16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los orientales no tienen confianza en el sistema de salud de su país y por ello prefieren viajar al extranjero, siendo nuestro país su mejor opción

España, el destino preferido de las mujeres chinas para tratamientos de fecundación

/ La FIV en España.
/ La FIV en España.
El turismo médico en China está de moda, y es que las mujeres sienten la obligación de marcharse a otros países para recurrir a tratamientos de fecundación in vitro (FIV). La natalidad ha disminuido mucho en el país asiático, llegando a una situación crítica. Existe un gran desinterés por la maternidad, a lo que hay que añadir los crecientes problemas de fertilidad.

Cada vez más mujeres chinas tienen que trasladarse a España para la FIV pues, según su opinión, los hospitales de China no son lo suficientemente fiables. Sin embargo, en los últimos años se han realizado esfuerzos en este ámbito que han mejorado el sector aunque, en un país que cuenta con cerca de 778.000 millonarios, la opción de un tratamiento médico en el extranjero es la preferida y el turismo médico en China no deje de crecer.

Se calcula que hay aproximadamente 1.000.000 turistas médicos al año según revelan datos de agencia de marketing en China. En el caso del turismo de salud procedente de China, se calcula que el gasto medio que asumen oscila entre los 1.500 dólares para procedimientos dentales y los 146.000 dólares para tratamientos oncológicos.

Inconveniente en la normativa 

En China no todo el mundo tiene acceso a la FIV. La normativa gubernamental indica que las mujeres solteras, las parejas homosexuales y las mujeres con cáncer de ovario no tienen esta posibilidad. Por lo tanto, no les queda otra alternativa que marcharse fuera de su país en busca de soluciones.

Por otro lado, la Ley de reproducción asistida en España determina que toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar, puede ser receptora o usuaria de las técnicas previstas por la Ley, independientemente de su estado civil y de su orientación sexual. Las facilidades que hay en España suponen una gran ventaja para las habitantes de China, sometidas a unas opciones mucho más limitadas o inexistentes, según los casos.

La infertilidad

Son 48,5 millones de parejas las que están afectadas por la infertilidad, es decir, por no conseguir el embarazo en los 12 meses siguientes a una relación sexual sin protección. Y China está en una situación complicada pues la tasa de infertilidad se ha estimado en un 15%-20% (40-50 millones) en las mujeres y en un 10%-12% (45 millones) en los hombres en edad reproductiva.

Fertilidad in vitro.

El alto coste de la vida, las largas jornadas laborales, las políticas de maternidad poco favorables y los elevados costes del cuidado de los niños han hecho que la maternidad se retrase en China. Esto implica que sea cada vez más complicado formar familias.

Menor fiabilidad en China

Los habitantes chinos adinerados no quieren optar por los servicios hospitalarios ‘made In China’. Esta falta de confianza en el sistema de salud chino es el resultado de una serie de escándalos que se han producido a lo largo de los años tanto en hospitales públicos como privados. Uno de los más sonados fuera de China ha sido el caso de Wei Zexi, un estudiante que falleció por culpa de tratamientos y médicos falsos.

Por otra parte, los procedimientos médicos no están totalmente actualizados y la FIV está poco extendida y su investigación poco avanzada. Y es que, es habitual que haya más de 200 pacientes para un solo médico, lo que no coloca en lugar prioritario las políticas de reproducción asistida. 

Pese a que las condiciones de las clínicas en China han mejorado en los últimos años, la población prefiere gastar su dinero en centros extranjeros. Eso sí, queda restringido a sectores con un nivel económico elevado.

COMPARTIR: