20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los ciudadanos que son ingresados tras aterrizar en el aeropuerto deben hacer frente a los gastos de todo el material sanitario que utilicen

Las medidas de China que indignan al Consulado de España: Hospitalizaciones forzosas pese a estar vacunados

Controles en un aeropuerto de China
Controles en un aeropuerto de China
El Consulado General de España en Shanghai ha comunicado que China ha decretado el ingreso hospitalario obligatorio para los ciudadanos extranjeros que lleguen al país y que superen un nivel de anticuerpos fijado por sus autoridades. El problema de esta medida es que muchos de los ciudadanos vacunados pueden suspender estas pruebas y, por lo tanto, ser hospitalizados tres o cuatro días en contra de su voluntad sin la posibilidad de explicar su situación.

La pandemia provocada por el COVID-19 todavía no ha terminado, y eso lo saben bien en China, un país que, pese a tener este virus controlado y a haber celebrado festivales de música multitudinarios propios de los tiempos de prepandemia, ha establecido unos requisitos de entrada tan duros a los ciudadanos extranjeros que, incluso el Consulado de España en Shanghai ha decidido denunciarlos públicamente.

Para entrar al país asiático, las autoridades chinas no solo exigen pruebas PCR y de anticuerpos negativas, sino hasta una cuarentena de tres semanas en un hotel que el ciudadano extranjero debe pagar en su totalidad. Pero esto no es todo, ya que, en las últimas semanas, ciudadanos extranjeros que residen en China y que se encuentran ya vacunados están siendo hospitalizados contra su voluntad durante tres o cuatro días tras aterrizar en el aeropuerto.

La razón por la que tienen lugar estas hospitalizaciones es que, como consecuencia de la vacunación, la prueba de anticuerpos puede superar el límite establecido por las autoridades sanitarias del país, un límite que solo conocen ellos y que no han hecho público en ningún momento. Si esto sucede, pese a que estén vacunados, se obliga a estos ciudadanos extranjeros a firmar unos documentos en chino sin ningún tipo de traducción, y se les ingresa en un hospital.

Aeropuerto chino.

Una vez en el hospital, se les hacen más análisis de sangre, pruebas PCR, resonancias magnéticas de tórax y lo que el Consulado de España en Shanghai cataloga como “alguna prueba invasiva adicional”, pero no reciben en ningún momento los resultados de estas pruebas. Unido a esto, el ciudadano extranjero se ve obligado a hacerse cargo del pago de cualquier producto sanitario que necesite, ya sean toallas, papel higiénico o incluso una simple botella de agua. Pagos que solo puede realizar mediante la aplicación china WeChat, ya que el pago en efectivo o con tarjeta de crédito no es aceptado en ningún momento.

El mayor problema de esta medida es que no se sabe por qué se realiza ni cuánto tiempo estará vigente, de hecho, el Consulado ha explicado que no ha sido informado en ningún momento y que la Oficina de Asuntos exteriores de Shanghai no contesta a las notas verbales que recibe ni responde a las llamadas telefónicas, una práctica que ya es habitual.

Prueba de Covid realizada en China.

Debido a estas causas, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Embajada de España en Pekín, la Delegación de la Unión Europea en Pekín y el propio Consulado se encuentran realizando las gestiones pertinentes para acabar con esta situación inmediatamente pero, hasta que esto ocurra, si algún ciudadano español tiene planeado viajar a China le recomiendan tener en cuenta esta información y no firmar ningún documento que no se entienda. Para lograr comprender los papeles que les hacen firmar, la única opción que existe es usar un traductor en el teléfono móvil, un dispositivo que también servirá para realizar fotografías del contrato, ya que las autoridades chinas no entregan ningún tipo de copia.

Cabe recordar que la ciudad china de Wuhan fue el lugar en el que se originó esta pandemia mundial y que algunos virólogos que lograron huir del país consideran que el virus salió de un laboratorio del país asiático. De hecho, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha ordenado a los servicios secretos de su país que "redoblen sus esfuerzos" para arrojar luz sobre las verdaderas raíces de este problema.

COMPARTIR: