28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La pandemia ha provocado que mucha gente se replantee sus prioridades vitales y renuncie a su empleo buscando otros que le permitan trabajar en remoto

Alarma en el mercado laboral americano: La 'gran renuncia' de los trabajadores ante la vuelta a la presencialidad

Cada vez son más los estadounidenses que renuncian a su empleo como sanitarios, técnicos, hoteleros y trabajos poco cualificados, entre otros. La creciente inflación en el país y el cambio de mentalidad de los ciudadanos respecto a los objetivos vitales y la importancia de las relaciones sociales, ha acentuado la dimisión de muchos trabajadores que rechazan la presencialidad laboral.

El mercado laboral estadounidense está sufriendo el cada vez más sonado fenómeno de 'la gran renuncia', que en los últimos meses ha hecho referencia a la creciente tendencia de los trabajadores del norte de Estados Unidos a renunciar a sus empleos. Según publicó el Departamento de Trabajo de este país, en el mes de agosto se registró la cifra más alta de dimisiones: 4,3 millones de trabajadores del sector hotelero, el sanitario, el tecnológico y muchos de baja cualificación con salarios bajos dejaron sus puestos.

Esta corriente que arrastra a los empleados norteamericanos es consecuencia del mayor estancamiento de salarios en décadas. Durante el mes de octubre, los trabajadores de varias industrias salieron a las calles para manifestarse en contra de las labores cada vez más precarias y el aumento de la inflación en el país. Ante este replanteamiento de sus opciones laborales, las empresas se han encontrado con una creciente escasez de personal.

La vuelta a la presencialidad laboral después de la irrupción de la pandemia también ha provocado que muchos trabajadores se planteen buscar un nuevo empleo, priorizando los horarios flexibles y el teletrabajo, tal y como presentó una encuesta realizada por la empresa de servicios financieros Bankrate. En ella también se ha visto reflejada la labor de las mujeres durante la pandemia, evidenciando los problemas de compatibilidad entre la escolarización virtual, el cuidado de los niños y sus carreras profesionales.

La mayor parte de los estadounidenses que abandonan sus empleos durante estos meses buscan puestos que les permitan trabajar con formatos híbridos o completamente online, aunque muchas empresas continúan considerando esencial la vuelta al trabajo físico después de la relajación de medidas durante la pandemia.

Además de valorar el trabajo en remoto y los horarios flexibles, la llegada del coronavirus ha cambiado la mentalidad y la psicología de los ciudadanos. La encuesta de Bankrate ha puesto de manifiesto que los trabajadores priman el disfrute de su actividad laboral, antes de que se convierta en una carga adicional de estrés en sus vidas. La percepción de muchas personas sobre la importancia de su vida personal ha cambiado, haciendo que valoren más sus relaciones sociales y familiares. Los medios estadounidenses han bautizado esta tendencia como "epifanías de la pandemia", que representan el giro de propósitos vitales y de la visión sobre cómo desempeñar un trabajo desde casa. 

Teletrabajo.

A pesar del despegue económico que ha significado la reapertura de escuelas, la vuelta a la presencialidad y la distribución de las vacunas, los expertos laborales aseguran que este panorama optimista actual no ha reparado en el estado de ánimo de los trabajadores norteamericanos, que se encuentran "exhaustos".

"Los empleados no quieren volver a trabajos agotadores o aburridos, con salarios bajos y de mierda”, explicaba a Time Robert Reich, exsecretario de Trabajo de la Administración Clinton. “Los trabajadores están quemados. Están hartos. Están fritos. Después de tantas dificultades, enfermedades y muertes durante el año pasado, no van a aguantar más”. A esto se suma el agotamiento de los trabajadores de primera línea como aquellos que se dedican a la atención médica, los restaurantes, hoteles y supermercados, que denuncian el abuso de sus jefes, los bajos salarios y el mal trato que reciben por parte de muchos clientes y pacientes, cansados también de sus trabajos.

En Estados Unidos solamente el 59% de la población ha recibido la pauta completa de la vacuna contra el Covid-19, pues muchos ciudadanos no están de acuerdo con recibir la dosis. Para animar a la vacunación, el presidente Joe Biden lanzó un tajante mensaje: "Vacúnese o perderá su trabajo", que en muchos casos ha revertido en que los trabajadores renuncien al trabajo antes que ser inmunizados. 

Expansión de la 'gran renuncia' a otros países

Según publicó The Washington Post, en las diversas economías de Asia también se ha detectado una "multiplicación de las renuncias de trabajadores". Por su parte, China presenta una generación de trabajadores más jóvenes desencantados con sus perspectivas y desanimados por los salarios relativamente bajos en los centros de fabricación que impulsaron el ascenso económico del país.

El fenómeno de la 'gran renuncia' estadounidense también se ha extendido a otras zonas del globo, como Europa: según datos de la OCDE, que agrupa a la mayoría de las democracias industriales avanzadas, en sus 38 países miembros trabajan unas veinte millones de personas menos que antes de la aparición del coronavirus. De estas, catorce han salido del mercado laboral y están registradas como ‘no trabajando’ y ‘no buscando trabajo’. También se ha podido observar que, en comparación con 2019, hay tres millones más de jóvenes que no tienen empleo, educación o formación.

COMPARTIR: