27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La comunicadora televisiva, escritora y exnuera de Ana Rosa nos enseña 'Sobre cómo no complicarte la vida', donde revela experiencias personales

La psicóloga Ana Villarrubia presenta su nuevo libro: “Nos llenamos de miedos innecesarios que nos condicionan”

El Cierre Digital en
/ Ana Villarrubia en un montaje con su libro 'Sobre cómo no complicarnos la vida'.
La psicóloga y comunicadora televisiva madrileña Ana Villarubia ha publicado su nuevo libro 'Sobre cómo no complicarte la vida'. En su obra más personal hasta la fecha, la autora invita a la reflexión y a dejar a un lado esos problemas innecesarios a los que por más que le dediquemos tiempo, al final seguirán siendo secundarios y lo único que hacen es complicarnos la vida aún más de lo que ya es.

Ana Villarrubia Mediola, es licenciada en psicología, experta en terapia de pareja, psicoterapia y psicodrama, que además colabora en varios programas de televisión en cadenas como Telemadrid y Telecinco en sus espacios de mayor difusión. También es autora de tres libros relativos a la psicología: 'Borrón y cuenta nueva: 12 pasos para una vida mejor', 'Aprende a escucharte' y ahora ha publicado el libro 'Sobre como no complicarte la vida', sobre el cuál hemos hablado con ella desde elcierredigital.com.

En este tercer libro, la psicóloga y colaboradora en programas de televisión –también conocida por ser la exnuera de Ana Rosa Quintana– habla de manera muy personal y profunda acerca de muchas de las situaciones con las que tienen que lidiar cada día en su vida profesional y algunas de las experiencias vividas en los momentos más personales de su vida. Su propósito es ayudar a esas personas que se encuentren bloqueadas por varios problemas y que no sepan como lidiar con ellos.

- ¿Qué le inspiró a escribir este libro?

- La idea de pensar que tengo muchos pacientes con problemas reales, pero que entremedias, se distraen con un montón de ideas superfluas que les interfieren y obstaculizan, cuando no son realmente sus mayores fantasmas. Nos llenamos de miedos que son innecesarios, que no nos deberían condicionar la vida, al final, son pequeñas pantallas creadas para no pasar a otros niveles, que quizás dan demasiado vértigo poder afrontar o abordar.

- ¿De dónde ha sacado el tiempo para compaginar el trabajo en la televisión y en la consulta, su vida personal y escribir un libro?

- Entono el 'mea culpa' porque al final, siempre sacrifico la vida personal, pero como ya es el tercer libro que escribo, sé que hay que tener un método y ser constante. En mi caso, bloqueaba la agenda como si el libro fuese un paciente más, al que le dedicaba varias horas al día.

- ¿Cuál es el mensaje final que quiere transmitir a sus lectores con este libro?

- Que la vida es demasiado complicada, y muchas veces nos pone las cosas demasiado complicadas, como para que nosotros la compliquemos más de forma innecesaria. 

- ¿Cómo espera que este libro ayude a mejorar la calidad de vida de sus lectores?

- Me conformo con que haya uno, solo uno de sus problemas en la vida que sea capaz de dejar a un lado. Que después de leerlo se de cuenta de que invertir demasiado esfuerzo y energía en ese problema no merece la pena o que por mucho que intente gestionarlo no hay posibilidad de éxito.

- ¿Se ha basado en alguna experiencia personal o profesional que le haya llevado a adoptar este enfoque?

- Es mi libro más personal, de hecho hay cuatro o cinco páginas que me costaron mucho escribir. Al principio del libro relato un experiencia personal que es la base de todo. Muchas veces nos han dicho eso de la adversidad como una oportunidad para crecerse. La teoría nos la sabemos, pero hasta que no nos pasa de verdad no nos hacemos cargo de la verdadera profundidad.

29624_ana_villarrubia

Ana Villarrubia.

- Desde su experiencia personal, ¿qué cosas le han ayudado a no complicarse la vida?

- En un momento complicado de mi vida, cuando estuve ingresada por Covid en 2022, aislada de todo el mundo, sin tener contacto con nadie. Tuve unos días muy malos en los que no paraba de preocuparme por el trabajo que estaba desatendiendo, los pacientes que no estaba tratando, los programas a los que no estaba acudiendo, las oportunidades que estaba dejando pasar... Hasta que un día me di cuenta de que si la vida me había colocado ahí, era porque tenía que pensar de otra manera y focalizarme en otras cuestiones que yo pensaba que no eran las más importantes, y te das cuenta que la salud importa, que familia solo hay una, que los amigos de verdad son los que están cuando las cosas van realmente mal.

- ¿Qué es lo que más le llamó más la atención acerca de cómo las personas tratan de no complicarse la vida y disfrutar de cada momento?

- Me llaman la atención dos cosas: Cuando nos enfrentamos a algo que realmente importa: La pérdida de un hijo, una muerte traumática, una muerte injusta... Y el ser humano en esas situaciones es capaz de plantarse frente a la vida, jerarquizar sus prioridades, replantearse sus necesidades y ordenarlas; y quizás en otra situación menos grave, esa persona se habría ahogado en un vaso de agua. 

Y la perspectiva de ver la misma situación en distintos momentos, por ejemplo, con una ruptura, como ves a alguien que la acaba de sufrir, alguien que está en el túnel y alguien que ya la esta superando. Ver el mismo proceso en distintos momentos, y te das cuenta de la importancia de la perspectiva y la reinterpretación de las cosas.

- ¿Algún consejo en particular que recomiende para manejar situaciones difíciles o estresantes de manera más simple y efectiva?

- Pensar en que grado soy responsable de lo que pasa y cuantificarlo de verdad, con números y datos de la forma más objetiva posible: En que medida soy responsable de lo que tengo delante, cuánto margen de maniobra y cuánto poder de control tengo. A mi me resulta muy útil y lo practico en mi día a día.

- ¿Hay diferencias en la forma en que las personas de diferentes culturas o contextos sociales abordan la simplificación de la vida y la búsqueda de la felicidad? 

- Depende de nuestros valores, da un poco igual de donde vengamos o el tipo de infancia hayamos tenido. Pero desde la visión adulta, hay un punto de vista muy humano en el que nos parecemos todos mucho, independientemente de donde vengamos, de saber colocar cada cosa en su lugar, saber que hay líneas infranqueables...

- ¿Cuál es su opinión sobre el papel de la tecnología a la hora de complicar nuestras vidas y cuál cree que puede ser la solución?

- La tecnología supone una fuente de estímulos muy potente y muy inmediata, que complica nuestras vidas porque nos dejamos complicar. Al final es una herramienta más al servicio de nuestros intereses, pero que debemos poder controlar y no dejar que nos controle.

COMPARTIR: