06 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

DomusVi responde que "dispuso con prontitud un plan de acción que le permitió tramitar con agilidad la cobertura de las vacantes temporales "

Residencias DomusVi: Familiares y trabajadores denuncian falta de recursos y mala alimentación

Familiares de internos manifestándose a las puertas de la residencia.
Familiares de internos manifestándose a las puertas de la residencia.
Los familiares y los trabajadores de centros de mayores se han unido para denunciar la falta de recursos que existe en las instalaciones de las residencias gestionadas por el grupo DomusVi. En un comunicado que ha emitido la asociación de Trabajadores de Residencias de Mayores de Galicia se pide que se revisen los ratios de personal por paciente y que se contrate a más trabajadores en los centros. Además reclama que se mejore el servicio de restauración pues "no se sirven alimentos nutritivos".

Las residencias de mayores se han convertido en uno de los focos más importantes de contagio por Covid 19. Esta situación de crisis sanitaria ha llevado a que en muchos de estos centros se vivan circunstancias bastante críticas.

Hace unas semanas este medio informaba acerca de la difícil situación laboral que se daba en algunas residencias gallegas, gestionadas por la empresa DomusVi. La presidenta de la asociación de Trabajadores de Residencias de Mayores de Galicia (TREGA), Sonia Jalda, declaraba a ElCierreDigital.com que “ahora los trabajadores de las residencias en Galicia estamos en una situación laboral peor que cuando llegó la pandemia. Yo ya lo advertí. Este dinero va a salir de la piel de los trabajadores. Ahora no se cobren ni bajas, ni excedencias, ni vacaciones. No se cubre nada. Yo te doy 500 euros y vas a trabajar”.

Los positivos en residencias se dispararon un 45% en un día, hasta 346 usuarios y 111 trabajadores/ El Ideal Gallego.

Este es el dibujo que los empleados de los centros de mayores hacían sobre las condiciones en las que se encuentra su trabajo en la actualidad, en el inicio de la segunda oleada de la crisis sanitaria del coronavirus.

El primer brote del virus en las residencias gallegas ocasionó que cerca de 230 usuarios y casi 100 trabajadores se contagiaran de Covid 19, según informó el diario Quincemil. Además provocó el fallecimiento de alrededor de 300 residentes. Lo que supuso que el 43% de los decesos por la pandemia se localizaran en estos centros encargados del cuidado de personas de la tercera edad. Tal y como ofrecían los datos que aportó La Voz de Galicia.

Unos servicios que siguen sin mejorarse

A pesar de que creían que las circunstancias iban a cambiar y se iban a mejorar las condiciones y adaptar los centros para frenar la curva de contagios en su interior, las cosas son diferentes y así los trabajadores de las residencias, que pertenecen a la asociación TREGA, se lo han trasladado a la prensa mediante un comunicado.

En el texto los empleados de los centro de mayores exponen que se sigue sin cubrir las vacantes y estos no pueden afrontar con eficacia a todo el volumen de trabajo que tienen.

Se impone la necesidad imperiosa de las leyes de residencias que acaben con la lacra normativa que suponen unos ratios de personal deficientes, y que derivan a una situación cuasi esclavista para las trabajadoras y en la generación de un servicio hacia el mayor pobre, inhumano y peligrosos para la vida y la salud”, con estos términos describen su situación laboral estos empleados.

Familiares manifestandose en las calles.

 Y agregan que “a pesar de estos ratios desfasados que permiten que no haya una atención adecuada, sabemos que diversas administraciones autonómicas, entre ellas la Xunta de Galicia, han sancionado a DomusVi por incumplimiento de los ratios, o por lo menos eso ha transcendido, aunque los servicios de inspección, generalmente, no se han mostrado transparentes en sus gestiones de vigilancia de las normas ni diligentes en la investigación de las decenas de casos denunciados o reclamados por las trabajadoras”.

Mala alimentación

Otra de las quejas que tiene el personal de las residencias es sobre la alimentación que reciben los mayores en los centros. Achacan a la externalización del servicio como factor principal de la pérdida de la calidad en la restauración, según el juicio de estos empleados.

Los productos que se sirven a los residentes mayoritariamente son productos exclusivamente congelados, de baja calidad nutricional y proteica, raciones exiguas y controles de calidad del producto laxos o simplemente inexistentes. El resultado es una disminución de peso y masa muscular entre las usuarias”, explican los miembros de TREGA.

“De hecho, cuando estas acuden a consulta médica hospitalaria o de atención primaria se les diagnostica el padecimiento de malnutriciones o de deshidrataciones severas, tal como diversos médicos del sistema sanitario público han manifestado a los familiares, verbalmente o reflejado en informes médicos”, subrayan estos empleados.

Tal y como se indica en el comunicado, son los propios familiares de los ingresados los que han presentado numerosas reclamaciones en los centros alertando sobre esta baja calidad nutricional de los alimentos que se sirven y sobre el recurrente problema de la deficiente ingesta de líquidos.

Familiares que relatan su experiencia en DomusVi

Uno de estos familiares, que responde a las iniciales de J.F., ha querido dar su testimonio a Elcierredigital.com para contar la experiencia de su madre en una de las residencias de la compañía DomusVi. “Me estoy planteando denunciarles personalmente. Mi madre vino del infierno de Orense de Valdegodos, donde perdió 10 kilos  y donde no le ponían los dientes y le salieron muchos moratones, para irse a la residencia de Aldán en Pontevedra y encontrar la muerte”, afirma el hijo de una residente.

Lo peor que hemos hecho es ingresar a mi madre, enferma de alzheimer, en una residencia. Cuando la llevamos a la primera comenzaron sus problemas. Casi a diario nos llamaban para comunicarme que se había caído y tenía cardenales. Además perdió mucho peso casi la alimentaban solo a base de líquidos”, explica este familiar.

Residencia de DomusVi en Cangas.

Después se le trasladó al centro de Aldán y allí falleció. Llamé en varias ocasiones para preocuparme por mi madre y casi ni me daban información de su estado de salud. Un médico me dijo que murió de una infección en la orina pero yo esta versión no la creo. Cuando les pedí que quería ver a mi madre me dijeron que era imposible porque ya estaban sellando el féretro”, afirma J.F.

Raúl, otro familiar que tiene a su abuelo ingresado en la residencia del grupo DomusVi en Aldán, confirma el anterior testimonio en cuanto al tema de la alimentación y la falta de comunicación.

Le di un móvil a mi abuelo para poder comunicarme con él porque el centro casi no me daba información” y amplía que “una vez que fui a verle me dice que la comida se la sirven fría. No es normal que estemos pagando más de 2.000 euros y nos den este tipo de servicios.

La verersión de DomusVi

Ante las acusaciones de los trabajadores y familiares, la empresa gestora de las residencias ha ofrecido a ELCierreDigital su versión de los hechos.

El primer punto que ha querido responder es sobre la cuestión del personal. 

“DomusVi siempre ha hecho lo necesario para dotar a todos sus centros de las ratios de personal asistencial dispuestas normativamente por cada comunidad autónoma. A pesar de las dificultades existentes en nuestro país para la contratación de personal asistencial, agravadas por la pandemia del covid19, DomusVi dispuso con prontitud un plan de acción que le permitió tramitar con agilidad la cobertura de las vacantes temporales y definitivas que se produjeron, sin que se viera afectada la calidad del servicio.

Cabe destacar, en este sentido, que DomusVi es la primera empleadora del sector sociosanitario español con más de 23.000 profesionales”.

En la cuestión de la Restauración

Como parte de la calidad asistencial y de su compromiso con la salud y bienestar de sus residentes y usuarios, DomusVi dispone de un servicio de restauración en el que siempre se utilizan materias primeras de calidad, cuyos menús están elaborados por un departamento específico de nutrición y validados por el departamento médico, a fin de adecuarlos a las necesidades nutricionales de cada persona.

DomusVi dispone de un equipo especializado que se ocupa de la selección de proveedores y materias primas, selección que es reevaluada semestralmente. También se realizan auditorías periódicas que garantizan la calidad de los suministros, así como la elaboración y el cumplimiento de todas las exigencias en materia de seguridad alimentaria. A esto hay que añadir la formación continua del personal implicado”.

 

COMPARTIR: