27 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La humedad y la temperatura son factores importantes en la propagación del virus, que puede durar 3 horas en el aire y varios días en plástico y acero

Los últimos estudios sobre el tiempo que dura el coronavirus en superficies y productos

Para la desinfección es importante no mezclar lejía con productos como amoníaco, salfumán o vinagre
Para la desinfección es importante no mezclar lejía con productos como amoníaco, salfumán o vinagre
Varios estudios cientificos y organismos oficiales indican que el coronavirus (COVID-19) puede sobrevivir hasta varios días despúes a su "llegada" a supreficies y productos, dependiendo de la temperatura, la humedad en el ambiente o el tipo de superficie sobre la que esté presente. Desde tres horas en las partículas suspendidas en el aire hasta varios días dependiendo de las superficies donde repose el virus.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive el virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus. De esta manera, la OMS señala que los estudios realizados indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días.

Un estudio reciente elaborado por The New England Journal of Medicine, que analiza cómo sobrevive la enfermedad en distintas superficies, encontró virus viables en aerosoles (partículas suspendidas en el aire) hasta tres horas después, en cobre hasta cuatro horas, hasta 24 horas en cartón y hasta dos o tres días en plástico y acero inoxidable.

desinfeccion_autobus_coronavirus

El virus puede permanecer varios días en superficies de acero o plástico

En la investigación se utilizó un dispositivo para dispensar aerosol que simulaba las gotas creadas al toser o estornudar. Así, comprobaron cuánto sobrevivió el virus en distintas superficies, revelando que el coronavirus permaneció viable en aerosoles durante la duración del experimento, tres horas.

Por su parte, en superficies de acero inoxidable o plástico, se detectó un virus viable hasta 72 horas después, aunque la carga viral se redujo considerablemente. La vida media estimada del SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad por COVID-19) fue de aproximadamente 5,6 horas en acero inoxidable y 6,8 horas en plástico.

En el cobre no se detectó presencia del virus después de cuatro horas y en el cartón la contaminación duró hasta 24, es decir, no se midió SARS-CoV.2 tras un día. Aunque este estudio puede ser revelador, todavía no ha sido revisado por la comunidad científica.

salvador_illa

El ministro de Sanidad, Salvador Illa

Así lo indica también el Ministerio de Sanidad en un documento científico-técnico sobre el COVID-19 publicado la semana pasada. En él se explica que,  en condiciones experimentales, la viabilidad del coronavirus es de de tres horas en aerosoles, con una semivida media de 1,1 horas.

Además, en el documento publicado por el departamento dirigido por Salvador Illa se indica que el virus puede durar entre uno y dos días en superficies de madera, ropa o vidrio y hasta más de cuatro días en plásticos, billetes, mascarillas quirúrgicas y en el acero inoxidable.

En cuanto a las condiciones ambientales, el nuevo coronavirus solo permanece activo a 22 grados centígrados y con un 60 por ciento de humedad, durante tres horas en superficies de papel, ya sean folios o pañuelos. Sin embargo, en ambientes con temperaturas que oscilan entre los 21 y 23 grados centígrados, y con un 40 por ciento de humedad, el coronavirus se mantiene activo durante cuatro horas en superficies de cobre, ocho horas en el cartón, 48 horas en el acero inoxidable y hasta 72 horas en el plástico.

La propagación por el aire 

El coronavirus se transmite principalmente a través de gotículas respiratorias expulsadas por la persona infectada cuando tose, estornuda o habla. Según la OMS, esas gotitas son demasiado pesadas para flotar en el aire y caen rápidamente sobre el suelo u otra superficie.

Sin embargo, un nuevo estudio del Massachusetts Institute of Tecnology (MIT) ha observado que el virus viaja tanto en las gotitas de saliva expulsadas al hablar como en el aerosol, llegando hasta siete u ocho metros con un fuerte estornudo.

La diferencia entre las gotitas de saliva y aerosol está en las dimensiones de las esferas de saliva que transportan el virus, teniendo este factor una gran implicación en la difusión del virus. De este modo, mientras que las gotitas de saliva viajan entre uno y dos metros desde la persona que las emite y caen al suelo, el aerosol permanece suspendido en el aire y puede alcanzar distancias mayores.

Limpieza recomendada

La OMS recomienda la desinfección de las zonas que creamos que puedan estar infectadas, limpiándola directamente con un desinfectante común para matar el virus. Para las zonas del cuerpo, lo aconsejable es lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

A la hora de desinfectar  material y mobiliario, los expertos recomiendan realizar una dilución 1:50 de lejía (de cualquier marca) con concentración 40-50 gr/litro preparada recientemente.

Para su aplicación, recomiendan hacerlo con un pulverizador, comprado o tomado de cualquier recipiente de limpiacristales, por ejemplo. Esta solución es también muy recomendable para enjuagues bucales, en el caso de que se haya formado con agua oxigenada.

ozono_coronavirus

Una operaria desinfectando con ozono 

Si se mezcla el alcohol con agua y un poco de jabón líquido también se podrá usaro para desinfectar en aquellos lugares con contacto de la piel pues al llevar esas gotas de detergente, ya no es tan agresivo, puesto que el alcohol solo con agua, reseca mucho la piel. El alcohol, mezclado solo con agua, es mas agresivo para la piel y la reseca, pero como desinfectante es similar al agua oxigenada.

La lejía servirá para el resto de superficies, teniendo precaución. Hay que tener cuidado de no hacerlo en determinados muebles, cuero, telas, plásticos, metacrilato, asientos de coche y salpicaderos, coches de bebe de forma continua, pues se puede perjudicar la esencia de las cosas, es decir, perder su color, su morfología y sus propiedades.

Así pues, la lejía es el producto más aconsejable para metales, cristal, suelos, espejos, encimeras, mármol, aluminio, loza, cerámica pintada, marcos de ventanas metálicos, ladrillo, y todo lo que no pueda ser abrasivo u oxidado. 

Lo más importante es que nunca se debe mezclar la lejía, ni ningún otro producto de desinfección común, con amoníaco, salfumán, alcohol, vinagre u otra sustancia, ya que se potencia su toxicidad y puede producir gases peligrosos. Por ello es recomendable también abrir puertas y ventanas durante el proceso de limpieza para evitar inhalar dichos gases.

Productos autorizados

En este listado del Ministerio de Sanidad se pueden comprobar qué productos virucidas están autorizados en España por su nombre comercial, su sustancia activa y su forma de aplicación. Además de la lejía, se encuentran el hipoclorito sódico, el ácido láctico, el agua oxigenada o peróxido de hidrógeno, etanol o alcohol, cloruro de didecildimetil amonio, glutaraldehido, entre otros.

A medida que se avanza en el estudio del coronavirus se van conociendo nuevos datos relacionados con su propagación y los síntomas que produce, pero también sobre el tiempo que puede permanecer en distintas superficies y la manera adecuada para llevar a cabo una correcta desinfección. 

 

COMPARTIR: