16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según el Instituto Nacional de Toxicología hay evidencias de que este tipo de hecho delictivos son cada vez más frecuentes

La sumisión química, la nueva herramienta favorita de los agresores sexuales

Los casos de denuncias por violación mediante la sumisión química se están multiplicando desde hace años, según los expertos. Son muchas las historias que se han hecho públicas en las redes sociales, y aún más gracias al movimiento #DenunciaTuBar, que ayuda a las mujeres a contar su historia. En la mayoría de casos se acusa a camareros y dueños de locales de ocio nocturno de drogar a mujeres para, posteriormente, abusar sexualmente de ellas.

“El domingo 28 de marzo nos drogaron a una amiga y a mí”. Así comienza el relato de una de las historias que más se viralizaron en las redes sociales durante el pasado año 2021. Dos mujeres jóvenes pasan una tarde de domingo en una terraza de Madrid tomándose una copa y, lo que menos esperaban era tener que realizarse una prueba de drogas al día siguiente y acabar denunciando una agresión sexual.

Las jóvenes dieron positivo en benzodiazepinas, y afirman que no recordaban absolutamente nada y que ni siquiera tienen flashes de lo que ocurrió, como sí relatan otras mujeres en una situación similar. La sumisión química está a la orden del día y cada vez son más las mujeres que denuncian abusos sexuales en locales de ocio nocturno utilizando este modus operandi.

El movimiento #DenunciaTuBar

“Desde el primer momento el camarero intentó acercarse a nosotras invitándonos a dos botellas de agua”, “el camarero nos invitó a un chupito”, “se acercó y la cogió de la cintura, se insinuó y mi amiga le dijo que no quería nada”. Son varios fragmentos de la historia mencionada anteriormente. La gran mayoría de las mujeres que denuncian estos casos acusan a los camareros o dueños del local, quienes presuntamente anularían su voluntad para agredirlas sexualmente.

Fue en Bélgica donde se comenzó a usar el hashtag #BalanceTonBar, que se ha adaptado en España como #DenunciaTuBar. Este movimiento en las redes sociales ayuda a las mujeres a compartir su historia y denunciar las agresiones sexuales de este tipo. Lo que comenzó como un movimiento belga, pronto traspasó la frontera francesa, y poco después llegó a España.

El movimiento, que recuerda a otros anteriores como el #MeToo o el #YoSíTeCreo, ayuda a crear una gran comunidad de mujeres dispuestas a apoyarse y a convertirse en un enorme bloque de protesta. Las impulsoras de la iniciativa #DenunciaTuBar en España reciben denuncias diariamente; tanto es así que, una semana después de la creación de sus redes sociales y correo electrónico, llegaron a acumular más de cien denuncias.

El propósito no es otro que el de dar voz a los testimonios de mujeres, que no siempre son capaces de denunciar ante la policía o no supieron cómo proceder en el momento. “En todo momento la policía nos ha mirado con cara de locas borrachas”, reza un testimonio en redes sociales. Además de denunciar el abuso por parte de camareros y dueños de locales, algunas mujeres denuncian también la falta de colaboración por parte de la policía.

Aumento de casos

Los expertos aseguran que los casos de agresión sexual mediante la sumisión química se han multiplicado durante los últimos años. Este método consiste en que el agresor anula por completo la voluntad de la víctima, quien no podrá negarse a nada y al día siguiente no recordará lo ocurrido, o al menos no en su totalidad. Además, las sustancias que utilizan se eliminan del organismo con facilidad, así que es sencillo que, si la víctima tarda en denunciar, no se encuentre rastro de la droga utilizada.

El pasado mes de noviembre de 2021, varios colectivos feministas organizaban una manifestación en Madrid en la que alertaban del aumento de violaciones por sumisión química y pedían protocolos adecuados para tratar a las víctimas, tanto policiales como sanitarios.

COMPARTIR: