actividad física (inactiva), 1-149 minutos (insuficientemente activa), 150-299 minutos (suficientemente activa en el límite inferior de las recomendaciones de actividad física de Aurstralia), 300-419 (suficientemente activa en el límite superior) y 420 minutos o más (muy activo).

Cuando el sedentarismo es voluntario, el riesgo para la salud va aumentando.

El resultado fue más o menos el esperado: que los tiempos más altos de estar sentado (más de seis horas) se asociaron con mayores riesgos de mortalidad por todas las causas y enfermedad cardiovascular. Pero un factor importante fue que la mayoría de ellos, a pesar de estar sentados tantas horas al día, no cumplía las recomendaciones de actividad física. Y esto es importante, porque el estudio reveló  que cumplir con las recomendaciones de actividad física, aunque sea cumplir con los requisitos más bajos de esta actividad física, eliminaba la asociación con el riesgo de mortalidad por todas las causas. Con la excepción de los que se sentaron más de 8 horas al día.

En comparación con los que eran muy activos y se sentaban menos de cuatro horas al día, el riesgo era considerablemente más elevado, incluso entre los participantes físicamente inactivos que se sentaban durante 4 horas al día solamente. 

Reducir el tiempo sentados no basta

Los datos de este estudio corroboran lo que se viene demostrando, que hay que continuar con los esfuerzos para promover la actividad física en aquellos segmentos de la población que se sientan mucho por cualquier razón. Pero, ¡atención! En ausencia de alguna actividad física, simplemente reducir los tiempos de estar sentado puede no bastar para lograr una mejor salud.

Una actividad física moderada es buena para los que pasan horas sentados, pero si es vigorosa, los beneficios para la salud aumentan.

Sustituir la silla o el sofá por estar de pie, ya es algo bueno. Pero puede ser un esfuerzo escaso para reducir el riesgo si no va acompañado de una auténtica actividad física que requiera un mayor esfuerzo o movimiento.  Es decir, levantarnos, sí, y caminar de manera ágil más tiempo, todavía mejor si queremos estar más sanos.

Y claro, si de esa actividad fisica moderada se pasa ya a una vigorosa, el riesgo para la salud disminuye mucho más y mejoraremos nuestros niveles de bienestar cardiovascular, muscular, psicológico...

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy dio ejemplo y puso de moda las caminatas rápidas que son un gran ejercicio físico. 

Y no nos engañemos, dormir es vital y lo más sano, pero según este estudio, remplazar sentarse por dormir no se asoció con cambios en el riesgo de mortalidad en aquellos que dormían siete horas al día o menos, pero sí se asoció con un mayor riesgo en aquellos que dormían más de siete horas.

En definitiva, levantémonos y caminemos más, y si es más rápido y con energía, mucho mejor. Nuestra salud lo agradecerá.

COMPARTIR: